infantil Archivos - Zendental

SOLICITA TU CITA




Tips para que los niños pierdan el miedo al dentista

Muchos padres retrasan la revisión bucodental de sus hijos para evitar el mal trago que supone acudir con ellos a la consulta del odontólogo. ¿Y si pudieras conseguir que tu hijo vaya feliz al dentista?

IMG_3366

Te contamos las claves para que los niños pierdan el miedo:

1. Acudir desde pequeño a revisiones

De esta forma, ayudamos a reconocer la consulta, instrumentos, doctores, dinámica de la visita y generar confianza en el niño. Por otro lado, es importante que el odontólogo conozca la evolución del niño desde pequeño para poder detectar y prevenir futuros problemas bucodentales.

2. Hablar en positivo del dentista

Debemos huir del uso de recursos negativos para crear hábitos, por ejemplo, emplear el dentista como un castigo: ‘si no te lavas los dientes te llevo al dentista’. De esta forma, no conseguiremos que se lave los dientes y , además, asociará dentista con elementos negativos.

3. No usar las palabras prohibidas

Miedo, dolor, aguja, pinchazo, arrancar dientes… No nos damos cuenta, pero en muchas ocasiones el empleo de la palabra incorrecta nos transmite inseguridad y desconfianza. Imaginad por un momento que os dicen que el dentista os va a ‘arrancar los dientes’,  saldríais corriendo ¿verdad? Pues los niños también.

4. Elegir una clínica dental con odontopediatra

Los odontopediatras, además de ser odontólogos, están especializados en pediatría odontológica y en psicología infantil para cada una de las etapas del desarrollo del paciente. Desde la aparición de los dientes de leche hasta el cambio a dentadura definitiva.

5. No dejar los tratamientos sin hacer

Con revisiones el problema detectado será menos doloroso y más económico.

Como puedes comprobar, todos los puntos están conectados y llevan a la prevención de problemas bucodentales como mejor arma para combatir el miedo y la ansiedad al dentista.

Una odontopediatría sin miedo es posible.

Si quieres realizar una revisión gratuita a tus hijos, puedes solicitar cita a través de nuestra página web Zendental.es o llamando al 91 640 15 75

 

¿Cómo elegir el protector bucal deportivo adecuado?

La pasada semana hablamos de la importancia de llevar protectores bucales durante la práctica de deporte, esta semana os enseñamos a elegir el que mejor se adapte a vuestras necesidades y/o la de vuestros hijos.

niña-deporte

El protector bucal adecuado:

  • Protege los dientes, tejidos blandos
  • Absorbe en gran medida la energía del choque
  • Proporciona confort y se ajusta a los dientes de la arcada superior
  • Permite hablar
  • Permite respirar con comodidad
  • Es duradero y resistente a la fricción. No libera resinas tóxicas.
  • Permanece adaptado durante su uso
  • Proporcionan una buena posición de la ATM (articulación témporo mandibular), lo que evita lesiones en caso de colisión

Hay algunos protectores bucales que se venden en comercios ya preformados, son económicos pero no se consideran como una opción aceptable para usarse como protector bucal ya que no ofrecen función como protector bucal porque el niño debe estar mordiendo para que permanezca en boca, impide una respiración correcta, impide el habla, no se adapta, es incómodo y termina por no usarse.

Otros son los protectores de “calentar y adaptar”, que también están disponibles en comercios. A priori puede parecer que estos ofrecen mayores ventajas. Están fabricados en serie y se “adaptan” a cada persona tras un proceso de calentamiento en el que la resina interior se ablanda y tras una presión del protector sobre los dientes adquiere levemente las huellas de los dientes y muelas. La principal ventaja es que son los menos caros, pero como desventaja es que se desadaptan en cortísimo espacio de tiempo, no son resistentes y hay que cambiarlos con frecuencia. Un estudio americano sobre costo y calidad de este tipo de protectores, desaconsejó su uso.

La mejor opción es un protector bucal  totalmente adaptado y hecho a medida por tu dentista para evitar que se muevan los dientes durante una colisión, la fractura de los dientes y de los huesos, protegen mucho más frente a conmociones cerebrales, desfiguración de boca y cara… Además no impiden la respiración cómoda ni el habla y pueden ser personalizados (el minideportista puede elegir el color de su protector) y poner su nombre. La única desventaja a priori es el coste, aunque os puedo decir que os sorprenderá su precio al ver que no son tan caros. Pero ¿a que vosotros no lleváis globos en el coche para evitar invertir en un coche con airbag? Pues no pongáis cualquier cosa en la boca de vuestros hijos para protegerles, si de antemano sabéis que no lo hace de forma segura. La prevención, justifica la inversión.

Me gustaría insistir en el concepto de la prevención. Muchos padres no somos informados del nivel de contacto que tiene el deporte que practica nuestro hijo. De hecho, creo que la mayoría de las escuelas de deporte no son conscientes de la importancia del empleo de un protector bucal.

El coste económico puede hacernos valorar la prevención. Sin duda es mejor tener tu propio diente que uno reconstruido (en el mejor de los casos) o sustituido. Sin duda el coste de prevenir la fractura de un diente es más barato que el coste de rehabilitarlo. Se ha de tener en cuenta que a parte de la molestia y el dolor del deportista, hay que considerar la valoración económica del tratamiento de urgencia, y el coste de la rehabilitación y del mantenimiento que como padres tendremos que hacer durante años y en un futuro el niño durante su edad madura.

Si estás interesado en nuestros protectores bucales  o quieres información más específica entra en Zendental.es  o llama al 91 640 15 75 y solicita una primera consulta gratuita.

Señales que indican que tu hijo necesita ortondoncia

La Sociedad Española de ortodoncia recomienda la primera visita con el dentista a los 6 años de edad. Hay quien opina que «hasta que no cambie todos los dientes no se puede empezar», pero de este modo detectaremos posibles problemas de huesos y dientes, planificando el momento ideal para el inicio del tratamiento de ortodoncia.

ortodoncia-infantil

Si aún no ha llevado a su hijo al ortodoncista para que le haga una valoración, aquí le mostramos un listado con los signos que indican la posibilidad de necesitar un tratamiento de ortodoncia:

  • Pérdida de dientes de leche prematura o tardía.
  • Problemas al masticar.
  • Apiñamiento o falta de espacio para dientes.
  • Exceso de espacio entre los dientes.
  • Retraso en la salida de dientes.
  • Respiración por la boca.
  • Chuparse el dedo.
  • Paladar estrecho.
  • Mordida cruzada (los dientes de arriba muerden por fuera de los de abajo).
  • Mordida abierta (los dientes superiores no logran chocar con los de abajo, a nivel anterior).
  • Ruidos al abrir y cerrar la mandíbula.
  • Dientes superiores muy salidos.
  • Mandíbula muy grande o dientes inferiores que muerden por delante de los superiores.
  • Problemas al hablar, en donde se interpone en exceso la lengua.
  • Mandíbulas o dientes de tamaño desproporcionado al resto de la cara.

Si deseas una primera consulta gratuita, puedes solicitarla en ZenDental.es o llamando al 91 640 15 75

 

Lactancia: beneficios en la salud dental de los niños

La lactancia materna tiene innumerables beneficios tanto para la salud de la mamá como para la del bebé y, como no, la de su salud bucal. Se aconseja de forma exclusiva hasta los 6 meses, no siendo necesaria la toma de zumos o agua. Se considera adecuada hasta el año, y es recomendada por la OMS hasta los 2 años de edad.

bebe-lactancia.

Durante el amamantamiento, la postura adecuada de labios y lengua, la respiración exclusiva por la nariz y el movimiento de succión realizado para sorber la leche proporcionan el equilibrio necesario para que todo el sistema estomatognático se desarrolle correctamente. El sistema estomatognático está compuesto por el conjunto de estructuras esqueléticas, musculares, angiológicas, nerviosas, glandulares y dentales encargado de llevar a cabo funciones como hablar, comer, masticar, sonreír, respirar, besar y succionar.

A través de la lactancia el bebé satisface su necesidad de succión a la vez que obtiene alimento. La succión es un reflejo natural y el bebé depende de él para su supervivencia. El niño que tiene satisfecho su deseo de succión en el pecho no desarrolla hábitos como el uso de chupetes o chuparse el dedo, que pueden interferir negativamente en el desarrollo de los dientes y la mandíbula durante el crecimiento.

Prevención de la caries en los bebés

Sin embargo, una lactancia materna prolongada y sin restricciones aumenta el riesgo de aparición de caries tempranas.

Numerosos estudios han demostrado que la flora bacteriana oral puede trasmitirse. La teoría de la transmisibilidad de la caries fue probada por la Dra. Brigitta Kohler de Suecia en 1978, que afirmó que si un bebé es contaminado antes de los 2 años por una persona portadora de gran número de patógenos bucales, tendrá una probabilidad 10 veces mayor de tener caries que si es contaminado a los 4 años. Kohler observó que la transmisión ocurría por la saliva (besos en la boca, cubiertos, soplar alimentos) y que cerca de 1/3 de los microorganismos cariogénicos (que provocan las caries) se mantenían en los objetos fueran ellos de metal o plástico hasta 7 horas después de su uso.

Por ello, es fundamental que los padres eviten besar en la boca, chupar tetina del biberón o del chupete para limpiarlos.

Si quieres más información o saber si estáis teniendo una buena higiene dental con tu hij@… no dudes en pedir una primera visita gratuita en www.zendental.es o llamando al 916401575

 

El papel de los padres en la visita de los niños al dentista

La mayoría de los niños relaciona la visita al dentista con miedo, dolor y temor. La semana pasada os dábamos una serie de consejos para ‘evitar el miedo de los niños al dentista’ pero para que sean efectivos es importante que los padres formen parte y se impliquen en el tratamiento odontopediátrico.

visita de los niños al dentista

 

En Zen Dental llevamos a cabo una serie de pautas para que el tratamiento dental infantil tenga los resultados esperados, por eso es esencial la coordinación y cooperación entre el equipo médico, los padres y el propio niño. ¿Cuáles son las pautas a seguir?

1. Primera visita

– Debemos tener una actitud positiva desde la entrada del niño a la clínica

– Empleamos un lenguaje adecuado adaptado a la edad, evitando palabras como ‘pinchazo’ o ‘dolor’ y sustituyéndolas por otras más suaves y positivas.

– Explicamos el plan de tratamiento a los padres sin la presencia del niño, de esta forma evitamos generar miedo.

– Tratamos a los niños sin la presencia de los padres, normalmente, en la mayoría de los casos la presencia paternal incrementa la ansiedad del menor. Además, está demostrado que los niños adquieren un comportamiento distinto cuando reciben el tratamiento solos.

2. Tratamiento

– Realizamos simulaciones de tratamiento con el niño para que pueda ganar seguridad y tranquilidad, en muchas ocasiones, podemos comenzar con alguna técnica simple como pueda ser el sellado o una limpieza suave.

– El tratamiento dental para niños funciona muy bien con humor. Logramos descontextualizar la situación y agotamos la defensa del peque.

– Citamos al niño el mismo día que otros niños se realizan tratamientos similares para que pueda aprender y sentirse en confianza, de esta forma, al ver que otros niños salen contentos de la consulta perderán la desconfianza.

3. Recompensa

– A través del Club Don Zenpillo, desarrollamos una serie de incentivos (programa de puntos, niño de la semana…) para fomentar el buen tratamiento dental y unos hábitos bucales y alimentarios saludables en los niños.

– Es importante que vosotros, los padres, recompenséis el esfuerzo de vuestros hijos y el buen comportamiento en el dentista. No tiene por qué ser un premio material, podéis darle su merienda favorita o media hora más de juegos, etc.

Si quieres más información no dudes en pedir una primera visita gratuita en nuestra web o llamando al 916401575

¿Cómo evitar que mi hijo tenga miedo al dentista?

El miedo a lo desconocido, el olor de la clínica dental, el sonido, alguna mala sensación… y sobretodo la influencia por malas experiencias de otros, han generado siempre un miedo atroz en la mayoría de los pacientes a la hora de visitar el dentista.

hijo tenga miedo al dentista

 

A pesar del temor infundado que normalmente generan las profesiones sanitarias, lo primero que hay que hacer para que nuestro hijo no vea la visita al dentista como una experiencia traumática, es cambiar nosotros el chip, de lo contrario, le transmitiremos nuestro miedo.

Podemos empezar a explicarle que vamos a ir a ver al dentista, que es quien le va a enseñar a cuidar sus dientes, para que el Ratón Pérez le traiga algún regalo cuando éstos se le caigan. También podemos decirles que van a contarle los dientes que tienen y sobre todo evitar palabras como dolor o expresiones como “no te van a hacer nada” Porque… “si no me van a hacer nada… ¿por qué me lo dicen?”.

Durante esta primera visita de su hijo al odontólogo, éste se limitará a examinar con suavidad la encía y los dientes de su hijo para comprobar que todo esté correcto y no existan caries ni ningún otro tipo de problemas. Si tiene más de 8 años es probable que le hayan indicado hacer una radiografía panorámica para ver la situación de los dientes definitivos que están por salir.

En nuestra clínica, la primera visita la hacemos de manera muy relajada. Nuestro principal objetivo es que tanto los padres como sus hijos nos conozcan, poder  conocer la personalidad del peque,  los deseos y /o preocupaciones de los padres, así como el estado actual de su salud oral. Durante este primer encuentro, no dude en preguntar cualquier consulta que pueda surgirle. Es conveniente que los padres estén informados de cómo mantener una buena salud dental y sobretodo que ellos mismos sean un ejemplo a seguir para sus hijos y puedan transmitírselo.

En Zen Dental, nuestra principal misión es que los padres sean ejemplos a seguir para sus hijos y que gracias a ellos éstos creen desde una edad temprana unos hábitos saludables que le ayuden en un futuro a mantener una buena salud dental.

Si quieres saber más sobre odontología infantil y odontopediatría, puedes visitar nuestra web ZenInfantil.  Si aún no has llevado a tu peque al dentista, solicítatu cita aquí. La primera consulta es gratuita.

¿Cuándo y cómo empiezo a limpiar los dientes a mi bebé?

La mayoría de los padres quieren saber: ¿Cuándo se debe comenzar a limpiar los dientes de los peques de la casa? Y ¿cuándo se debe comenzar a usar la seda dental?

cuidado boca peques
si introducimos desde pequeños el hábito de higiene oral, lo puede asumir como un juego

 

La respuesta es sencilla: Desde el comienzo de la erupción de los primeros incisivos es recomendable limpiar con una gasita húmeda la superficie de los mismos y las encías. En cuanto aparecen las primeras muelas se debe empezar ya a cepillarlos. Ya que la superficie oclusal, o cara masticatoria de los dientes no se podrá limpiar de otro modo.

La elección del cepillo de dientes debe seguir el siguiente criterio: debe ser un cepillo adaptado a la boca de un pequeñín, con cerdas suaves, cabezal pequeño y mango para adultos.

El cuanto al uso de la seda dental se debe comenzar a usar en cuanto los dientes están en contacto entre si. Ese contacto favorece que se acumulen restos de comida, y por consiguiente bacterias, que son las iniciadoras de las caries interproximales (unas de las más frecuentes en niños y adultos) Pero es necesario habilidad para usarlo, por lo que deben ser los padres los que pasen la seda a los pequeños. No obstante, es recomendable que un odontopediatra les enseñe antes, para que no les hagan daño.

Para completar una buena higiene durante los tres primeros años de vida no es necesario nada más. No se necesita el uso de pasta dental. La acción mecánica del cepillado es suficiente. Pero cuando queramos empezar a incorporar pasta en el cepillado esta deberá ser especialmente diseñada para niños (suelen tener aporte extra de fluor), y poner una cantidad mínima. De otro modo enseguida se les llenará la boca de espuma y darán por finalizado la limpieza.

Si quieres más información o saber si estáis teniendo una buena higiene dental con tu hij@… no dudes en pedir una primera visita gratuita en www.zendental.es o llamando al 916401575

 

Obesidad infantil y apnea del sueño, ¿qué relación existe?

Un factor de riesgo a la hora de sufrir apnea del sueño por parte de los niños es la obesidad infantil. La relación entre obesidad y la posibilidad de sufrir apnea del sueño estaba más que demostrada en adultos, sin embargo no estaba clara esa relación en niños. Ahora y gracias a los datos aportados por el estudio Nanos, se ha determinado que más de un 40% de los niños con sobrepeso sufren trastornos respiratorios del sueño y una prevalencia del ronquido superior al 50 %.

niño-dormido

Dicho estudio se realizó sobre 247 niños por un periodo de tres años y no habían acudido a la consulta del médico indicando problemas de sueño.

A la luz de estos datos cabe señalar la importancia del diagnóstico y tratamiento de la obesidad y la apnea infantil así como de la búsqueda activa de síntomas de apnea en la población infantil obesa ya que ambas enfermedades se desarrollan durante la infancia para tener un impacto mayor en la edad adulta.

Se ha calculado que entre un 2-3% de los niños sufren de apnea, estableciéndose de esta forma como una patología muy frecuente en la infancia. A pesar de estos datos la enfermedad sigue siendo una gran olvidada y menos del 30 % de los profesionales médicos realizan detecciones rutinarias de ronquidos en niños y adolescente.

Para más información o si queréis solicitar una revisión totalmente gratuita podéis hacerlo a través de www.zendental.es o en el 91 640 15 75.

 

(Fuente: gacetamédica.com, 19 de marzo de 2012)