Dr. Alicia Martinez de Hoyo Tera, Autor en Zendental

SOLICITA TU CITA


Sí, es posible la ortodoncia cuando faltan piezas dentales

La mala posición de los dientes puede afectar la manera en la que sonreímos e incluso que lo hagamos o no. Por ello, la ortodoncia y sus aparatos dentales se encargan de corregir y alinear todos los dientes, incluso ante la falta de las piezas dentales se puede realizar este tratamiento, actualmente esto no es una limitación para su aplicación.

Tratamiento de ortodoncia sin piezas dentales completas

Muchos piensan que la ortodoncia es solo un tratamiento para colocar los brackets en los dientes. No obstante, esto es un conocimiento erróneo. La ortodoncia es un tratamiento de mayor complejidad y efectividad para la recuperación de la sonrisa de las personas. El tratamiento actúa sobre las encías, los huesos y dientes deformes o asimétricos.

Los dientes están enganchados en tejidos flexibles para sobrellevar la masticación. La ortodoncia promueve el desplazamiento de estos a partir de la fuerza de los aparatos dentales, como los brackets, haciendo que los tejidos blandos cedan a la fuerza y posición en los dientes en la zona deseada.

Cuando la persona tiene piezas dentales no alineadas y zonas sin dientes, la ortodoncia se aplica con métodos especiales.

También te puede interesar: ¿Funcionan los blanqueamientos dentales en casa? ¡Cuidado!

 

¿La falta de piezas dentales afecta el tratamiento?

No. Podría pensarse que la falta de piezas dentales afecta la colocación de los brackets u otros aparatos dentales. No obstante, esto es solo un mito. La ortodoncia cuenta con métodos especiales, como la utilización del botón de Nance o la colocación de microtornillos en los huesos, que permitirán el anclaje y contención de los dientes con total normalidad.

En otros casos, la falta de dientes permite al ortodoncista realizar un mejor tratamiento. Cuando se presentan dientes severamente desviados o levantados las zonas libres de dientes permiten modelar todas las piezas dentales permitiendo que los dientes defectuosos se alineen con la composición dental.

¿Cómo es el tratamiento cuando no hay piezas dentales?

Antes de la ortodoncia, tu dentista realiza un diagnóstico para conocer el estado de salud de todas tus piezas dentales y sus posiciones, para ello realiza exámenes clínicos, modelos en yeso, radiografías y fotografías. De acuerdo al estudio realizado, el especialista decidirá el tratamiento de ortodoncia adecuado.

En los casos que los vacíos dentales se encuentren en la parte delantera de la boca, los expertos recomiendan que paralelo a la ortodoncia se realice la colocación de implantes dentales en Madrid, a fin de evitar el desplazamiento de los dientes continuos y derechos al espacio vacío durante el tratamiento.

En los casos que los dientes faltantes se encuentren al final de la boca, ya no será necesario la aplicación de los implantes. Pues, el espaciamiento no afectará a los demás dientes.

Recomendaciones especiales durante el tratamiento

La incorrecta alineación dental aumenta el riesgo de generar caries y periodontitis; por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda atender los casos de salud bucodental desde niño. No obstante, con el avance de la estética en los reforzadores para adultos es posible efectuar el tratamiento en una edad madura sin afectar tus relaciones sociales.

El dolor es normal durante el tratamiento de la ortodoncia. No temas, con la ayuda de analgésicos y dietas blandas podrás sobrellevar las primeras semanas de adaptación. Asimismo, a pesar que los dientes estarán sujetados con los brackets será necesario mantener limpieza de forma estricta, a fin de evitar la acumulación de la placa bacteriana entre su estructura que causa mal aliento.

Puedes encontrar muchos dentistas especializados en ortodoncia; pero, para elegir el tratamiento adecuado evalúa el conocimiento del ortodoncista y la calidad del servicio. Te recomendamos consultar en ortodoncia las Rozas, profesionales con amplia experiencia en este procedimiento.

Consejos para cuidar la higiene bucal en niños con discapacidad

Proporcionar los cuidados a niños con discapacidades como el síndrome de Down, la parálisis cerebral, el autismo y otras discapacidades cognitivas es realmente un desafío a diario, sobre todo en el aseo corporal. Las personas con discapacidades necesitan mayor atención en los cuidados dentales.

Condiciones orales en discapacidades del desarrollo

Según el Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial, las discapacidades de origen genético causan algo de retraso en la erupción de los dientes, en otros emergen dientes con malformados o les faltan dientes congénitos. También es muy común la falta de alineación, lo que permiten ser más proclive a tener patologías dentales como la caries.

En casos de discapacidad intelectual acentuada, como la parálisis cerebral, se presenta el rechinar los dientes o bruxismo, lo que ayuda a desgastar el esmalte y vuelve a aquellos planos. La aparición de caries dental y de enfermedades en las encías también puede ocurrir en patologías del tejido conectivo en niños o del sistema inmunitario.

Problemas de la salud bucal

  • Las caries dentales son frecuentes en personas con discapacidades del desarrollo.
  • Las enfermedades que suelen salir en las encías se presentan con mayor frecuencia y en edades más tempranas en personas con algún tipo de discapacidad del desarrollo. A este tipo de personas se le hace difícil cepillarse los dientes y usar el hilo dental de forma eficaz. Es un problema para ejecutar algún tratamiento y obtener buenos resultados.
  • La maloclusión o alineación anormal de los dientes sucede con frecuencia en personas con discapacidades del desarrollo, lo que permite que la forma de masticar y de hablar les resulte más difícil. Desde luego, esto ayuda a aumentar el riesgo de enfermedades periodontales, promueve las caries y el traumatismo oral.
  • Los malos hábitos más frecuentes que se tiene para la boca, como el rechinar y sujetar los dientes, detener la comida en la boca sin deglutir, respirar con la boca abierta y empujar los dientes con la lengua, son algunos de los problemas en personas con discapacidades del desarrollo.
  • Las malformaciones bucales pueden causar diferentes defectos en el esmalte, el tamaño y la forma de las piezas dentales, una línea labial más alta con deshidratación leve o moderada bucal.
  • El retardo en la erupción de los dientes es frecuente en niños con discapacidades del desarrollo, como es el caso del síndrome de Down. En ellos puede ocurrir que el primer diente de leche salga a los 2 años de edad.
  • También es frecuente ver ellos traumas y lesiones en la boca cuando presentan trastornos convulsivos o parálisis cerebral por caídas o accidentes.

Recomendaciones dentales en niños con discapacidad del desarrollo

Para los cuidados, la odontopediatría toma un papel fundamental, a continuación te ofrecemos algunos de nuestros consejos de higiene bucal y cómo abordarlo.

  • Cepillar los dientes todos los días. Es necesario lavárselos y a veces es necesario modificar la forma del cepillo de dientes para adaptarlo a las limitaciones físicas de la persona y permitirle que se cepille los dientes por sí misma.
  • Usar el hilo o seda dental con regularidad. Es importante hacerlo para eliminar restos de alimentos entre los dientes, para evitar la producción de bacterias y ácidos que desarrollan las caries.

Recomendaciones generales

  • Preguntar al médico tratante y dentista sobre los posibles efectos secundarios del medicamento que la persona puede estar tomando.
  • Visitas odontológicas de manera preventiva en casos de una restauración sencilla o para sellar alguna fisura.
  • Tener en cuenta las recomendaciones para niños con discapacidad, recibir educación de higiene bucal y promoción de la salud bucal.
  • Cambio en la dieta para evitar la ingesta de alimentos cariogénicos.

 

Las consultas para odontopediatría en Madrid son fundamentales en pacientes con discapacidad del desarrollo, sus padres y cuidadores, sobre todos en los casos de los más pequeños, para ayudarles a evitar el desarrollo de patologías bucales y crear mejores hábitos de higiene bucodental.

 

También te puede interesar: ¿Cómo afectan el biberón y el chupete los dientes de los niños?

 

Cómo el envejecimiento afecta la salud bucodental

Los odontólogos siempre insisten en practicar una correcta higiene oral desde la infancia, y es que esta es la verdadera base para que a largo plazo una persona pueda gozar de una excelente salud bucodental, pues con el paso del tiempo el cuerpo va cambiando a nivel de células y tejidos que muchas veces pueden generar afecciones que deben ser tratadas oportunamente, y esto no excluye la boca.

Desde tratamientos sencillos hasta implantes dentales, los especialistas atienden las condiciones o enfermedades bucales que se producen por malos hábitos, pero también por signos propios de la edad.

Problemas por envejecimiento

El consumo de azúcares, mala alimentación, escasa limpieza bucal y uso de medicamentos son algunos de los hábitos que favorecen el desgaste y deficiencia de la dentadura. Mientras estas prácticas se extiendan desde la niñez hasta la etapa adulta, más problemas bucales se presentan; además, los cambios orgánicos y fisiológicos relacionados con el envejecimiento influyen en la cavidad bucal.

En este contexto te presentamos cuatro afecciones comunes que se presentan al pasar los años:

  1. Problemas de encías: En los adultos, conforme va pasando el tiempo, se va perdiendo tejido de la encía, cambia su color y textura, generando una separación con el diente que hace más fácil la acumulación de bacterias y formación de sarro. Cuando esto no es solventado adecuadamente, se puede desencadenar gingivitis o periodontitis.
  2. Resequedad: Algunas personas adultas, especialmente mayores que toman medicamentos, presentan resequedad bucal por poca producción de saliva, siendo esta la que protege a los dientes de las caries y ayuda a tener encías saludables. En este sentido, al no tener suficiente saliva, se genera dificultad para masticar o tragar, así como también infecciones.
  3. Caries: Es muy frecuente que si a lo largo de la vida no se tiene un adecuado aseo bucal, la concentración de bacterias hace que los dientes se vayan concentrando y se produzcan orificios o deformación en la dentadura. En este contexto vale destacar que las caries producen halitosis (mal aliento), algo que afecta fuertemente el autoestima y las relaciones sociales.
  4. Desgaste o pérdida de dientes: En el área odontológica esto se conoce como atrición, que es el desgaste de la estructura dental, generalmente relacionada con la edad o con bruxismo (rechinamiento constante de los dientes). Existen dos tipos: la fisiológica y la patológica

En este ámbito, un estudio de la Universidad de Costa Rica señala que el envejecimiento bucodental es lento y no tan notable hasta que se empiezan a caer o atrofiar los dientes, encías y labios dando un aspecto no saludable, además del cambio de coloración, pues tienden a ser amarillentos. También los procesos restaurativos que no tienen un control y seguimiento, como implantes, resinas, entre otros, dañan la composición de los dientes a largo plazo.

Cuidados que mantendrán tu boca saludable

  • Correcto cepillado de dientes y lengua, con frecuencia diaria.
  • Uso de hilo dental para evitar acumulación de bacterias.
  • Alimentación sana.
  • Acudir periódicamente al odontólogo.
  • En caso de tener prótesis, lavar y cepillar con los implementos adecuados.

De esta forma se puede tener una cavidad bucal sana a pesar de la edad, ya que la prevención es la mejor estrategia para tener una buena sonrisa, sin embargo al presentarse alguno de los problemas mencionados, lo importante es la atención oportuna con un especialista.

A pesar de que estas afecciones son comunes en la población adulta, también pasa en niños y jóvenes por la falta de higiene, así que lo primordial es conocer cómo asear los dientes y toda la cavidad bucal para tener como hábito diario y tener asesoría de profesionales de la odontología de ser necesario.

También te puede interesar: Descubre cuál es la mejor opción: implantes dentales o puentes 

Tipos de protectores bucales para quienes sufren de bruxismo

Son muchas las personas que, sin saber, tienen bruxismo, un rechinamiento involuntario de los dientes. También es un trastorno en el que se produce mucha fuerza en el momento de apretar la mandíbula, algo que puede suceder tanto de noche como de día.

Protectores bucales para evitar problemas dentales

Existen varios tipos de protectores bucales que podemos utilizar para disminuir los síntomas producidos por una fuerte mordedura. También se pueden emplear para evitar traumatismos dentales cuando se realizan deportes. Entre ellos, destacan los siguientes:

1. Protector bucal de serie. Tiene una forma predeterminada, por lo que muchas veces no se adapta con facilidad. Sin embargo, cumple con el objetivo buscado. Para usarlo, no requieres de ningún tipo de preparación previa.

2. Los moldeados en la boca. Se deben poner a hervir y luego, mientras están calientes, se introducen en la boca. De esta manera, adoptan la forma de la dentadura y, al enfriar, quedan personalizados según cada paciente.

3. Los realizados por especialistas. Son fabricados a la medida del paciente para que cumplan con sus funciones de manera mucho más eficaz. Para esto, los profesionales hemos de tomar una impresión dental y, después, realizar el protector.

4. Laminados a presión. En este caso, los especialistas cogemos una muestra con una plancha vacía. Esta debe ser mordida por el paciente para dejar marcada su mordida y, a partir de aquí, fabricamos el protector idóneo.

Otros tipos de protección oral

Si quieres atacar esta afección de raíz, lo más recomendable es apostar por profesionales. De este modo, podrás conseguir un protector a tu medida. Sin embargo, para salir de apuros, existen algunos modelos que te pueden ayudar.

1. Protector bucal moldeable. Elaborado con plástico reutilizable, su material le permite adaptarse al tamaño de tu boca. Por lo general, viene acompañado de un blanqueador para la dentadura y de un estuche para que se pueda transportar fácilmente.

2. Férulas dentales. Sobre todo, se utilizan para proteger los dientes mientras se realiza algún deporte. Son fáciles de cortar para que se adapten al tamaño y a la forma de cada dentadura.

3. Boquilla de protección bucal. Es perfecta para amortiguar la presión que se ejerce en la dentadura mientras se duerme. Sus grietas son ideales para que se ajuste a cada una de las piezas dentales. Por otro lado, tiene un diseño muy cómodo, lo que te permite relajar los músculos que conforman esta área del cuerpo.

4. Protectores dentales desechables. Se adaptan a los dientes sin necesidad de cortarlos. Pueden utilizarse un máximo de 30 veces continuas.

¿Cómo saber que se trata del mejor?

Desde nuestra clínica dental en Las Rozas somos conscientes de que estos protectores han de cumplir con algunos requisitos. Uno de ellos es que cubran por completo la arcada inferior y la superior. Es decir, que se adapten a la mordedura correctamente. El grosor más recomendado es entre 3.5 y 4 mm. Además, su material de fabricación debe ser cómodo y duradero.

¿Cómo funcionan?

Su principal objetivo es distribuir la fuerza del impacto que produce la mordedura. De esta manera, será uniforme en toda la boca y no dañará ningún diente. Los protectores ayudan a evitar el contacto entre las arcadas, es decir, que no se produzca roce entre los dientes de arriba y los de abajo si no es necesario.

Como has podido comprobar, los protectores bucales son la mejor alternativa para evitar traumatismos y fracturas dentales, así como contribuir en la prevención de lesiones en el cuello y la cabeza. Por otra parte, aumentan la concentración si se realizan ejercicios físicos, ya que evitan que los dientes se aprieten incorrectamente. Si necesitas un protector de calidad y hecho a medida, no lo dudes ¡Podemos ayudarte!

También puede ser de tu interés: Microabrasión del esmalte: Tratamiento para tratar manchas dentales

Los efectos del cigarrillo electrónico en tus dientes y encías

Los cigarrillos electrónicos nacieron como una alternativa menos nociva que el cigarrillo convencional. La idea de que los efectos del cigarrillo electrónico no son perjudiciales se guardó en la memoria de las personas. La consecuencia es un consumo desmedido que desata una variedad de enfermedades y condiciones que pueden afectar gravemente a la higiene bucal.

Enfermedades periodontales

Has de estar informado sobre la exposición constante al vapor del cigarrillo electrónico, ya que aumenta el riesgo de infecciones orales, gingivitis y periodontitis. Esto es debido a que el vapor reduce la barrera de las bacterias naturales de la boca. Asimismo, ralentiza la capacidad de curación de esa zona cuando se presentan lesiones. Además, produce inflamación y molestias en las encías. Así lo afirma la revista Journal of Cellular Physiology en un artículo en donde expone un estudio realizado para analizar los efectos de los cigarrillos en la salud oral, especialmente en la zona gingival.

 

Sequedad bucal

Tal como sucede con el cigarrillo convencional, la nicotina afecta directamente en la producción de saliva y la reduce. Esta inhibición trae como consecuencia una sequedad constante, que afecta en general el proceso de eliminación de las partículas de comida y bebida que se alojan en los dientes y encías. Esto trae como consecuencia la exposición de los dientes a estos agentes patógenos que ocasionan caries, acumulación de placa y mal aliento. Nuestra clinica dental en Las Rozas recomienda al fumador consultar periódicamente a un especialista y realizarse una limpieza cada 6 meses o cada año.

Halitosis o mal aliento

Igual que sucede con el cigarrillo convencional, el mal aliento típico de un consumidor de tabaco también se presenta en quienes fuman cigarrillos electrónicos. Como hemos mencionado, la nicotina inhibe tu producción de saliva y te provoca una acumulación de placa, que da lugar a la incorrecta eliminación de los restos de comida. Como resultado, aparece la halitosis en la boca. Además, también se alojan en la boca las partículas de nicotina y demás sustancias contenidas en el líquido de un cigarrillo. Es recomendable que te hagas limpiezas con un dentista en Las Rozas cada 6 meses o cada año.

 

Cáncer oral

La constante exposición, no solo a la nicotina sino también a todos los compuestos químicos, deteriora considerablemente la salud oral. Las consecuencias pueden ser desde caries, sarro y acumulación de placa hasta cáncer si te cuidas bien. Es común que la aparición de cáncer en todo el sistema respiratorio esté relacionada con el consumo del cigarrillo convencional. La nicotina hace la mayor parte del trabajo. No obstante, los componentes que se liberan cuando se calienta el líquido que libera el vapor también contribuyen con la acción dañina de la nicotina.

 

Dientes amarillos

Si bien es cierto que los principales causantes de las manchas en los dientes son el alquitrán y la ceniza, el cigarrillo electrónico no es más inocuo por carecer de estos compuestos. La nicotina por sí sola se encarga de debilitar los dientes y el esmalte que los protege. También los expone a la contaminación con colorantes producidos por el líquido del vapeo.

 

Ralentización en el proceso de curación

La nicotina produce un efecto de estrechamiento en los vasos sanguíneos, lo cual reduce el flujo de la sangre a los tejidos. Esto provoca un proceso de cicatrización más lento de lo normal en las lesiones o incluso en las intervenciones quirúrgicas. Si tu proceso de cicatrización tarda más de lo normal, tu riesgo de infecciones también aumenta.

Aunque la idea de que fumar mediante un vaporizador es menos contaminante y nociva que un cigarrillo común, lo cierto es que los cigarrillos electrónicos contienen nicotina. Los riesgos de un consumo excesivo seguirán siendo los mismos que los del cigarrillo normal.

También puede ser de tu interés: En qué casos se debe realizar una cirugía estética de las encías

Consecuencias que nos puede traer padecer de bruxismo

Un trastorno es una alteración de la salud en un punto específico. Este es el caso del bruxismo, el cual consiste en apretar  los dientes hasta hacerlos rechinar de manera involuntaria, pero ¿cómo puedes saber si lo padeces?

 

Bruxismo: causas y consecuencias

 

Hay estudios que revelan que, de hacerse habitual, puede desgastar tus dientes y producirte enfermedades. Por ello vale la pena que conozcas un poco más las consecuencias de este padecimiento y para que sepas cómo identificar sus síntomas.

Sobre las causas, han surgido diferentes hipótesis; sin embargo, algunos estudios realizados por la Biblioteca Nacional de Medicina en Estados Unidos enumeran los factores que han influido en el desarrollo de dicho trastorno. Algunos de estos son:

 

  • El estrés.
  •  La capacidad de relajarse.
  •  La dieta alimenticia.
  • Los hábitos de sueño.

 

 

 

También te va a interesar: Razones habituales de aparición de bruxismo

 

 

Aun así, las consecuencias de padecer de bruxismo dependerán de la edad en la que aparezcan los primeros síntomas, de su intensidad y de la manera en que tus dientes se muevan. Pensando en esto, veamos algunos ejemplos de afectación y cuáles son los resultados:

 

  • Céntrica. Daña el cuello dental afectando a la estructura dentaria, lo que provoca dolores leves o moderados.
  •  Excéntrica. Daña significativamente el contorneado estético en los bordes iniciales. Al apretar los dientes, cambia el patrón dental natural y aumenta el desgaste de los mismos, lo que puede provocar ciertas deformidades en las piezas dentales de la parte delantera de la boca.
  •  Nocturna. Durante el sueño, de manera inconsciente, el afectado puede destruir el esmalte de sus dientes al apretarlos. Según estudios, estos episodios nocturnos pueden durar entre 18 y 38 minutos como promedio.

 

 

Bruxismo: causas y consecuencias

 

 

Etapas

 

Ya dentro del trastorno, la intensidad del daño sufrido se ha clasificado de la siguiente manera:

 

  • Etapa 1: Si fuera tu caso, desarrollarías un hábito inicial en el cual los periodos en los que aprietas los dientes son tan cortos que pasan inadvertidos. Es la mejor etapa para corregirlo, debido a que puede desaparecer con concientización y ayuda médica adecuada. En este punto, la ansiedad, según menciona Marian Gil, doctora en Psicología y Medicina Conductual, no es parte del desorden.
  • Etapa 2La ansiedad provoca que aprietes o rechines los dientes. Cabe mencionar que, a este nivel, el bruxismo se presenta sin que te des cuenta, pero una vez que alguien te advierte de él o que tú mismo te percatas de que estás apretando los dientes, dejas de hacerlo. En la etapa 2, el daño aún puede ser reversible, pero de no atenderse a tiempo, podrías pasar al siguiente nivel de afectación.
  • Etapa 3: Has fortalecido el hábito a tal grado que aprietas los dientes deliberadamente. Esto provoca que las lesiones bucodentales se maximicen y puedan convertirse en permanentes. También en este nivel se hace fácil controlar el rechinamiento de los dientes sin dejar de hacerlo. Como consecuencia, será más complicado implementar los tratamientos correctivos con éxito.

 

Síntomas a tomar en cuenta

 

Para conocer si estás padeciendo algún trastorno asociado al bruxismo, identifica o evalúa si manifiestas alguno de los siguientes síntomas:

 

  •  Ruidos articulares nocturnos.
  • Dolor de cabeza u oído.
  • Inflamación mandibular.
  • Pérdida y desgaste del esmalte dental.
  • Sensibilidad dental excesiva.
  • Fracturas dentales.
  •  Dolor en el rostro.

 

Es conocido que, aun con estos síntomas, muchos pacientes descubren su padecimiento cuando empiezan a experimentar un dolor agudo en cara y cuello o porque alguien de su entorno capta los ruidos que produce el trastorno. Otros, hasta no realizarse estudios específicos, como puede ser una radiografía, no logran identificarlo.

Un desorden involuntario suele convertirse en algo difícil de tratar y encontrar medidas de prevención se vuelve más complicado. Por ello, acude al médico correspondiente a tiempo y evitarás las consecuencias del bruxismo.

 

Causas más comunes que generan la caries dental

La salud bucal es un tema delicado que es importante atender ante cualquier situación que indique que algo está pasando. La generación de caries es la patología bucal más común, ocho de cada diez adultos tienen o tuvieron caries en algún momento de sus vidas. Por eso es que se convierte en una necesidad la atención inmediata para prevenir problemas graves en un futuro.

¿Cuáles son las causas más comunes de caries dental?

Las caries son producto del mal aseo bucal y por consecuencia de formación de placa dental. La placa se genera por acumulación de residuos de alimentos y descomposición de los azucares en estos. Cuando esta acumulación es excesiva las bacterias en ella generan ácidos que deterioran la barrera natural de los dientes, conocida como esmalte dental.  El esmalte desaparece o se debilita y las bacterias pueden proliferar  directamente sobre la dentadura generando esos pequeños círculos negros característicos de la caries.

 

También te va a interesar: ¿Sabías que el consumo abusivo de refrescos aumenta el riesgo de padecer caries?

Algunas de las causas más comunes de formación de caries son:

 

  • 1. Ingesta desmesurada de azúcares. Estos alimentos, por muy inofensivos que parezcan, dejan residuos en la cavidad bucal, los que se depositan en los dientes y producen ácidos. Estos ácidos no son removidos naturalmente por la saliva. Para removerlos es necesario realizar un cepillado correcto después de ingerir este tipo de alimentos. Es importante señalar que no solo los caramelos o dulces son los responsables de esto, también productos como galletas, pasteles, chocolates, jugos procesados y chicles.
  • 2. Falta de aseo bucal constante. Esta es una de las principales causas de caries dental debido a que los residuos de comida se quedan en la boca generan bacterias que se acumulan y penetran en los dientes durante toda el día. Esta acción a largo plazo genera que la acidificación perfore el diente y se acumulen más bacterias que posteriormente se convierten en caries.
  • 3. Mantener un pH muy ácido en la boca. El consumo desmesurado de alimento durante el día y la falta de higiene después de comer generan un ambiente propicio para que la mucosa bucal mantenga un pH ácido. El pH se encarga de mantener el equilibrio de esta mucosa para que las bacterias no afecten de inmediato, por lo que en ambientes ácidos las bacterias serán más estables y pueden sobrevivir más tiempo dentro de tu boca.
  • 4. Utilizar pastas dentales sin flúor puede desarrollar caries debido a que este mineral ayuda a neutralizar los ácidos generados y a cubrir la capa de esmalte de los dientes. El flúor se encuentra naturalmente en algunos alimentos, sin embargo es necesaria la aplicación de este directamente en la dentadura para prevenir daños por caries.
  • 5. Tener malos hábitos como fumar y beber alcohol. El cigarro contiene sustancias que debilitan el esmalte de los dientes y forman una placa rígida de sarro generalmente por detrás de los dientes inferiores delanteros. Esta capa puede ocasionar que debajo de ella se mantenga un ambiente propicio para las bacterias causantes de la caries. De igual manera, el consumo de alcohol puede generar que las enzimas actúen como ácidos para los dientes, provocando que se debiliten.
  • 6. No asistir regularmente al dentista. En las sesiones de mantenimiento dental es necesario que el dentista realice una limpieza profunda para poder extraer cualquier residuo que haya quedado atrapado entre los dientes y que pueda propiciar la formación de caries en lugares de difícil acceso.

 

Cuáles son las causas más comunes de caries dental

 

Es recomendable mantener un adecuado aseo bucal para que las bacterias en los dientes sean eliminadas lo más pronto posible y no afecten el esmalte de los dientes. El uso de hilo dental así como de cepillos dentales especializados es crucial para mantener una boca sana.

Razones más habituales de la aparición del bruxismo

El bruxismo es lo que se conoce como «rechinar los dientes«, algo que puedes producir inconscientemente y tanto de día como de noche, mientras duermes. Puede consistir tanto en apretar los dientes como en moverlos adelante y atrás, y muchas personas no se percatan de que lo hacen hasta que aparecen los síntomas y el médico las diagnostica.

Síntomas del bruxismo

Antes de hablar de las causas, hablemos brevemente de los síntomas para que reconozcas si lo padeces. Es posible que no tengas ningún síntoma, pero que el médico lo haya reconocido por alguna alteración en tu mandíbula por medio de radiografías.

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor de mandíbula o en la zona del oído.
  • Dolor de cabeza.
  • Sensibilidad dental al frío, al calor y a los alimentos dulces.
  • Problemas de la articulación temporomandibular.
  • Ansiedad, tensión o insomnio.

También es posible que a veces seas consciente del rechinar de dientes porque despiertas súbitamente por la noche con un movimiento brusco de la mandíbula, o bien otra persona te diga que rechinabas los dientes mientras dormías.

Causas del bruxismo

En realidad, los últimos síntomas mencionados (ansiedad, tensión o insomnio) pueden ser las causas, sobre todo si padeces estos problemas durante largo tiempo. Aunque sea de manera leve, algunas personas que padecen estrés pueden manifestarlo mediante un rechinar de dientes inconsciente mientras duermen.

Además, otras razones de aparición del bruxismo son:

  • Alteraciones de la oclusión mandibular. Aparece en la infancia, durante el desarrollo de la mandíbula. Los problemas de oclusión o de mala alineación dental pueden hacer que ya desde niño rechines los dientes inconscientemente.
  • Problemas neurológicos. En este caso no hay ningún problema mandibular, sino que el trastorno es cerebral porque existe alguna alteración en los neurotransmisores cerebrales o en las conexiones entre neuronas (sinapsis). Esto que ocasiona un rechinar de dientes nocturno involuntario.

 

Soluciones para el bruxismo

 

Pertenece al grupo de trastornos de las parasomnias y trastornos del sueño como microdespertares, apnea del sueño, sonambulismo o insomnio y por eso con frecuencia quienes padecen bruxismo por esta causa manifiestan también alguno de estos trastornos.

  • Trastornos emocionales o de estrés. Como hemos comentado, en algunos casos de ansiedad o nerviosismo, especialmente si son crónicos, pueden ocasionar el bruxismo.
  • Postura inadecuada. Una postura inadecuada puede afectar tu columna vertebral y esta, a su vez, afecta la mala colocación de tu mandíbula o la alineación de tus dientes.
  • Una alimentación incorrecta. Comer cosas demasiado duras o que hagan masticar mucho, como chicles, puede degenerar en el hábito inconsciente de rechinar los dientes.
  • Factores genéticos. Si hay alguna otra persona en tu familia con este problema, puedes tener hasta un 50 % más de probabilidad de padecer bruxismo.

Soluciones para el bruxismo

Tradicionalmente se recetan unas férulas o fundas dentales para resolver este problema, pero, cuando se deja el tratamiento, es posible que el bruxismo pueda volver a aparecer. Por eso, frecuentemente resulta más efectivo a largo plazo tratar las causas del bruxismo, aunque a veces solo encontrar la razón exacta ya puede ser un proceso largo y difícil.

 

También te va a interesar: Consejos para tratar el bruxismo

 

Por ello, los tratamientos también pueden ser:

  • Ejercicios de relajación.
  • Evitar alimentos duros, chicles y dulces.
  • Aplicar compresas frías o calientes en la zona para aliviar el dolor.
  • Masajear la zona donde se produce el dolor.
  • Beber mucha agua.
  • Dormir bien o tratamiento del insomnio u otras alteraciones del sueño.

Evita que el bruxismo tenga peores consecuencias

Como ves, un simple problema de rechinar de dientes puede estar causado por otros trastornos más serios, y también pueden llevarte a consecuencias más serias o muy molestas. Te recomendamos consultar a tu médico a tiempo y evitar que el problema vaya a más.

Prótesis fija o removible ¿Cuál es mejor?

Es bien sabido que las prótesis dentales son una de las alternativas más populares para restaurar la estética y la funcionalidad de la sonrisa luego de la pérdida de un diente. Además, éstas no solo recuperan las cualidades de la mordida, sino que también previenen daños posteriores como el desplazamiento dental.

Sin embargo, los pacientes se encuentran con dos diferentes tipos de prótesis dentales, las removibles (aquellas que pueden ser retiradas para descansar y hacer limpieza) y las fijas (las que se instalan en el complejo bucal y no pueden ser extraídas por el paciente).

Para ayudarlos a resolver la incógnita, a continuación, vamos a conocer los pros y contras de cada una de las opciones:

Prótesis fijas

Protesis-fijas---zendental

Cuando hablamos de prótesis fijas, nos referimos a aquellas que son adheridas a implantes cuyo proceso de integración con el hueso y los tejidos se ha llevado a cabo de manera quirúrgica. Posteriormente, las prótesis son atornilladas sobre las bases del implante de modo que no sufren de movimiento o vibración.

La ventaja principal de las prótesis fijas, como lo hemos mencionado, es que éstas están completamente sujetas a un soporte integrado con el hueso maxilar, lo que evita cualquier tipo de desplazamiento a causa de las vibraciones corporales o la masticación. Asimismo, gracias al soporte, además de prevenir la movilidad dental, también se contrarresta la absorción ósea causada por la falta de dientes.

Por otro lado, estéticamente las prótesis fijas ofrecen un aspecto más natural, pues cuentan con una base al igual que un diente natural, lo cual hará más complicado que cualquier espectador note la diferencia.

No obstante, el tratamiento de colocación de este tipo de prótesis puede llegar a tardar entre 10 y 12 semanas, al ser necesaria una recuperación post-quirúrgica, y ello representa una amenaza para los pacientes que necesitan una solución inmediata.

Prótesis removibles

protesis-removibles

Ahora, del mismo modo que hemos conocido las alternativas de ortodoncia removible, también podemos encontrarnos con prótesis removibles. Como su nombre lo indica, esta opción le permite al paciente retirarla y colocarla personalmente, sea ya para descansar, llevar a cabo una limpieza o reemplazarla.

Las prótesis removibles fueron una de las primeras soluciones ante la pérdida de un diente, y aunque en el pasado eran algo rudimentarias, hoy en día ofrecen un aspecto casi natural.

Decimos “casi” porque, a diferencia de las coronas de una prótesis fija, las coronas de acrílico no suelen ofrecer un aspecto muy natural, al igual que (en algunos casos) la falta de una base es notoria.

Sin embargo, las prótesis removibles son una excelente opción a modo de transición para aquellos pacientes que desean adquirir una prótesis fija, pues evita el desplazamiento dental y evita que se pierda la estética de la sonrisa.

Un importante contra de las prótesis removibles es que deben ser retiradas para limpieza después de consumir cualquier alimento, lo cual puede resultar agotar al cabo de un tiempo. No obstante, son la elección más económica, por lo que tienden a ser muy populares entre pacientes que no desean realizar una inversión cuantiosa.

Cabe mencionar que al tratarse de elementos que carecen de bases fijas al hueso, la absorción del tejido óseo no podrá ser frenado, y se recomienda que no se haga uso de este tipo de prótesis por un prolongado periodo.

Te puede interesar: Diseño de prótesis dentales mediante ordenador

En conclusión, no se trata de cuál tipo de prótesis es mejor, pues cada una cumple una función específica. Los especialistas recomiendan que, en primera estancia, el paciente que ha perdido una pieza dental la reemplace con una prótesis removible, lo cual evita el desplazamiento dental, las faltas en el funcionamiento de la mordida y la pérdida de la estética en la sonrisa. Empero, no debe ser tratada como una alternativa permanente, pues ello puede representar daños a largo plazo, como la pérdida del tejido óseo, por lo que luego de algunas semanas se aconseja acudir al dentista para recibir prótesis fijas que le pongan un alto a cualquier afectación.

¿Qué tener en cuenta después de la colocación de un empaste?

Los empastes dentales son pequeñas incrustaciones artificiales que se fijan sobre la superficie de una pieza dental afectada por una caries leve, fisuras o para sanear una abertura realizada para un tratamiento de endodoncia.

En la actualidad nos encontramos con diferentes tipos de empaste según la necesidad puntual de la persona, siendo fisuras pequeñas, afectaciones medias y deterioros importantes en la superficie dental. Aunque hay diferentes materiales utilizados para crear incrustaciones dentales, cuando habla de empaste se hace énfasis particularmente en las cubiertas fabricadas en composite; un elemento fácilmente manipulable y que no afecta la naturalidad del aspecto del diente.

Teniendo en cuenta cuán útiles son los empastes, pues, a continuación te presentamos los cuidados que debes tener para no desmejorar su calidad o causar que se desprendan:

  • Mantén unos hábitos de limpieza disciplinados: Cepíllate tres veces al día y haz uso de la seda dental al igual que del enjuague bucal.
  • Acude a consultas de aplicación de flúor para reforzar el esmalte de tus dientes.
  • En algunos casos – no muy frecuentes – los empastes se agrietan. Si ello sucede, es recomendable utilizar férulas nocturnas.
  • No mastiques elementos demasiado sólidos que puedan fracturar al empaste. Asimismo, evita mascar gomas u otros alimentos adherentes que causen el desprendimiento del empaste.

Se llevas a cabo correctamente los cuidados de tu empaste dental, éste alcanzará una duración prolongada que mantendrá a tu sonrisa libre de bacterias que busquen acumularse en pequeñas fisuras, causando caries, halitosis u otra afectación.