Dr. David de Paz Rueda, Autor en Zendental

SOLICITA TU CITA




Qué debemos hacer para evitar la aparición de caries

Los estudios demuestran que el 95 por ciento de la población adulta sufre de caries, lo cual podría reducirse significativamente siguiendo consejos simples en nuestra rutina diaria. He aquí algunas ideas para que te olvides de este molesto apdecimiento.

Caries: consumos y prácticas que debemos evitar

1. Mala limpieza bucal. No solo es lavarse los dientes, más bien es hacerlo de la forma adecuada. Debes usar el cepillo, hilo dental y enjuague para acceder a lugares donde se acumula la placa bacteriana como la línea de encías y espacios entre los dientes. La placa acumulada por un mal cepillado solo acabará en la formación de caries.

2. Consumir azúcares en exceso. Las bacterias orales se alimentan principalmente de azúcares, aumentando la producción de ácidos que acaban dañando tus dientes. Comer o tomar en exceso entre comidas productos que las contengan provocarán que se segregue un mayor número de ácidos causante de daños en tu superficie dental.

3. Cepillarse justo después de comer. La medida de acidez varía cuando ingerimos alimentos. Cuando el nivel en tu boca es muy alto, debilita el esmalte, facilitando que aparezcan enfermedades bucodentales.

Si ingieres alimentos ácidos, se elevará el pH de tu boca y tu esmalte estará más sensible de lo normal, provocando que la fricción de las cerdas del cepillo lo dañen y dejen espacio para bacterias agresivas. Se recomienda esperar al menos media hora después de comer para lavar tus dientes.

También te va a interesar: Causas de la caries dental

4. Aparatos de ortodoncia. Aunque los brackets son un auxiliar para corregir la dentadura, también aumentan el riesgo de sufrir caries. Esto se debe a que entre los alambres y soportes se acumulan residuos de alimentos, complicando que se eliminen con el cepillado. Para evitarlo, se recomienda usar aparatos especiales para limpiar brackets.

5. Consumir algunos fármacos. Los antidepresivos, inhaladores para el asma, relajantes musculares y descongestionantes nasales, etc. pueden contribuir a que aparezca caries en tu boca por la resequedad que sufre.

También, los productos suplementarios como jarabes y vitaminas en caramelo o en gomitas contienen endulzantes que se adhieren a la dentadura por más tiempo y provocan la aparición de algunas bacterias dañinas para tus dientes. Es recomendable la limpieza bucal luego de ingerirlos.

6. Consumir alcohol en exceso o fumar. La pérdida de fluido salival es una de las consecuencias por el consumo de tabaco y alcohol. Esto multiplica la producción de bacterias cariogénicas y el daño a la dentina.

Se recomienda consumir frutas o verduras, como el apio, el cual aumenta la producción de saliva y elimina las manchas provocadas por estos hábitos.

7. Trastornos alimenticios. No tener una dieta equilibrada genera deficiencia de algunos elementos necesarios para una buena salud dental. El calcio, por ejemplo, es imprescindible para nuestros dientes y no consumirlo debilita las piezas dentales.

La anorexia o la bulimia pueden provocarte desgaste porque, al vomitar, bañan los dientes con ácido estomacal, debilitándolos y exponiéndolos a bacterias.

8. No incluir flúor en tu dieta. Este mineral se encuentra en la mayoría de las pastas dentales, pero también puedes consumirlo de manera natural. Una forma es ingiriendo pescados azules, mariscos, carne de cerdo, etc.

El consumo de estos alimentos remineralizará tus dientes, ayudando a que estén sanos y resistan la formación de caries.

9. Saltarse las visitas al odontólogo. El poco tiempo que tenemos libre nos hace prolongar las visitas al odontólogo, pero no hacerlo aumenta el riesgo de que tus dientes sufran las consecuencias. Una visita al menos cada seis meses evitará muchos problemas bucodentales.

Como se puede ver, nuestros hábitos de higiene bucal influyen en evitar la aparición de caries. Por otro lado, es importante seguir una buena rutina del cuidado diario junto a las visitas periódicas a nuestro profesional de la salud dental.

Por qué la obesidad influye en nuestra salud bucal

Recientemente se han efectuado varios estudios en todo el mundo, llevados a cabo tanto en Australia como por la Harvard School of Public Health, en Estados Unidos, y en todas partes con el mismo resultado: la obesidad influye en la salud bucal.

 

Las causas de la obesidad y el sobrepeso

 

La relación entre obesidad y los problemas de salud dental podrían deberse a los hábitos alimenticios. Concretamente, se ha observado que los pacientes con sobrepeso u obesidad en muchas ocasiones tienen problemas de encías como gingivitis. Sin embargo, ¿cuáles son exactamente esos factores?

 

1. Ingesta inadecuada de dulces y grasas

Incluso en personas que ingieren la misma cantidad de calorías, si estas proceden de los azúcares en vez de carbohidratos complejos y de grasas, existe una mayor tendencia a padecer ambos problemas: obesidad y problemas de la salud dental.

 

2. Causas genéticas

Cuando se observa que hay más casos de obesidad y sobrepeso en la misma familia y no dependen de la alimentación, se sospecha que las causas de estos problemas pueden ser genéticos. Lo mismo sucede para la caries o la gingivitis. Aunque nuestra salud bucal depende mucho de los hábitos, una pequeña parte es siempre genética.

En este caso, no hay ninguna relación entre obesidad y problemas de salud bucal.

 

3. Falta de actividad física

Esta causa sí parece estar relacionada con la obesidad y los problemas de salud bucal. Las personas con escasa actividad fìsica sufren obesidad o sobrepeso porque no queman todas las calorías que consumen y, a menudo, no cuidan su higiene bucal adecuadamente, por lo que sufren también problemas bucales.

En este caso, las campañas de información para evitar ambos problemas son cruciales. Es necesario que la gente conozca exactamente cuáles son los alimentos que engordan y pueden afectar los dientes. Por ejemplo, deben saber que también las bebidas dulces engordan y que debemos lavarnos los dientes después de tomarlas.

 

También te va a interesar: Obesidad y salud dental: grandes enemigos

 

¿Y si mejoramos nuestra higiene bucal?

 

Podemos pensar que no existe problema si continuamos con una dieta rica en carbohidratos y otros alimentos «pegajosos» que se adhieren a nuestros dientes y encías provocando estas alteraciones de la salud bucal.

Sin embargo, las dietas ricas en carbohidratos y grasas suelen ser bajas en alimentos como fruta y verdura fresca, minerales, oligoelementos o proteínas ricas en aminoácidos esenciales. Esto trae aparejadas carencias que dañan el sistema inmune y, por tanto, la capacidad del organismo de luchar contra la caries y otras enfermedades de los dientes.

Es decir, no solo es necesario ingerir menos grasas y carbohidratos para cuidar nuestros dientes, también debemos incluir alimentos que contengan las vitaminas, minerales y demás nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

 

Cómo evitar la obesidad y mejorar tu salud dental al mismo tiempo

 

Cómo evitar la obesidad y mejorar tu salud dental al mismo tiempo

 

  • Consume porciones pequeñas de alimentos y cepíllate los dientes tras consumirlos, así como vigilar el consumo de bebidas dulces. También lávate los dientes tras consumirlas.
  • Vigila el porcentaje de tu consumo en azúcar. Si necesitas tomar más porque practicas deporte, aumenta la ingesta también de proteínas y de carbohidratos que no sean en forma de azúcares.
  • Bebe agua y bebidas sin azúcares en lugar de bebidas con azúcar.
  • Evita la comida industrial o procesada y consume más alimentos frescos.
  • No utilices la comida como recompensa.
  • Aumenta la actividad física y bebe mucha agua: esto también reducirá el riesgo de enfermedades en las encías.
  • Visita al dentista por lo menos una vez al año para seguir unas revisiones periódicas.

 

Vive mejor con salud dental y física

Tener unos dientes sanos y un peso sano está directamente relacionado con tu bienestar. Sin problemas dentales y con un peso adecuado, te sentirás mucho mejor, lo cual influirá en tu bienestar psicológico y en otras áreas de tu vida. ¡Compruébalo!

 

Hábitos de alimentación que benefician mis encías

Una boca sana, incluyendo dientes y encías, es crucial para una alimentación saludable. No se trata solamente de qué comes, sino cómo. Masticar correctamente facilita el proceso digestivo y te permite disfrutar más tus comidas, pero solo es posible con dientes y encías sanos. Si sientes molestias en las encías, te recomendamos buscar atención odontológica.

 

Alimentos saludables para las encías

 

El tipo de alimentos que componen nuestra dieta influye directamente sobre la salud bucal. Refrigerios y bocadillos ricos en hidratos de carbono, azúcar, grasas y sal, refrescos azucarados o papas fritas son el platillo preferido de las bacterias que debilitan los dientes.

Caries y placa dental están asociados a la gingivitis, que es la enfermedad de las encías. Si no se controla, puede transformarse en periodontitis, que es una infección grave de esta área tan delicada. Dichas enfermedades pueden prevenirse con la higiene dental adecuada, visitas periódicas al odontólogo y la alimentación.

Los alimentos más saludables para los dientes son:

 

  • Frutas y verduras ricas en fibras: Ayudan a mantener la limpieza dental y estimulan la producción de saliva, que neutraliza los ácidos de los alimentos.
  • Queso, leche, yogur: Los alimentos lácteos son ricos en calcio, ayudando a recuperar minerales y fortalecer el esmalte dental.
  • Té verde y té negro: Ricos en polifenoles, que ayudan a combatir la placa bacteriana.
  • Chicles sin azúcar: Estimulan la producción de saliva.
  • Alimentos con flúor: Utiliza agua fluorada para beber o cocinar y agrega a tu dieta alimentos enriquecidos con flúor.

 

También te va a interesar: Consumo de alimentos con azúcar que dañan nuestra salud bucal

 

Dieta saludable para los dientes y encías

 

Y, si te preguntas, ¿cuáles son los hábitos de alimentación que benefician mis encías? A continuación te los decimos.

 

Alimentos que benefician las encías

 

  • Vegetales. Incluye vegetales siguiendo la regla 5/5: cinco porciones de vegetales de cinco colores diferentes todos los días. Prefiere los ricos en vitamina C, que previenen el escorbuto, una enfermedad que afecta las encías. Los preferidos: vegetales de hoja verde oscura o frutas que además contienen calcio como son kiwi, frutillas y cítricos.
  • Lácteos y alimentos ricos en vitamina B12, 3 a 4 veces por semana. La deficiencia de vitamina B12 puede afectar la salud de las encías. Alimentos como leche, huevos y carne son ricos en este nutriente. En el mercado se pueden encontrar alimentos fortificados.
  • Ácidos grasos omega-3. Reducen la inflamación de los tejidos de las encías. Alimentos ricos en omega-3 son el pescado, mariscos, nueces, semillas, aceite de linaza y alimentos fortificados. La cantidad diaria recomendada es de 1,1 gramos por día para las mujeres y 1,6 para los varones.

 

Alimentos que benefician las encías

 

Hábitos de alimentación

 

  • Come cantidades moderadas.
  • Come lentamente.
  • Evita los alimentos dulces y ácidos. También evita comer para gratificarte o por estrés (en estos casos, prefiere llamar a alguien por teléfono o salir a caminar).
  • Mastica muy bien los alimentos antes de tragarlos.
  • Procura tener tiempo para comer. Si no puedes (es verdad que la mayoría de nosotros apenas tenemos unos minutos al mediodía para el almuerzo), busca un lugar tranquilo donde sentarte a comer.
  • Mientras comes, apaga el teléfono móvil. Adiós a los distractores.
  • Durante las comidas, evita hablar de problemas. Deja los sermones y los reproches para otro momento. Debes mascar y pasar tranquilamente.
  • Cepíllate los dientes y lengua después de cada comida. Si comes en casa, o si puedes en tu trabajo, utiliza hilo dental.

 

Como ves, alimentarte no es solamente ingerir comida. Además de incorporar alimentos saludables, debes hacerlo en forma gratificante y satisfactoria. Esto es posible si tus dientes y encías son fuertes y sanos y privilegias las horas de la comida.

 

Qué es una funda de oro y sus consecuencias

Hoy en día las tendencias con respecto a la moda son muy variadas, tanto que ya los accesorios no se quedan solo en un par de zarcillos o una linda pulsera, también hemos llegado al punto en el cual los accesorios para los dientes son tendencia. Hoy en día todos quieren decorar sus dientes con joyas, una opción que regresa después de varios años en el olvido.

¿Varios años en el olvido? Sí, aunque sea ahora cuando veas los dientes decorados, se trata de una moda que viene de muchos años atrás. Seguro que has escuchado hablar o has visto algún «diente de oro», pues bueno esto es una tendencia que en la actualidad está tomando gran fuerza, tanto así que hoy en día es muy común que alguien quiera comprar una funda de oro. Sin embargo, nos hemos puesto a pensar por un momento: ¿cuáles son las consecuencias de esto?, ¿qué pasa cuando compramos un grillzs por Internet?, ¿estamos dispuestos a poner en riesgo nuestra salud dental?

Todas estas son preguntas que deberías hacerte antes de pensar en adoptar unas de estas modas solo poder decir: «estoy a la moda». Para ayudarte a responderlas, es necesario saber qué son esas fundas de oro tan populares hoy en día.

 

También te va a interesar: ¿Por qué necesito una endodoncia si el diente no me duele?

 

¿Qué es un grillz?

 

Este término se refiere a aquellas joyas que se pueden colocar en los dientes de forma temporal o permite, también se conocen como fundas y pueden ser elaboradas en distintos materiales como oro, plata o platino.

Hoy en día es posible encontrarlas en el mercado a distintos precios desde muy baratos hasta miles de dólares, incluso es posible simplemente pedirlo por internet y recibirlo en tu casa. Pero ¿es esto algo seguro? La verdad es que no. Es más, trae muchas consecuencias y daños a tu salud dental.

 

Consecuencias que pueden tener

 

Entre los daños que causa el uso de estas fundas va el desarrollar enfermedades, ya que entre la funda y nuestro diente pueden alojarse bacterias que generen caries, inflamación en nuestras encías o alguna otra enfermedad. También pueden causar desgaste en tu esmalte dental o, incluso, daños mucho más graves como en nuestros músculos, debido a que el uso de estas decoraciones puede afectar cerrar nuestra boca, y con esto dañar articulaciones o ligamentos, solo por seguir una moda. Incluso, si es una pieza pequeña, corres el riesgo de tragarla por accidente.

 

qué-pasa-si lo-usan-grandes-artistas-y-se-ven-bien

 

Pero, ¿y qué pasa si lo usan grandes artistas y se ven bien?

 

Es verdad muchos artistas los usan y desde hace muchos años atrás, pero tengamos por seguro que ellos no los comprar por internet. Siempre lo hacen contando con asistencia de especialistas, que se encargan de reducir al mínimo los daños que pueda causar el uso de estos grillz. Y aun así ellos no están exentos de los daños.

Si aun conociendo los daños que te puede causar el uso de estos accesorios, deseas usar uno, hazlo con la ayuda de un profesional, no lo compres y lo coloques tú mismo. Recuerda que estas fundas deben de ser tratadas con sumo cuidado, y elaborados en materiales de calidad, todo con el fin de reducir los daños a nuestra salud. Y si solo estás pensando en incrustar un accesorio en tu diente, ten presente que el día que ya no lo quieras usar, el daño causado a tu diente no se podrá reversar.

Siempre debes pensar muy bien si una tendencia hace que valga la pena poner en riesgo tu salud de alguna manera, y si aun así quieres seguirla, pues hazlo con un especialista y no por tu cuenta, aunque esto implique un presupuesto mayor. Recuerda que tu salud es lo primero.

 

¿Con qué periodicidad debo ir al dentista?

¿Ir al dentista es una de las tareas que sueles omitir o dejar para lo último? Si es así, eres parte de la gran mayoría que solo consulta a su odontólogo cuando realmente tiene un dolor en una muela o cualquier otra urgencia dental. ¡Grave error!, tu salud oral debe ser controlada y verificada con la debida regularidad si quieres tener dientes y encías sanos.

Muchas personas creen que con lavar su boca tres veces al día, la tarea ya está hecha; otros, con un poco más de conocimiento, utilizan enjuagues bucales o sedas dentales, pero esto solo es parte del proceso. Si quieres tener unos dientes saludables y fuertes, la periodicidad de ir al dentista debe ser por lo menos cada 6 meses. Una revisión semestral garantizará la prevención de caries y placa bacteriana que se acumula en los dientes y encías respectivamente.

¿En qué casos se debe acudir al dentista con más frecuencia?

En el caso de los niños entre 6 y 8 años, pues a esa edad, los pequeños están cambiando de dentadura y es importante enseñarles a cuidar esos nuevos dientes, ya que serán los que tendrán durante toda la vida. Además, es importante que los ayudes a ir al odontólogo sin miedo. Es decir, enséñales que el dentista es un especialista amigable que va a ayudarlos a tener siempre una sonrisa sana.

 

También te va a interesar: Consumo de alimentos con azúcar que dañan nuestra salud bucal

 

Por otro lado, las visitas al dentista deben ser más constantes para los fumadores, quienes no se alimentan óptimamente (alto consumo de azúcares, frutas cítricas, licores como vinos, entre otros), quienes padecen enfermedades crónicas e incluso las mujeres  en estado de embarazo, pues todas estas condiciones hacen que los dientes se vuelvan sensibles y se puedan generar fracturas u otro tipo de afecciones en la salud bucal de estos pacientes.

A su vez, las personas que estén bajo un tratamiento odontológico, ya sea ortodoncia o periodoncia, quienes tengan bruxismo o quienes se hayan realizado algún tipo de implante dental también deben consultar al dentista con la periodicidad indicada. Estos tratamientos requieren un seguimiento respectivo para que se llegue a feliz término.

Recuerda que entre mejor cuides tus dientes, mejor va a ser tu salud oral. Cuando visites al dentista solicita una limpieza bucal. Esta te aportará los siguientes beneficios:

 

  • Prevención de caries y sarro que puede resultar en un frecuente mal aliento e incluso en la pérdida de algún diente.
  • Recuperación del color blanco natural de los dientes, a través de la eliminación de las manchas que se generan por el alto consumo de bebidas negras o gasificadas. De esta manera, se evitarán los blanqueamientos artificiales.
  • Limpieza de encías, lo que ayudará a evitar inflamaciones y problemas periodontales que también pueden causar la pérdida de algunas piezas dentales.

 

En qué casos se debe acudir al dentista con más frecuencia

 

Si eres de los que visita al dentista dos veces por año, estás haciendo un excelente trabajo. Sin embargo, no olvides ayudar a tu salud oral con el enjuague diario después de cada comida. Aquí se debe prestar especial atención a los dientes, muelas y lengua. Así como utilizar de manera correcta y continua la seda dental, pues este elemento es el encargado de ir más allá de donde llega el cepillo dental y elimina los residuos difíciles de remover.

No dudes en visitar a tu dentista por lo menos dos veces al año, según tus hábitos de cuidado oral. Él te indicará qué procedimiento es el adecuado en tu caso y cuándo debes volver a consulta. Recuerda que la sonrisa será siempre tu carta de presentación. Así que… ¡cuídala!

 

Una vez al año mínimo debo realizarme una revisión dental

Es común pensar que una buena higiene bucal diaria es sinónimo de salud dental, por ello la idea de visitar periódicamente a tu dentista parece innecesaria, pero esto es un error.

Una necesidad

 

Como es sabido, solemos visitar el odontólogo solo cuando presentamos algún tipo de dolencia dental, queremos reponer o arreglar alguna pieza de nuestra dentadura. Pero, si es tu caso, esto solo demuestra que tienes un problema avanzado, el cual no ha contado con la supervisión debida.

Para mantener una buena salud bucal, debes seguir detenidamente estos tres hábitos:

– Una buena higiene diaria.

– Buena alimentación.

Revisiones dentales que garanticen mantener tu dentadura saludable por más tiempo.

Prevención a través de visitas  periódicas

 

Según estudios realizados, millones de personas no visitan a sus dentistas cada año, a pesar de conocer que los exámenes y visitas periódicas pueden prevenir enfermedades bucales graves. Solo en Estados Unidos se registran unos 100 millones anuales, según menciona un estudio del ADA.

Acudir al dentista en revisiones periódicas te garantiza la eliminación de cosas que normalmente el cepillado cotidiano no erradica, como el sarro o la placa. Igualmente, la revisión exhaustiva de lengua y garganta te ayuda a evitar infecciones dañinas.

Las revisiones previamente acordadas con tu profesional dental pueden ayudar a que problemas ya existentes no te afecten, de tal manera que pierdas piezas dentales o se desarrollen afecciones periodontales asociadas a diferentes enfermedades como el cáncer bucal. Esto te garantiza un ahorro de tiempo y dinero, además de una excelente salud bucodental.

 

Prevención a través de visitas  periódicas

 

También te va a interesar: Hábitos que debemos de tener para mantener encías sanas

 

Visitas anuales al dentista: lista de beneficios

 

Si te toma tiempo visitar anualmente a tu dentista, este listado de razones de por qué hacerlo te ayudará.

1.- Prevenir el mal aliento. Es muy común que pequeñas partículas de los alimentos se acumulen en tus dientes y te provoquen mal aliento,, pero esto se corrige fácilmente con un especialista. Otros pacientes, en cambio, presentan complicaciones debido a dolencia renal, diabetes o sinusitis que también pueden provocar halitosis grave.

2.- Evitar la sensibilidad y el enrojecimiento de las encías. Estas enfermedades periodontales tienen diferentes etapas, siendo la gingivitis o sangrado una de las más leves. Pero toma tiempo detectarlas, por ello es muy importante visitar a tu odontólogo cada año.

3.- Prevenir daños mayores. El cepillado riguroso, el uso de hilo y enjuague bucal serán tus aliados. Sin embargo, el cuidado preventivo que incluye limpiezas profesionales, exámenes y tratamientos con flúor completarán el círculo de cuidado que tus dientes necesitan y serán como una barrera protectora ante enfermedades dentales comunes.

4.- Cuidados por el paso de los años. Ya siendo adultos, somos más susceptibles a ciertas afecciones dentales como acumulación de placa o enfermedades en las encías. Por ende, es vital que no dejes pasar tus visitas al odontólogo.

5.- Sonrisa mucho más blanca. Las visitas de rutina que hagas al dentista lograrán que tu sonrisa se vea y se sienta más saludable. Los tratamientos de remoción de placa de lugares de difícil acceso y de tus encías lograrán lo que el cepillo por sí solo no hace.

6.- Evitar pérdida de piezas dentales. Con ayuda de las limpiezas profundas se evitará que tus dientes se desgasten o se rompan. Además, la durabilidad de empastes se optimiza en cada visita que haces a tu dentista.

7.- Cuidado de otras enfermedades. Según estudios, enfermedades como bruxismo o la apnea del sueño pueden asociarse al desgate que sufre nuestra dentadura, provocando dolores de cabeza, mandíbula, cuello y oído muy severos.

Mantener una higiene bucal adecuada reporta beneficios a largo plazo para cada uno, por ello, no debes olvidar periódicamente hacerte una . De esta manera, no solo estarás cuidando tu salud sino que evitarás dolores y gastos innecesarios.

 

Hábitos que debemos de tener para mantener las encías sanas

El mantenimiento de unas encías sanas, debe ser uno de nuestros hábitos más normales y básicos, si queremos que nuestros dientes nos duren toda la vida. Aquí te explicamos qué debes hacer para mantener una salud dental sin problemas posteriores.

Las encías son un tejido cavernoso, blando, de color rojo que recubren la raíz de tus dientes con ambos maxilares superior e inferior, facilitando así una unión estable dentro de la cavidad bucal. Sin ellas, la mayoría de tus dientes podrían caer sino prestas atención a sus cuidados.

Para mantener las encías sanas, en primer lugar debes cepillarte los dientes cada ocho horas, o por lo menos cada vez que ingieres las tres principales comidas. La placa bacteriana se acumula de forma gradual y a medida que van pasando las horas, nuevas bacterias se van depositando entre tus dientes y en las encías. Por esta razón es mejor que te realices un buen cepillado frecuente durante el día.

Cuidados para unas encías saludables

Es muy recomendable que cuentes con un cepillo medio a suave, ya sea manual o eléctrico, y cámbialo cada tres meses.

El cepillado debe coincidir con tus dientes y las encías de arriba hacia abajo, cepillando también tus encías suavemente desde atrás para adelante, previniendo así una inflamación o gingivitis oral.

Si te cepillas fuertemente con el tiempo puedes sufrir una retracción o desgaste en tus encías. En este caso, el profesional debe hacer un refuerzo en la encía para que la raíz del diente no se vea expuesta a los agentes patógenos.

También te va interesar: ¿Tienes las encías inflamadas?

Después de comer pueden quedar algunos restos de comida entre tus dientes. Debemos utilizar la seda dental, por lo menos una vez al día y preferiblemente en la noche, en el último cepillado. Pásala por entre los dientes suavemente para evitar el sangrado en tus encías.

 

Cuidados para unas encías saludables

 

Por último, para prevenir el mal aliento, puedes utilizar un rapador de lingual y un enjuague bucal para remover las bacterias que se quedan almacenadas entre la lengua y el resto de tu boca.

También debes tener en cuenta:

Una dieta que sea rica en vitamina C ya que contiene colágeno para fortalecer tus encías. En lo posible evita alimentos muy azucarados o que contengan ácidos para prevenir las caries dentales y el desgaste del esmalte en tus dientes. Evita el consumo del tabaco, el alcohol y el café.

Te sugerimos llevar una dieta más saludable y natural como por ejemplo frutas y verduras en las comidas principales y entre ellas. Igualmente consume calcio para fortalecer tus dientes y huesos maxilares.

Detecta a tiempo algún problema que observes en tus encías.

Dos visitas al año, pueden ser suficientes para prevenir cualquier problema bucal que observes como la gingivitis y la periodontitis, pero si notas algo que no es normal en tus dientes o encías, es mejor que pidas una cita lo más pronto posible, pues una detección a tiempo puede prevenir dolores o una extracción dental.

Presta atención a los siguientes casos:

Encías inflamadas: Si tus encías presentan un aspecto rojizo fuerte y tienen tendencia a sangrar.

Sensibilidad en tus dientes: Si sientes dolor al comer, beber o masticar cuando consumes alimentos muy calientes o muy fríos.

Sangrado en tus encías: Si te cepillas como dice el odontólogo pero aun así observas un sangrado sin una razón aparente.

Heridas en la boca: que no curan en dos semanas o más.

Debes estar más atento si tienes alguna enfermedad como diabetes, o eres hipertenso o si eres mujer y estás en estado de embarazo y observas alguna de estas anomalías anteriores, debes acudir de inmediato al odontólogo antes de que sea demasiado tarde.

Consumo de alimentos con azúcar que dañan nuestra salud bucal

Si eres de los que piensan que los alimentos con azúcar son los peores para la salud de tus dientes y encías, estás en lo correcto a medias. Eso sí: las bacterias que causan la caries y la periodontitis sí utilizan azúcar y luego producen un ácido que daña tus dientes o encías.

Sin embargo, los dulces no son los únicos enemigos de tu salud dental. Las bacterias se alimentan también de hidratos de carbono, y hay alimentos salados que contienen azúcar. Pero la lista no se agota ahí.

A continuación, te damos una completa lista de los alimentos que dañan tus dientes y encías. ¡Tenlos en cuenta a la hora de elegir tus comidas! Y, si no puedes evitarlos, intensifica tu higiene dental y bucal después de consumirlos.

 

También te va a interesar: 5 razones más habituales de la formación de caries.

 

Los peores alimentos para la salud dental

Vamos a hacer un repaso:

Frutas cítricas

Aunque son muy saludables porque contienen vitamina C y otros nutrientes positivos, su ácido daña el esmalte dental. Según el caso, tal daño puede causar sensibilidad dental, que se manifiesta en dolor al morder, generalmente, alimentos fríos. Incluso aunque no lleguemos a notar la sensibilidad dental es posible que estemos dañando el esmalte, lo que facilita el camino al avance de la caries.

 

Los peores alimentos para la salud dental

Refrescos con azúcar

Entre ellos se encuentran las bebidas tónicas o para deportistas, los jugos procesados y todos los que tengan azúcar o sus derivados en sus ingredientes, como la glucosa o la fructosa. Por eso debes lavarte los dientes en los 20 minutos posteriores a su consumo, igual que al consumir alimentos en general. Siempre es buena idea optar por la versión «sin azúcar» de estas bebidas. Pero recuerda que los azúcares naturales de la fruta de los jugos o refrescos también es dañina para tus dientes.

Pepinillos en vinagre

El ácido del vinagre de los pepinillos también es muy dañino para el esmalte de los dientes, causando sensibilidad dental y debilitándolos frente a la caries. Los estudios demuestran que consumir pepinillos en vinagre varias veces al día aumenta el desgaste del esmalte dental en un 85 %.

Caramelos

Tanto masticables como no masticables son definitivamente dañinos, los primeros porque están más tiempo en la boca y los segundos porque entran más en contacto con los dientes. Con esto facilitas el trabajo a las bacterias causantes de la caries.

Hidratos de carbono

También llamados carbohidratos o azúcares complejos, entre ellos se encuentran el pan y otros alimentos con harina, féculas, patatas, arroz, etcétera. Se debe a que estos azúcares complejos se convierten en nuestra boca en azúcares más simples, como la sacarosa, que pueden ser aún más dañinos que la glucosa. Así que debemos prestar atención también al contenido de carbohidratos de los alimentos salados.

Vino

Aunque no directamente, los taninos del vino empeoran la salud dental. Provocan manchas en los dientes y secan la boca. Tener bastante saliva es importante, ya que es una defensa natural de los dientes. Los taninos la absorben y pueden debilitar esta defensa.

Consejos finales

Resulta difícil evitar todos estos alimentos, por lo que te daremos unas pautas generales que evitarán que perjudiquen tu salud dental:

  • Evita comer entre horas: cada vez que comemos se produce una desmineralización del esmalte dental, lo que debilita los dientes, en especial en las personas con problemas de sensibilidad dental.
  • Lee las etiquetas de los alimentos: elige los que tengan menos azúcares e hidratos de carbono. Cepíllate los dientes después de consumirlos.
  • Evita los alimentos «pegajosos». No solamente los dulces, también las galletas saladas y similares se adhieren a los dientes.

Además de cambiar tus hábitos alimenticios, no olvides que es mejor prevenir. Cepillarte los dientes después de consumir alimentos e ir al dentista es vital.

 

8 claves para tener una atractiva estética dental

La salud y el buen aspecto de los dientes son factores que te benefician en muchos ámbitos de tu vida, tanto personales, como sociales y laborales. Cuidar la boca se traduce en comer sin molestias, evitar posibles enfermedades derivadas de dolencias bucodentales y ofrecer a los demás un aspecto saludable, con unas piezas dentales limpias y un aliento fresco.

Cómo mejorar la imagen de tus dientes

Este asunto preocupa a muchas personas, lo que las lleva a buscar alternativas que ayuden a mejorar el aspecto de su dentadura y aquí te traemos 8 claves que probablemente puedan servirte:

Buena alimentación

Cuidarte es importante. Evita tomar bebidas con mucho azúcar, refrescos con gas y comer chicle, dulces gelatinosos o frutos secos muy duros. Ten buenos hábitos de alimentación, consumiendo frutas, como la fresa, que ayudan a mejorar la apariencia de tu sonrisa. Utiliza opciones naturales para preservarlos, como el aceite de coco, bicarbonato o vinagre de manzana.

Pigmentación de los dientes

Si el problema se encuentra en la pigmentación de tus dientes, puedes optar por alternativas naturales o remedios caseros para mejorar la salud dental, como el uso del bicarbonato de sodio cuando te los cepilles. Mézclalo con la crema dental y haz una pasta. Esta solución es bastante económica y no te quita mucho tiempo.

Blanqueamiento láser

La pigmentación también puede corregirse con el tratamiento de blanqueamiento con láser, con férula, con luz led. Este tipo de intervención requiere compromiso con el cuidado después de la aplicación, pero es una opción cómoda que no te llevará mucho tiempo. Para blanquear los dientes también puedes optar por usar tiras blanqueadoras, tratamientos con carbón activado y kits de blanqueamiento dental.

Carillas de cerámica

Si estas alternativas no han surtido el efecto deseado, puedes usar carillas de cerámica. Además de darle un buen aspecto a la coloración del diente, funciona también como reconstructor y moldea la dentadura, estilizándola.

 

También te va a interesar: Rehabilitación oral con flujo digital.

 

Posición y forma

La ortodoncia es uno de los tratamientos más conocidos y utilizados, ya que te ayuda a perfeccionar la posición dentaria, el ángulo, la mordida, alinear la dentadura y hasta solucionar algunos problemas del habla causados por la mala proyección mandibular.

 

La estética de tus dientes es importante

 

Aquí tienes una clave más para que el resultado de este tratamiento no se eche a perder. No olvides usar el retenedor después de que te retiren los brackets, ya que los dientes tienden a desplazarse si no hay un refuerzo.

Diseño de la sonrisa de forma digital

Una opción innovadora. Consiste en un estudio para proponer un método adaptado a cada paciente. Este le permite al odontólogo o especialista guiarse para hacer una mejor descripción de cómo será el resultado. El paciente puede ver el efecto del tratamiento que escoja, ya sean implantes, carillas o una ortodoncia.

Reconstrucción dental

Esta alternativa consiste en “maquillar” los dientes naturales sin necesidad de recurrir a implantes, prefiriendo recurrir a empastes (rellenar los espacios que dejaron las caries), incrustaciones (normalmente en los dientes posteriores, sustituyen las partes perdidas y reparan la estructura) y coronas (fundas que se colocan encima del diente dañado).

Contorneado dental

Consiste en eliminar pequeñas partes del esmalte, para corregir esas ligeras imperfecciones que se perciben a simple vista, como las montañitas en los incisivos. Esta técnica permite darle forma al diente y conseguir la apariencia esperada. Esta opción solo afecta a la superficie dental, es inodora y no requiere anestesia.

La estética de tus dientes es importante

Generalmente le damos un gran valor a la simetría y tratamos de eliminar las alteraciones de los dientes para conseguir una atractiva estética dental. Muchas veces, el desconocimiento de alternativas nos pasa factura. Algunas requieren un poco de esfuerzo, pero al final valen la pena para sentirnos a gusto con nuestra dentadura.

Claves para tener un buen color en nuestra dentadura

Mantener un buen color de dentadura no es difícil, solo requiere algo de dedicación y ser constante en algunos hábitos. Además, estas acciones las puedes complementar con el uso de productos y cosméticos; hay labiales que resaltan la blancura de los dientes.

Diez consejos para mantener los dientes blancos y sanos

Te garantizamos que podrás lucir una dentadura limpia y clara si sigues las siguientes indicaciones:

1. Los alimentos ácidos erosionan el esmalte de los dientes, tales como limones, vinagres, tomates y el vino, de manera que no deben ingerirse en exceso. Por el contrario, las manzanas y las fresas te ayudan a limpiar los dientes.

2. Debes cepillarte tres veces al día de manera correcta. Tienes dos opciones: hacerlo de manera manual muy detalladamente o utilizar un cepillo eléctrico de cabezal medio. Debes evitar los cabezales duros que pueden rallar el esmalte. La limpieza no estará completa si no incluyes hilo dental. Al pasar el hilo entre los dientes evitas que se alberguen residuos que oscurecen el esmalte. No debes olvidar tallar la lengua, ya que en ella se adhieren residuos de alimentos que incluso causan mal aliento.

3. Cuando has ingerido alimentos ácidos no debes cepillarte enseguida, debes esperar por lo menos 30 minutos, ya que en el caso del vino, los ácidos que contiene hacen reacción con el dentífrico.

 

Diez consejos para mantener los dientes blancos y sanos

4. Los alimentos oscuros y calientes como salsas, chocolates o dulces se adhieren a tus dientes y los oscurecen; debes evitar el abuso de estos alimentos.

5. No debes consumir en exceso tabaco y café pues tiñen la dentadura.

6. Si bebes mucha agua durante el día conseguirás que tu boca esté mojada; la boca húmeda y la saliva crean una barrera que protege los dientes, cosa que ayuda a que los alimentos no estén en contacto permanente con los mismos. También funciona como estimulante de una boca húmeda el masticar chicle sin azúcar.

7. Te recomendamos los enjuagues que contienen aceite de coco, ya que funciona como blanqueador y antibacteriano. Pero debes tener muy claro que la utilización no sustituye al cepillado, solo lo complementa.

8. Si de productos de limpieza dental se trata, debes utilizar por poco tiempo los que contienen clorhexidina, que si bien funge como desinfectante, el utilizarlo durante mucho tiempo tiñe la dentadura.

9. El mito del remedio casero que dice que la mezcla de bicarbonato y jugo de limón ayuda a blanquear los dientes es eso, un mito. Además de que no los blanquea, te ocasiona porosidad en los dientes si lo utilizas durante largo tiempo.

 

También te va a interesar: ¿Cómo cepillarse los dientes correctamente?

 

10. Debes evitar también los geles y dentífricos “blanqueadores”, ya que son muy abrasivos y utilizarlos durante largo tiempo provoca el desgaste de la capa protectora de la dentadura.

Mantén un buen hábito con tu limpieza dental

Estos hábitos debes complementarlos con la limpieza periódica de la dentadura que se realiza en las clínicas. Estas visitas al odontólogo te permitirán ratificar el buen estado de tu dentadura o prevenir cualquier  tipo de patología.

Para el caso de las mujeres, pueden además escoger un labial o brillo de tonalidad azul que ayude a reducir el tono amarillo de la dentadura, al igual que los tonos color vino o ciruela. Los colores que deben evitarse son los tonos rosa o neutros.

Por otro lado, debes saber  que no hay un parámetro fijo del color dental más óptimo; la dentición es tan diversa como personas en el mundo. Incluso cada diente puede parecer de una tonalidad diferente porque no se trata solo del diente como tal, nuestra percepción del color está sujeta además a nuestra capacidad visual y la luz.