Dra. Natalia Fernández Munera, Autor en Zendental

SOLICITA TU CITA


Causas más habituales de las caídas de las piezas dentales

Una vez que cambias los dientes de leche, tu nueva dentadura es para toda la vida. Conservar los dientes sanos y saludables durante muchas décadas no es tan sencillo. El estilo de vida, la maternidad, enfermedades como la osteoporosis, traumas o una mala higiene bucal pueden desembocar en la pérdida de muelas y dientes.

A continuación, analizaremos las causas de caída de piezas dentales y la prevención de este problema.

 

Causas más frecuentes de la movilidad dental

 

El primer síntoma de los problemas dentales es la movilidad. El aflojamiento de los dientes se denomina enfermedad periodontal y afecta las encías, ligamentos y huesos sobre los que se sostiene la dentadura. Es la causa principal de la pérdida de dientes.

Esta enfermedad es consecuencia de varias situaciones, comenzando por la mala higiene dental que es la más frecuente. La movilidad dental también puede ser provocada por las hormonas del embarazo, la osteoporosis, el rechinamiento dental o traumatismos por accidentes.

Que tus dientes se muevan no significa necesariamente que vas a perderlos, pero es un indicio que no debes dejar pasar.

 

 

También te va a interesar: La importancia en la calidad de un implante dental

 

Factores de riesgo de la pérdida de dientes

 

Además de la enfermedad periodontal, hay factores de riesgo que te pueden predisponer a una mayor posibilidad de perder los dientes. Estos factores son:

 

  • Ser mayor de 35 años.
  •  Ser varón.
  •  Ser una persona con alguna discapacidad que depende de otros para su atención dental.
  •  Mala alimentación.
  •  Padecer diabetes tipo 2.
  •  Padecer hipertensión arterial.
  •  Padecer artritis reumatoide.
  •  Ser o haber sido fumador.
  •  Nunca recibir atención odontológica ni cepillarse los dientes, lo cual provoca la nefasta caries dental.

 

Prevención de la pérdida de piezas dentales

 

Excepto el género, la edad y algunos traumatismos, prácticamente todas las otras causas de pérdida de dientes se pueden prevenir. Es necesario señalar el alto riesgo de perder piezas dentales que padecen las personas con discapacidad. En estos casos, lamentablemente, la atención odontológica puede pasar desapercibida.

Para comenzar, el hábito de la higiene dental debe adquirirse apenas comienza la dentición. ¡Incúlcaselo a tus hijos y te lo agradecerán toda la vida! El cepillado, uso de hilo dental y visita al odontólogo dos veces por año asegurarán una dentadura sana y feliz durante muchos años.

 

 

Causas más frecuentes de la movilidad dental

 

Otras medidas preventivas:

 

  • No adoptar hábitos perjudiciales como el tabaco, el alcohol o el consumo de sustancias.
  •  Adoptar una alimentación saludable, hacer ejercicio y controlar el estrés, para prevenir el rechinamiento y enfermedades como la diabetes, hipertensión arterial, artritis y enfermedad periodontal. Los alimentos ricos en calcio como lácteos, vegetales de hoja verde oscuro y frutos secos, junto con la adecuada absorción de vitamina D, ayudarán a mantener huesos y dientes sanos.
  • Utilizar protectores bucales si se realizan actividades deportivas de alto impacto.
  • No utilizar los dientes para lo que no están destinados.

 

Nuestras recomendaciones

 

Es importante saber que, a pesar de que la dentadura postiza del abuelo nos sonría desde la mesa de luz, la pérdida de tus dientes no debe ser considerada una consecuencia normal del envejecimiento. Con los cuidados correctos, se puede mantener una dentadura saludable toda la vida.

La pérdida de dientes tiene como consecuencia, además de problemas de masticación, digestión y pronunciación, una baja autoestima y, principalmente, una expresión seria y amargada.

Si la pérdida de una pieza dental es inevitable, consulta con tu odontólogo. Seguramente necesitarás recurrir a otros especialistas para atender las causas que llevaron a la caída del o los dientes.

Como has visto, puede ser consecuencia de muy distintas enfermedades que necesitan un tratamiento adecuado. La buena noticia es que actualmente hay distintas soluciones estéticas y médicas para reponer tus dientes perdidos. ¡Tu sonrisa estará agradecida!

 

 

Problemas que aparecen ante la falta de piezas dentales

En el proceso de crecimiento, todos contamos con pasar de esos 20 pequeños dientes de leche a 32 sanos y fuertes dientes de adulto, los cuales pueden convertirse en solo 28 piezas en el caso de que sea necesario retirar las muelas del juicio. Pero ¿qué pasa si pierdes más piezas dentales? La respuesta a continuación.

Causas

Las causas para perder piezas dentales son variadas. Principalmente, pueden ser:

 

  •  La enfermedad conocida como periodontitis. Es una infección e inflamación que evoluciona con el tiempo y daña el soporte de tus dientes, ocasionando que con el tiempo  se caigan.
  • La caries. Es un ataque por parte de las bacterias que se encuentran en la placa y ocasionan el daño de tus piezas dentales, pudiendo provocar que se caigan.
  • La gingivitis. Es una inflamación de las encías, que libera tus dientes o los afloja de su lugar.
  • Necesidad en un tratamiento. También en casos estéticos de ortodoncia te pueden retirar algunas muelas para abrir espacio para el tratamiento.

Algunos de los problemas mencionados se previenen fácilmente con una mejor higiene bucal y con una revisión medica preventiva. Sin embargo, si la pérdida de piezas te sucede, es importante que conozcas los problemas que puede ocasionarte.

 

También te va a interesar: La importancia en la calidad de un implante dental.

La falta de piezas dentales provoca varias alteraciones

 

Problemas

 

La cantidad de dientes que tenemos y la forma especial de cada uno determinan su función específica, ya sea trozar, cortar, moler y masticar, etc. Todos van acomodados como un engrane perfecto dentro de la boca, soportados en una base ósea. Si el conjunto es dañado, como una máquina, ve sus funciones modificadas, disminuidas o, en un caso más grave, totalmente atrofiadas.

La falta de piezas dentales provoca varias alteraciones como:

 

  • 1.- Cambios en la forma de tu boca, iniciando por una adaptación de la mandíbula a la nueva distribución de los dientes, lo que puede llegar a provocar dolor por el cambio de posición de la mordida.
  • 2.- Los espacios que quedan de los dientes perdidos harán que los dientes sujetos empiecen a moverse, tratando de cubrir el espacio vacío. Esto puede hacer que se inclinen, que se aflojen, que te causen dolor cuando mastiques, debido a que los puntos de presión cambien, y, en un futuro, que tu hueso de soporte se atrofie.
  • 3.- El movimiento de los dientes que te quedan provocará que tus piezas dentales se aflojen, resultando en que también estos terminen por caerse y tengas una pérdida total de la dentadura.
  • 4.- Una vez sin dientes, o con la falta de algunos de ellos, pueden existir cambios en tus rasgos faciales. Un nuevo moldeamiento de los labios puede provocar otro tipo de daños en tu autoestima y tu seguridad, sobre todo al momento de sonreir.
  • 5.- Se generan cambios en tu forma de consumir alimentos, ya que deberás preferir los que sean blandos y fáciles de morder. Esto puede producirte problemas en la nutrición, y algunos más de tipo digestivo.
  • 6.- La forma de morder, al modificarse, no solo daña la zona de mandíbula y boca, sino que puede extenderse a problemas en tu oído, dolores de cabeza y dolor en la parte superior de tu columna vertebral.
  • 7.- Por último, la pérdida de dientes puede volverte incapaz de decir correctamente algunas palabras, dado que son necesarios para la adecuada pronunciación.

 

Es importante que consideres tener una higiene bucal correcta, que prevenga una posible causa y que, en una situación de pérdida, tengas el conocimiento para actuar de prisa. Nunca es tarde para recurrir con un especialista de la salud para siempre darle una sonrisa a la vida.

Prótesis fija o removible ¿Cuál es mejor?

Es bien sabido que las prótesis dentales son una de las alternativas más populares para restaurar la estética y la funcionalidad de la sonrisa luego de la pérdida de un diente. Además, éstas no solo recuperan las cualidades de la mordida, sino que también previenen daños posteriores como el desplazamiento dental.

Sin embargo, los pacientes se encuentran con dos diferentes tipos de prótesis dentales, las removibles (aquellas que pueden ser retiradas para descansar y hacer limpieza) y las fijas (las que se instalan en el complejo bucal y no pueden ser extraídas por el paciente).

Para ayudarlos a resolver la incógnita, a continuación, vamos a conocer los pros y contras de cada una de las opciones:

Prótesis fijas

Protesis-fijas---zendental

Cuando hablamos de prótesis fijas, nos referimos a aquellas que son adheridas a implantes cuyo proceso de integración con el hueso y los tejidos se ha llevado a cabo de manera quirúrgica. Posteriormente, las prótesis son atornilladas sobre las bases del implante de modo que no sufren de movimiento o vibración.

La ventaja principal de las prótesis fijas, como lo hemos mencionado, es que éstas están completamente sujetas a un soporte integrado con el hueso maxilar, lo que evita cualquier tipo de desplazamiento a causa de las vibraciones corporales o la masticación. Asimismo, gracias al soporte, además de prevenir la movilidad dental, también se contrarresta la absorción ósea causada por la falta de dientes.

Por otro lado, estéticamente las prótesis fijas ofrecen un aspecto más natural, pues cuentan con una base al igual que un diente natural, lo cual hará más complicado que cualquier espectador note la diferencia.

No obstante, el tratamiento de colocación de este tipo de prótesis puede llegar a tardar entre 10 y 12 semanas, al ser necesaria una recuperación post-quirúrgica, y ello representa una amenaza para los pacientes que necesitan una solución inmediata.

Prótesis removibles

protesis-removibles

Ahora, del mismo modo que hemos conocido las alternativas de ortodoncia removible, también podemos encontrarnos con prótesis removibles. Como su nombre lo indica, esta opción le permite al paciente retirarla y colocarla personalmente, sea ya para descansar, llevar a cabo una limpieza o reemplazarla.

Las prótesis removibles fueron una de las primeras soluciones ante la pérdida de un diente, y aunque en el pasado eran algo rudimentarias, hoy en día ofrecen un aspecto casi natural.

Decimos “casi” porque, a diferencia de las coronas de una prótesis fija, las coronas de acrílico no suelen ofrecer un aspecto muy natural, al igual que (en algunos casos) la falta de una base es notoria.

Sin embargo, las prótesis removibles son una excelente opción a modo de transición para aquellos pacientes que desean adquirir una prótesis fija, pues evita el desplazamiento dental y evita que se pierda la estética de la sonrisa.

Un importante contra de las prótesis removibles es que deben ser retiradas para limpieza después de consumir cualquier alimento, lo cual puede resultar agotar al cabo de un tiempo. No obstante, son la elección más económica, por lo que tienden a ser muy populares entre pacientes que no desean realizar una inversión cuantiosa.

Cabe mencionar que al tratarse de elementos que carecen de bases fijas al hueso, la absorción del tejido óseo no podrá ser frenado, y se recomienda que no se haga uso de este tipo de prótesis por un prolongado periodo.

Te puede interesar: Diseño de prótesis dentales mediante ordenador

En conclusión, no se trata de cuál tipo de prótesis es mejor, pues cada una cumple una función específica. Los especialistas recomiendan que, en primera estancia, el paciente que ha perdido una pieza dental la reemplace con una prótesis removible, lo cual evita el desplazamiento dental, las faltas en el funcionamiento de la mordida y la pérdida de la estética en la sonrisa. Empero, no debe ser tratada como una alternativa permanente, pues ello puede representar daños a largo plazo, como la pérdida del tejido óseo, por lo que luego de algunas semanas se aconseja acudir al dentista para recibir prótesis fijas que le pongan un alto a cualquier afectación.

Consejos para comer con una nueva prótesis dental

Comprendemos cuán preocupante o engorroso puede llegar a acostumbrarse a llevar una vida normal con una nueva prótesis dental.

Sin embargo, para sorpresa de nuestros pacientes, resulta que tener una prótesis dental no afecta en absoluto nuestra cotidianidad; todo es cuestión de costumbre.

Así es, muchas de las personas que acceden a un tratamiento con prótesis dentales con nosotros se acercan a preguntarnos por la manera correcta de ingerir alimentos sin echar a perder los avances, y se sorprenden cuando les respondemos que lo único que deben hacer es tener hábitos saludables y acostumbrarse a la prótesis.

No obstante, podemos darte unos consejos prácticos para que tu rutina diaria no se vea afectada en absoluto y que te acoples a tus nuevas prótesis dentales sin problema:

  • Mastica por ambos lados de la boca.
  • Evita morder con los dientes frontales (incisivos), sino hazlo con los premolares y molares (a ambos lados de la boca).
  • Mientras te acostumbras, lleva una dieta blanda con papilla, molidos, pasta, jugos, etc.
  • Fija las prótesis con el adhesivo de confianza para evitar que se desprenda la prótesis dental.
  • Corta los alimentos duros en trozos pequeños, como la manzana.
  • Cocina tus verduras a vapor para que sean más blandas al morder (y que no pierdan su delicioso sabor).
  • Por un tiempo es recomendable que no consumas alimentos duros como frutos secos, galletas, barras de granola, etc.
  • Asimismo, aléjate de cualquier alimento que se adhiera con facilidad, como golosinas, gomas de mascar, caramelos o mantequilla de maní.
  • Si no tienes tu equipo de limpieza a la mano, no consumas alimentos que puedan incrustarse entre la prótesis dental y tus tejidos, como las moras o frambuesas.

¿Es difícil hablar con una prótesis dental?

Entre las preocupaciones más sobresalientes de nuestros pacientes antes de acceder a una prótesis dental, podemos encontrarnos con que, tal vez, hablar se vuelva una tarea compleja.

Como profesionales, no podemos negar que al principio habrá tareas que parezcan complejas como comer y hablar, pero es cuestión de tiempo para que nos acostumbremos a ellas y todo sea normal en pocos días.

Es por lo anterior que, a continuación, te enseñamos algunos ejercicios prácticos para acostúmbrate a tus nuevas prótesis dentales y estar hablando en poco tiempo como no hubiera nada distinto en tu boca:

  • Repite, pronuncia y alarga: No te angusties cuando te encuentres con palabras que te resulten complejas de pronunciar cuando llevas tus nuevas prótesis dentales. Esto es algo completamente normal. Lo importante es repetirlas y pronunciarlas de modo alargado para reacostumbrar a tu boca. Asimismo, las palabras con S y F tienden a presentar un mayor reto, por lo que te recomendamos practicarlas con mayor frecuencia que otras.
  • Lee en voz alta: Cuando la pronunciación empiece a volver a la normalidad, es bueno que retomes también la confianza en tu voz y dicción, por lo que hacer ejercicios como leer un libro o el periódico en voz alta será de infinita ayuda. Además, a modo de consejo adicional, puedes hacer estos ejercicios frente al espero, de modo que puedas ver cómo se mueve tu boca al hablar y comprenderás que los patrones no han cambiado. ¡Te sentirás cómodo en poco tiempo!
  • Conversa: Cuando conversas con amigos y familiares, no solo empezarás a sentir mayor confianza para comunicarte con el resto del entorno, sino que también podrás recibir retroalimentación de tu evolución. Es decir, cuando tu interlocutor sienta que hay una palabra difícil de comprender te lo hará saber y, de este modo, tú podrás trabajar para mejorar dicho término.

Diseño de prótesis dentales mediante ordenador

Ya hemos hablado anteriormente de algunos de los avances que se están consiguiendo en la odontología gracias a la tecnología en general.

Hoy queremos daros a conocer los increíbles resultados que se están consiguiendo en el diseño y procesado de prótesis mediante ordenador.

protesis dentales

Éstos se realizan a través de los sistemas Cad-cam, sistemas de escaneado, diseño  y procesado de prótesis mediante ordenador (computerized aided design-computerized aided manufacture). Se usan únicamente para prótesis fija (coronas o puentes)tanto sobre dientes como sobre implantes.Existen muchos tipos y modelos de sistema de distintas casas comerciales, pero vamos a intentar clasificarlos de algún modo, como por ejemplo por el sistemas de escaneado, directo en boca o indirecto.

De este modo, podemos afirmar que existen 4 dispositivos en el mercado que permiten realizar un escaneado directamente de la boca del paciente para la confección y diseño de la prótesis del paciente (iTero, Lava Cos, Cerec y E4D). Cada sistema lo realiza de forma diferente:

-Unos necesitan echar un spray de polvo de titanio sobre la superficie a escanear para obtener una correcta lectura, y tiene como inconveniente que se necesita sequedad en boca para que no se elimine el polvo.

-Otros realizan miles de pequeñas fotografías y reconstruyen el modelo en 3D, como hacen los TAC de última generación, mediante un software que se denomina triangulación. Con este sistema se obtienen mejores resultados clínicos, pero no son estadísticamente significativos.

Estos sistemas permiten obtener un modelo de la boca del paciente para confeccionar la prótesis de forma convencional, o realizar todo el proceso digitalmente.

Los cabezales de estos sistemas de escaneado, son similares a las cámaras intraorales que usamos en clínica, pero un poco más grandes, por lo que su mayor desventaja es que no se puede usar en pacientes con limitación de apertura. Además, requiere de un entrenamiento y práctica para el clínico.

Los resultados que se obtienen con estos sistemas son mucho mejores según la literatura especializada de investigación, pero su alto coste supone una gran limitación de uso.

Los sistemas indirectos, es decir, que no se escanea directamente la boca del paciente, mejoran ciertos aspectos, ya que trabajar “en boca” en ocasiones es complicado, pero no son mejores. Estos sistemas requieren de la toma de una impresión o molde al paciente de forma convencional, y obtener un modelo en escayola o resina, que es lo que va a ser escaneado, por lo que es imprescindible asegurarnos de haber obtenido una buena impresión.

Estos sistemas no obtienen ninguna mejoría ni ventaja en cuanto a la toma de impresión de la prótesis, pero sí que permiten una digitalización del modelo, para poder realizar un diseño mediante ordenador de la prótesis, y para una posterior fabricación de forma mecanizada, lo que sí es una gran ventaja.

En cuanto al diseño de la prótesis de forma digital, permite solucionar problemas que directamente no podemos, ya que tener un modelo virtual nos permite poder mover, girar, rotar, medir y todas las funciones necesarias para analizarlo, sin riesgo de romper el modelo o deteriorarlo. Y lo que es más importante que el diseño, es la fabricación de la prótesis, ya que podemos realizar distintas técnicas y materiales en función del caso y las necesidades, obteniendo mejores resultados clínicos y prolongando la vida media y calidad de cada prótesis.

 

 

Titanio, el material que revolucionó la sustitución de dientes

El titanio marco un antes y un después en la restauración de dientes perdidos, vamos a ver las características de éste y los dos aspectos claves que presentan los implantes

Comercialmente se suele usar Titanio clase IV en su variedad de TiO2 que es Óxido de Titanio.

Una vez que el implante entra en contacto con el tejido óseo se desencadena el proceso denominado Osteointegración.

Titanio Implantes Dentales

Este proceso va a lograr una unión sólida entre el implante y el hueso. Es un proceso “vivo” ya que el hueso es un tejido que se está renovando continuamente, gracias a esto es por lo que nuestro cuerpo puede regenerar una fractura en un hueso.

Las dos principales características que vana a definir a un implante son:

  • La superficie del implante
  • Su diseño

Cuando se comercializaron los primeros implantes dentales estos presentaban una superficie lisa, es decir no presentaba ninguna rugosidad, al cabo del tiempo y tras numerosos estudios, se observó que una superficie rugosa facilitaba tanto, la unión del hueso con el implante, como el hecho de que una mayor cantidad de hueso estuviera unida a él. Es decir sobre una misma longitud de implante los implantes que presentan una superficie rugosa van a tener una mayor área de contacto entre el implante y el hueso.

Superficie Rugosa Implante

La siguiente transformación ha venido marcada por la búsqueda de superficies activas, es decir que fueran capaces no solo de lograr una unión física sino también que provocasen una unión química. En la foto que os mostramos a continuación podéis ver como es la superficie de un implante a través del microscopio electrónico.

Implantes Dentales

En cuanto al diseño cabe destacar toda la evolución que se ha llevado a cabo durante los últimos años, logrando implantes que realizan una correcta distribución de la carga que soportan, pudiendo llevar a cabo tratamientos en condiciones que antes eran inimaginables y acortando de manera significativa los plazos de rehabilitación.

Como hemos dicho al principio del artículo el hueso es un tejido vivo. Cuando perdemos una pieza dental, y por lo tanto desaparece la carga sobre el hueso de esa zona, el hueso va a ir desapareciendo paulatinamente haciendo que la instalación del implante sea complicada, teniendo que recurrir incluso a cirugías para logra un aumento de hueso que permita la instalación del implante. El diseño del implante va a jugar un papel fundamental a la hora de lograr una correcta distribución de la carga sobre el hueso al que está unido para de esa forma lograr que el nivel de hueso sea constante.

Por eso se insiste en que los implantes tienen que ser de una alta calidad, con una serie de estudios que avalen tanto el diseño como la superficie del implante, para de esta forma estar seguros que nuestro implante va a tener todas las garantías para ser un éxito.

Prótesis para la salud bucodental de pacientes en la tercera edad

Una prótesis dental es un elemento artificial destinado a restaurar la anatomía de una o varias piezas dentarias, restaurando también la relación entre los maxilares, a la vez que devuelve la dimensión vertical, y repone los dientes.

En los tiempos que vivimos los abuelos por suerte los disfrutamos muchos más años e incluso convivimos con ellos. De hecho son parte importante en la educación en muchos de los nietos de este país. Pero por desgracia no han sido educados en un ambiente en el que se cuidara la salud bucodental. Por esta razón, muchos de ellos tienen uno de estos dos problemas en la boca:

–       Pérdida de dientes

–       Enfermedad periodontal

Los más afortunados conservan algunos de sus dientes, pero éstos padecen periodontitis y se mueven. Del mismo modo, sobre ellos se suelen enganchar las prótesis con las que reponen los dientes perdidos, por lo que es muy recomendable que se les haga revisiones cada cuatro meses para prevenir la aparición de grandes caries y hacer evaluaciones de cómo está el sistema periodontal de los dientes sobre los que apoya la prótesis.

Si es necesario se realizarán tratamientos como curetajes o raspajes radiculares.

Resultado de imagen para protesis abuelos

A la mayoría de los “abuelitos” les faltan todos los dientes y suelen tener unas prótesis completas. Estas prótesis necesitan ser ajustadas y adaptadas cada cierto tiempo (cada 18 meses) para que sean lo más cómodas posibles. Se ha de saber que este tipo de prótesis se desadaptan porque las encías y los huesos van cambiando de forma y van “mermando”. De tal modo que cada vez hay menos encía sobre la que retener la prótesis.

Esto produce movimiento de la misma, desadaptación. Les provoca mucha inseguiridad a la hora de hablar y sobre todo a la hora de masticar. Terminando por generar un deterioro absoluto de la digestión oral y múltiples úlceras por roce. Por ello es muy importante que tratemos de que al menos puedan masticar sin que la prótesis se mueva;  y para ello contamos con los implantes dentales.

“Sobredentaduras”

Los implantes dentales no sólo se utilizan para sustituir dientes perdidos, sino que también se pueden usar para retener prótesis. La forma de usarlos sería la siguiente:

–       Se pondrían dos implantes en la zona del mentón (esa es una zona en la que siempre hay hueso suficiente para poder poner dos implantitos que ayuden a la retención).

–       Cuando los implantes están integrados (alrededor de 3 meses más tarde) se pone sobre ellos un sistema de bola o locator para que haga click sobre la dentadura postiza.

–       Se confecciona una dentadura postiza con el sistema macho contrario al que llevan los implantes para que se fijen sobre ellos.

Desde luego, nuestros mayores a veces son reticentes  a este tipo de tratamientos. Mi abuela sin ir más lejos, podría haber disfrutado del mismo mucho antes si se hubiera “atrevido”, pero al final se decidió cuando dejó de poder masticar, cuando su alimentación se vio tan empobrecida que su diabetes empeoró, cuando se le salía de la boca la prótesis en cada conversación. Finalmente con 83 años se atrevió y aún se arrepiente, si,  pero de no habérselo hecho antes. Verla comer con normalidad y no quejarse de las úlceritas… es la mejor satisfacción con la que cuento.

Bueno, al menos lleguemos a la sobredentadura para nuestros abuelos que lo merecen todo. No dejéis que os pase como a la abuela de José Mota

La Hora De Jose Mota Mota lleva a su abuela al dentista