Dra. Laura Muñoz Cano, Autor en Zendental

SOLICITA TU CITA


Sabes en qué casos se debe hacer una pulpotomía en niños

La presencia de caries y otras afecciones afines en las bocas de los más pequeños de la casa es igual de frecuente. En algunos casos, se debe a una alimentación desequilibrada con exceso de azúcares dañinas, malos hábitos de higiene oral, o alguna predisposición propia del niño. Afortunadamente, hallarás en la odontopediatría una herramienta que te ayude a cuidar los dientes de tus hijos.

Pulpitis, ¿qué es y cuáles son sus síntomas?

Los dientes de los niños no están exentos de daños como caries y golpes. De hecho, es bastante usual ver niños en estas situaciones. Este tipo de daño puede causar (entre otros problemas) la inflamación de una parte del diente llamada pulpa dentaria que tiene tejido conectivo, vasos sanguíneos y el nervio de la pieza. A esta afección se le llama pulpitis.

Por lo general, el padecimiento se presente de manera asintomática, porque lo que dispara los síntomas son aquellos estímulos externos como el consumo de comidas y bebidas con temperaturas extremas. En este caso, el paciente experimentará:

  • Dolor producto del incremento de presión a la que se somete el nervio y que lo hace (de alguna manera) hipersensible.
  • Ocurrirá en la zona una ruborización producto de la vasodilatación que se detona.
  • Aumentará el calor en la región afectada porque habrá una mayor irrigación de sangre.
  • El niño presentará hinchazón por la cantidad de líquido que se le acumulará en el área.
  • Finalmente, pero no menos importante, el diente se puede tornar de un color negruzco o hasta caerse en su totalidad.

Procedimientos para combatir la pulpitis

Aunque te pudiera parecer demasiado obvio, hacer visitas de odontopediatría periódicamente y una higiene bucal adecuada son claves para la prevención y el tratamiento de esta incómoda enfermedad. Toma en cuenta las siguientes consideraciones al momento de discutir la salud oral de tus hijos con el dentista.

    • Esta afección se combate con un procedimiento conocido como pulpotomía, que se practica bajo anestesia local. Consiste en entrar en la cavidad pulpar para retirar el tejido dañado, desinfectar el tejido restante y tratarlo con sulfato férrico o algún otro medicamento, para finalmente pasar a reconstruir la pieza dental. Conviene hacer un buen seguimiento posterior.
    • ¿En qué caso se realiza este procedimiento y cuál es el tiempo máximo tras el que se puede realizar? Cuando tus hijos presenten  caries (o golpes, u otros eventos) en sus dientes temporales que le provoquen pulpitis, este procedimiento estará en orden. Sin embargo, es difícil saberlo sin el conocimiento, la experticia y los exámenes médicos necesarios, por lo que visitas regulares al dentista te ayudarán a prevenir y detectar a tiempo este problema de salud oral.
    • Si no haces visitas regulares al dentista, entonces acude tan pronto detectes los síntomas para evitar que el mal cobre mayor terreno causando más daño y malestar a la dentadura de tu hijo. Recuerda que la pérdida de piezas dentales afecta la mordida y que, para evitarlo, probablemente tendrás que someter a tu niño a tratamientos que implican un gasto adicional de dinero para ti y para él la incomodidad del procedimiento.
    • ¿Cuál es la diferencia con la pulpectomía? Estos dos procedimientos se distinguen entre sí fundamentalmente por el hecho de que la pulpectomía se practica cuando el daño generado por la caries es tal que no queda de la pulpa dentaria nada digno de salvar. En este caso, se extraen tanto la totalidad de la pulpa como la raíz y parte de la corona para luego reconstruir la pieza con materiales reabsorbibles.

Evítale a tu hijo dolor y una mala imagen personal, no temas someterlo a este tipo de procedimiento que, aunque menores, con el tiempo se vuelven más seguros y sencillos. Encontrarás buenas opciones de odontopediatría en Madrid, pero es conveniente elegir solo lo mejor.

También te puede interesar: Encía inflamada alrededor del implante dental ¿Cuáles son las causas?

 

¿Cómo afectan el biberón y el chupete los dientes de los niños?

Los hábitos del niño durante sus primeros meses de vida pueden impactar en su salud. Por eso debes estar alerta ante conductas como el uso del biberón y el chupete por mucho tiempo. En esta ocasión, te diremos las razones por las que debes cuidar este detalle. Es información que la odontopediatría infantil ha recopilado durante sus años de experiencia con sus pacientes.

¿Cuáles son las consecuencias del uso prolongado del biberón y los chupetes en la salud bucal de los niños?

Es cierto que el chupete y el biberón suelen ser medios para tranquilizar al niño cuando está inquieto. Sin embargo, cuando estos se usan por más de 12 meses, puede provocar los problemas que a continuación citaremos.

Dificultad para enseñar al niño a controlar los movimientos de su lengua

Cuando el niño succiona su biberón o el chupete, la lengua se coloca de tal forma que absorba el líquido o la pieza. Sin embargo, al momento de enseñar al niño a comer alimentos sólidos o para hablar, puede tener problemas para coordinar los movimientos de la lengua.

Infecciones del oído

Los niños que pasan mucho tiempo con el chupete suelen acostumbrarse a respirar más por la boca que por la nariz. Por naturaleza, nuestra nariz cuenta con una membrana mucosa y vellos que filtran el aire que respiramos. Pero un niño que respira por la boca suele absorber todos los elementos presentes en el aire sin ser filtrados. Como consecuencia puede sufrir infecciones en el oído.

Caries en los dientes de leche

Si el niño ya presenta sus primeros dientes de leche, la exposición excesiva a la lactosa puede crear el ambiente necesario para la multiplicación de bacterias. Esto, a su vez, causará caries que afectará al diente que a futuro será el definitivo.

Maloclusiones en los dientes

Al succionar el biberón o el chupete durante muchos meses causará deformaciones en la mandíbula y los dientes superiores. Es aquí donde surgen la mordida cruzada y la abierta. En ambos casos se pierde la simetría que permite una mordida adecuada.

Si el pequeño no puede masticar bien sus alimentos, causará dificultades en sus procesos internos de digestión. Como consecuencia, será necesario consultar al dentista para corregir la formación de los dientes de los niños.

Dificultad para hablar

Si el niño no puede dominar los movimientos de su lengua por causa del uso excesivo del chupete, entonces tendrá dificultades para pronunciar las palabras. Además, es necesario dejar que el niño se exprese con sus balbuceos y sonidos vocales, lo cual no es posible si usa con frecuencia el biberón.

Recomendaciones para prevenir afectaciones por el uso del biberón

Lo ideal es que a los 12 meses de edad el niño comience a abandonar el uso del biberón y del chupete. Se puede hacer de forma gradual, pero no debe superarse los 24 meses. Entre más pronto acostumbres a tu niño a ya no usarlos será mejor.

En cuanto aparezca el primer diente de leche, ya no le proporciones leche a tu niño con el biberón durante las noches. En lugar de este líquido puedes utilizar agua potable. Procura no utilizar azúcar, cereales o miel para endulzar el contenido del biberón. Si por alguna razón agregaste endulzantes a su bebida, asea la boca del pequeño. No dejes que se duerma con residuos de azúcar en sus dientes.

Por último, queremos recomendarte que hagas una visita a los expertos de odontopediatría Madrid. Estos especialistas te ayudarán a tomar medidas preventivas para proteger los dientes y la mandíbula de tu niño. Puedes solicitar una cita por teléfono y cuidar la sonrisa de tu pequeño.

Ortodoncia infantil para prevenir problemas dentales en la etapa adulta

Uno de los temas de mayor relevancia para los padres es el desarrollo de los dientes de sus hijos y del tipo de ortodoncia infantil que deben tener. Por eso, es natural que se pregunten: ¿estarán saliendo en el lugar correcto? ¿Cuándo podré comenzar a llevar a mi hijo al odontólogo? ¿Existirá una edad recomendada? Si es tu caso, aquí te daremos las respuestas.

Edad recomendada para llevar a tu hijo al odontólogo por primera vez

Es muy cierto que la visita al odontólogo dependerá de la dificultad que exista. Sin embargo, lo ideal es que comiencen antes de que ocurran los problemas. Por tal motivo, a fin de evitar inconvenientes más serios se debe ir pronto ante un odontopediatra.

La odontopediatría es la que se encarga de tratar las distintas enfermedades y problemas bucodentales desde la edad más temprana hasta culminar el crecimiento del niño. Por ello, la edad recomendada para tener un control con un odontopediatra es a los seis años.

Este especialista tiene como objetivo evitar que los niños desarrollen problemas dentales mucho más graves en la edad adulta. Para lograrlo, deben prever y detectarlos a tiempo, y esto se logra es desde la infancia.

Quizás te preguntes: ¿por qué a los seis años si todo está bien?, y podría ser cierto. Sin embargo, como a esa edad comienza el crecimiento de los dientes se puede evaluar su desarrollo, posición, fortaleza e incluso la mordida.

En caso de alguna anomalía, es mucho más fácil corregir en ese momento que cuando se está culminando la etapa del crecimiento o cerca de la edad adulta. Además, si se nota alguna alteración, se comenzará a realizar un tratamiento de ortodoncia.

Tratamientos de ortodoncia para el infante

Como ya te mencionamos, evaluar el desarrollo dental de tu hijo a una temprana edad evitará problemas serios en la edad adulta. Para ello, te indicaremos algunos tratamientos que realiza el odontopediatra en caso de ser necesario.

Los selladores

Es un tratamiento que ayuda a prever las caries en los niños de una manera rápida y eficiente. En él se observan las fisuras que aparecen en la superficie de los dientes y se cubren con una pasta especial después de hacer una determinada limpieza.

La pulpectomía

Este tipo de tratamiento se usa cuando se nota una caries en un diente de leche. Así que, en vez de quitar la pieza, se realiza una limpieza profunda para no extraer.

El empaste dental

En ocasiones, un diente puede tener una abertura ocasionada por la caries que produce dolor. Así que se cubre con un empaste dental apropiado.

El flúor

Aplicar el flúor a temprana edad, ayuda a mantener y endurecer el esmalte en los dientes. También colabora en la fortaleza dental y a que estén siempre sanos.

Aparatos removibles

Estos aparatos se sujetan con ganchos en los dientes del niño con el objetivo de corregir la mordedura y posición de las piezas dentales. Pero basta con usarlos unas cuantas horas al día. Son cómodos y los niños se acostumbran rápido a ellos.

Aparatos fijos

Estos tipos de aparatos varían. Podemos mencionar los metálicos, material de zafiro, porcelana y los que trabajan de manera incógnita debido a que no se notan.

Importancia de la ortodoncia a temprana edad

Al saber estos detalles, ¿verdad que es importante llevar al odontólogo a nuestros hijos cuando aún están pequeños? ¡Claro que sí! De hecho, las dificultades que puedan observarse desde los seis años a los doce ya estarán corregidas.

Así que ¡no demores la visita de tu hijo! Recuerda que, si se acude a tiempo a un especialista en ortodoncia, se evitarán problemas bucodentales en el futuro y, sin duda, tu hijo te lo agradecerá.

Importancia de la dieta en niños para prevenir problemas de odontopediatría

Una buena alimentación en los primeros años de edad del niño es fundamental, ya que de allí radica el óptimo desarrollo y crecimiento de su organismo. Por eso, es necesario fomentar una nutrición balanceada adecuada y visitas regulares de odontopediatría, para con cuidado dental de los niños. Como padres tenemos el deber de controlar los alimentos y las bebidas que ellos consumen.

Una buena alimentación para tener dientes sanos

Los primeros años de vida después del nacimiento son transcendentales, ya que hay grandes cambios en el régimen alimenticio. Se pasa de una dieta líquida exclusiva en lácteos a una sólida con diferentes sabores y texturas. La lactancia materna debe ser exclusiva en el primer año de edad por proporcionar una nutrición adecuada y aumentar las defensas del lactante.

En estudios realizados se ha descubierto que la lactancia no es relevante en el desarrollo de las caries, a menos que se use la alimentación artificial con biberones, sobre todo por las noches. Además de promover la aparición de las caries, estos elementos provocan maloclusiones bucales, mordidas abiertas cruzadas, dificultades de pronunciación, entre otras.

Recomendaciones

  • Es recomendable que le des a tus hijos fórmulas lácteas enteras pasteurizadas y que preparares los biberones con agua fluorada.
  • La Leche es necesaria ingerirla por su aporte importante en calcio, proteínas y nutrientes, sin embargo, es necesario vigilar las grasas y proporcionar las fórmulas lácteas descremadas.
  • También se recomienda que se incluyan cereales integrales, frutas, verduras y frijoles para fortalecer el organismo y mejorar la digestión.
  • Si le das batidos de frutas, que sean solo cuatro onzas por día, no más.
  • Las proteínas vegetales y animales también son necesarias para una buena nutrición.

¿Cómo se desarrolla la caries?

La caries de la primera infancia, conocida también como (CPI), es una enfermedad de larga trayectoria, además de infecciosa, que tiene diferentes causas. Es un proceso en que el diente se deteriora como consecuencia de un nivel bajo de minerales en su capa externa. Dentro de los factores de riesgo para que se desarrolle en los niños tenemos:

  • El tener bacterias cariogénicas en la cavidad bucal. Son inoculadas con mucha facilidad a través del beso de padres, cuidadores y otros. También, por utensilios, cuando se sopla algún alimento antes de dar el alimento al bebe, etc.
  • El consumir alimentos ricos en carbohidratos es la base para multiplicarse las bacterias, sobre todo el tipo de monosacáridos que se desdoblan más rápido.
  • Los alimentos ricos en azúcares con más de un 14 % promueven la producción de bacterias y elevan el riesgo para la aparición de caries.
  • Introducir alimentos precozmente como, por ejemplo, los cereales pueden acelerar el proceso, ya que contienen una gran cantidad de azúcares refinados, de los cuales no somos conscientes.
  • No es bueno consumir productos comerciales azucarados, sobre todo por las noches. La goma de mascar, gelatinas, malvaviscos y otras golosinas se adhieren con mucha facilidad a la cavidad bucodental. Esto, aunado a la ausencia de una adecuada higiene dental, aumenta la multiplicación de bacterias que producen las caries.
  • Otros factores importantes son la predisposición a la caries, la poca cantidad de salivación por algunas enfermedades y los medicamentos como corticosteroides. También los defectos del esmalte, una anatomía defectuosa de la superficie dental, entre otros.
  • No es recomendable embadurnar la tetina ni el chupete en sustancias dulces como miel y otros azúcares.

En la consulta de odontología infantil preventiva las recomendaciones que prevalecen en el tiempo es la nutrición fomentando la alimentación saludable, ya que de allí radica el comienzo de una buena salud dental para la infancia.

Las consultas de odontopediatría son fundamentales para el cuidado dental de los niños. Esta les ayudará a crear una vida de buenos hábitos alimenticios y mejorar su higiene bucodental.

También te puede interesar: Tipos de traumatismos dentales en niños y adolescentes

La importancia de la odontopediatría en niños con síndrome de Down

Debido a que los pacientes con síndrome de Down presentan características morfogenéticas que pueden predisponerlos a presentar patologías bucales, es recomendable que desde pequeños se les brinde la atención adecuada. Sigue leyendo y descubre cómo la odontopediatría puede prevenir que estos pequeños desarrollen problemas dentales.

¿Qué tipo de problemas bucales pueden presentar los niños con síndrome de Down?

Es sabido que estos pacientes son más vulnerables, pues presentan problemas de comunicación y otras deficiencias. En ese sentido, son fundamentales las medidas preventivas a temprana edad con el fin de reducir los riesgos que puedan presentarse. A continuación, veamos las patologías más comunes de estos pacientes.

 

Caries

Se ha demostrado una relación de la incidencia de caries en pacientes con discapacidad física o retraso mental. Esto se debe a que las diferentes alteraciones del área bucal predisponen a un mayor riesgo de caries.

 

Enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal (EP) aparece en casi todos los pacientes que padecen este síndrome. Los síntomas que se pueden notar a edades tempranas son irritabilidad, dolor en las encías, febrícula, así como dificultad para la alimentación.

En pacientes de dos a cinco años, la enfermedad suele ser más grave. Aunque se trata de un padecimiento reversible, es necesaria su atención temprana, pues de no tratarse, puede evolucionar a un cuadro más crítico.

 

Alteraciones de la oclusión

Prácticamente el 100 % de los pacientes con Down presentan algún problema de oclusión. Este padecimiento se puede atribuir también a las alteraciones estructurales dentales y craneofaciales.

Para tratar este padecimiento, es importante trabajar en los hábitos para la rehabilitación de la musculatura orofacial a través de ejercicios labiales, respiratorios y linguales.

Algunas otras patologías dentales que pudieran presentar los pacientes con síndrome de Down son:

  • La implantación irregular de dientes.
  • Anodoncia o agenesia dental.
  • Retención prolongada de dientes deciduos.
  • Alta frecuencia de mordida abierta.
  • Forma anormal de dientes (más frecuente en los permanentes).

¿Por qué es importante llevar a los niños al odontopediatra?

Como vimos, los niños con síndrome de Down presentan características orales y maxilofaciales especiales, así como otras condiciones de salud física y mental. Debido a ello, existen múltiples factores de riesgo que predisponen a los infantes con este padecimiento a enfermedades bucales que pueden influir en una menor calidad de vida.

Por esta razón, es importante identificar estos factores de riesgo a una edad temprana. Con una correcta atención odontológica, por ejemplo, la pérdida de dientes puede ser eliminada o reducida mediante los métodos de intervención.

Por otra parte, la asistencia a edades tempranas de estos pacientes permite que creen una relación con los profesionales dentales, lo cual genera una mejor cooperación en las consultas.

El propósito del cuidado odontológico temprano en estos niños es mejorar o eliminar los problemas bucales que padecen a través de una atención multidisciplinaria.

¿Cómo es el manejo de este tipo de pacientes?

Debido a las características propias de este padecimiento, existen una serie de cuestiones que debemos tomar en cuenta antes de darle atención odontológica a estos niños.

Es recomendable que ellos acudan a la clínica dental desde pequeños y procurar que siempre sea la misma.

El odontopediatra deberá conocer el historial médico del paciente, así como sus habilidades sociales y de comunicación. Los especialistas suelen usar juguetes como incentivo para generar confianza, o bien pedir que lleven su juguete favorito. También usan otras técnicas para calmar al paciente.

Las técnicas de inmovilización solo se utilizan como último recurso y nunca como conveniencia.

Gracias a la odontopediatría infantil es posible tratar estos padecimientos a través de profesionales especializados. Sobre todo, en pacientes con síndrome de Down, la atención con estos especialistas es fundamental y necesaria.

También puede ser de tu interés: Los efectos del cigarrillo electrónico en tus dientes y encías

¿Cómo la salud bucal influye en el rendimiento escolar de los niños?

La odontopediatría es la especialidad que se encarga de evaluar el estado de la salud bucal de los niños, siendo la edad escolar, el periodo en el que se le debe prestar mayor atención. Esto de debe a que la vulnerabilidad existente en esta etapa puede influir en su autoestima y en el rendimiento escolar.

Causas del deterioro dental infantil

Las caries son el principal problema en los dientes de los niños, representando así, al enemigo a combatir por ser la causante de los dolores bucales debido a la inflamación que producen. Entre las causas que las provocan tenemos:

  • Inadecuada higiene bucal.
  • Ingesta de dulces y golosinas.

Los niños cuando carecen de una adecuada orientación por parte de los padres, en cuanto a la higiene bucal, no prestan atención a la hora de realizar su aseo personal. Si adicionan a este mal hábito el consumo prolongado de golosinas, obtendrán como ganancia una caries dental.

Consecuencias de llevar una mala higiene bucal

Los resultados de un inadecuado aseo bucal son:

  • Mal aliento.
  • Frecuentes dolores dentales.
  • Baja autoestima.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Ausentismo escolar.
  • Dificultad para socializar.

Los niños que mantienen una deficiente higiene bucal son más propensos a desarrollar baja autoestima. Esta desventaja para mantener una confianza en sí mismos perjudica su desenvolvimiento en situaciones como su participación en la escuela y hacer nuevos amigos.

Incidencias en el rendimiento escolar

La caries dental es una enfermedad consecuente en los niños. Un estudio señaló que uno de cada tres sufrió de dolor fuerte. En cuanto a la asistencia a las escuelas, el estudio arrojó que tres de cada diez estudiantes han estado ausentes por causa del dolor bucal. Los niños que manifiestan tener ese dolor son tres veces más proclives para evitar las actividades escolares.

Analizando la interacción con su entorno o vida social, los niños que sufren dolores dentales por causa de las caries, por la baja autoestima se les dificulta sociabilizar, evitan sonreír y les resulta difícil hacer nuevos amigos.

Claves para mejorar la higiene bucal de tus niños

La ausencia de hábitos en la higiene dental forma parte del conjunto de normas que los padres deben incluir entre sus hijos que asisten a las escuelas. Por este motivo, el mandato debe establecer la necesidad de inculcar la higiene bucodental a través de un adecuado cepillado.

Para que esto se cumpla, se debe tomar las siguientes medidas:

1. Ayúdalos a cepillarse los dientes: Cuando los hijos están pequeños, no saben o no pueden lavarse los dientes ellos solos. Es necesario supervisar su cepillado por lo menos tres veces al día. Esto es esencial para evitar la aparición de caries u otras infecciones bucales.

2. Presta atención a lo que comen: Lo que consumen es una de las causas que influyen en su mala salud dental. Si se sobrepasan en la cantidad de azúcares que ingieren, será probable que los dientes, incluidos los de leche, presenten perforaciones en sus tejidos. El consumo de caramelos y de refrescos debe ser controlado para que el azúcar no dañe sus dientes.

3. Llévalos al odontólogo infantil con frecuencia: La detección de una caries a tiempo puede evitar que se extienda por la cercanía a otros dientes. Es importante que los hijos asistan a una revisión al menos dos veces al año. Con estas visitas planificadas a tiempo, no tienen por qué producirse pérdidas de días de escuela. El odontólogo llevará un control en la salud dental del niño, además podrá tratar otras posibles patologías.

En la educación de los hijos es fundamental inculcarles desde temprana edad la importancia de efectuarse un adecuado cepillado de sus dientes. Este hábito diario les proporcionará un mejor desempeño en los primeros años escolares y en su vida social.

También puede ser de tu interés: ¿Cómo deben actuar los padres en las primeras visitas al dentista de sus [email protected]?

¿Cómo deben actuar los padres en las primeras visitas al dentista de sus [email protected]?

Para la odontología infantil se requiere tacto, psicología y mucha paciencia, pero como padres es nuestro deber apoyar contundentemente al especialista. Debemos iniciar las conversaciones previas con nuestros pequeños, dándoles a entender de qué se trata esta nueva experiencia y logrando que la misma sea agradable y entiendan su importancia.

¿Cómo puedo dar el primer acercamiento a mis [email protected]?

Las visitas al odontólogo causan nervios en muchos niños. No obstante, esta puede ser una conducta aprendida de los padres quienes, al no saber cómo expresarle a sus hijos la experiencia que vivirá, pueden generar algo de inseguridad en los más pequeños.

Si estás buscando una idea de cómo hacer un primer acercamiento en casa sobre la importancia de la consulta con el dentista, te describiremos en unas pocas líneas algunos tips de utilidad. Te recomendamos ser metódico y sincero, pues seguramente esta primera visita al odontólogo será todo un éxito.

 

1. Explicar la importancia de la salud e higiene bucal

Los dientes, además de ser una tarjeta de presentación, son indispensables en la alimentación, siendo uno de los primeros elementos en el proceso digestivo. Sin embargo, a los niños es preciso guiarlos constantemente en el adecuado cuidado de su salud bucal. Es importante que les hagas entender a los más pequeños del hogar que los especialistas dentales serán los encargados de apoyar esa salud de mejor forma.

 

2. Definir las funciones de los dentistas

Antes de la primera consulta, seguramente habrá un gran número de interrogantes por parte de los pequeños. En muchos casos, incluso, esas preguntas se quedan en su cabeza, siendo necesario que le aclares qué y cómo hará el odontólogo en su visita.

Es recomendable que le expliques con algunas imágenes o incluso con sus juguetes favoritos, diciéndole que estará sentado algunos minutos en una silla iluminada, tendrá que abrir su pequeña boca y el especialista lo examinará. Es posible que haga algo de frío en el consultorio y que, además, le coloque un poco de agua para limpiar durante su revisión.

3. Presentar al dentista infantil como alguien divertido

Los más pequeños quieren divertirse constantemente, por lo que la visita al dentista no debe presentarse de forma aburrida. Todo dentista especializado en infantes tiene una serie de herramientas que fomentan la interacción y la diversión durante la consulta, siendo recomendado que les cuentes a tus hijos como, aparte de cuidar su salud, conocerá a un profesional amable y divertido.

odontologia infantil primera cita

 

4. Despertar su curiosidad

Todo niño es curioso por naturaleza. Después de todo, están aprendiendo y estudiando su entorno en todo momento, y los padres debemos apoyarlos para que entiendan y descubran. Puedes tranquilizarlos inicialmente al hablarles sobre las herramientas con las que cuenta el odontólogo en su consultorio, siendo efectivo de dos formas: como elemento de distracción y como factor motivador. Puede que tengas un futuro dentista en la familia.

 

5. Evitar transmitirle miedos personales

Es muy común que los padres transmitamos algunos miedos infundados en experiencias previas. Esto lleva un serio problema, pues no permite que los niños desarrollen sus propias experiencias, ya que todo estará basado en las nuestras como padres.

Siempre será recomendable contarle al niño con sinceridad qué verá en su visita, pero evitando infundirle nervios o temores basados en nuestras experiencias previas. Hay que tratar el tema de forma objetiva, divertida y creando conciencia de la importancia de la visita que se realizará.

No permitas que los nervios y el estrés se apoderen de ti en la primera visita al dentista de tus hijos. Es muy importante siempre ser sinceros y hablarles de la importancia de salud bucal, logrando que los pequeños se suelten y confíen.

También puede ser de tu interés: ¿Cómo de importantes son las revisiones mensuales en el tratamiento de ortodoncia en niños?

¿Cuando nuestros hijos deben acudir al odontopediatra?

Los niños cuando crecen van desarrollando nuevas habilidades y, asimismo, le aparecen los primeros dientes de leche. Por eso, es necesario que sepas cuando debes llevar al niño al odontopediatria infantil.

¿Qué es un odontopediatra?

Es un profesional especializado en pediatría odontológica y en psicología infantil. También se encarga de examinar y ocuparse de los niños hasta la adolescencia.

Además, pueden identificar posibles irregularidades en la posición de los dientes o los maxilares para dirigir a los pequeños al ortodoncista. Sin embargo, es necesario que los profesionales, como el odontopediatra y ortodoncista, tengan buena coordinación para que tu hijo pueda recibir el mejor trato.

En algunos casos, una maloclusión, que es una alineación incorrecta de los dientes, requiere una alianza de trabajo entre el ortodoncista y periodoncista para evitar que se desgasten los dientes y se dé una perdida de altura en el espacio dental.

¿Qué es la odontopediatría infantil?

Somos conscientes de que necesitas saber cuándo acudir, pero también dónde ir. Por lo tanto, te lo explicaremos.

Es una rama de la odontología responsable del tratamiento y prevención de los problemas bucales de los más pequeños. Puedes acudir en los siguientes casos:

  1. Establecer posibles anomalías en los maxilares o dientes.
  2. Tratar las caries y sus consecuencias.
  3. Encontrar solución a un traumatismo en la boca.
  4. Sellar fosas y fisuras molares para evitar probables caries futuras.
  5. Ayudar a tu hijo a lograr una rutina de cepillado diario.

 

¿Cuándo es el momento indicado para visitar al odontopediatra?

Para ir al dentista hay muchos factores que debes tomar en cuenta. La primera cita dental tiene que ser cuando tu niño sea muy pequeño para eliminar posibilidades de alguna anomalía y que ambos se familiaricen con la higiene bucal.

Lo recomendado es acudir por primera vez alrededor de los 3 años, no obstante, puedes llevar a tu pequeño después de la aparición de los primeros dientes porque existen niños que en su etapa escolar ya cuentan con caries.

Para conocer el período de tiempo de consulta al especialista tienes que considerar algunos aspectos y analizar cuál es lo mejor para tu hijo.

  • Niños con mayores riesgos: son aquellos con posibilidades altas de tener caries por distintas razones, como dormir con objetos en la boca o no cepillarse los dientes adecuadamente.
  • Niños con riesgo menor: los niños estarán a cargo del pediatra, el cual decidirá de establecer la frecuencia con que acude al dentista tu hijo.
  • Herencia: este factor puede ser determinante. Puede que tengas que visitar cada 6 meses al especialista, si alguno de tus familiares ha padecido problemas de dientes y boca.

 

Consejos sobre el cuidado de dientes para niños

El lavado de dientes y mantener una buena higiene dental es un hábito que los niños deben desarrollar. Por ello, es fundamental saber que antes del año ya se puede realizar una limpieza de encías después de cada comida. A continuación, te explicamos como hacerlo:

  1. Realizarlo con una gasa humedecida
  2. Usar un cepillo de acuerdo con la edad de tu hijo
  3. Usar pasta con bajo contenido en flúor. No debes utilizar pasta dentrífica hasta que tu hijo cumpla dos años.
  4. No dejarle el biberón demasiado tiempo en la boca porque puede desarrollar caries, debido, al contacto extendido con los azúcares de la leche.

En total son 20 los dientes temporales que le saldrán a tu hijo desde los 6 meses hasta los 3 años. Estos son imprescindibles para el desarrollo correcto de la estructura dental. Después del primer control dental, tienes que procurar conseguir, con ayuda de un dentista de confianza, que tu niño o niña desarrolle un hábito de higiene bucal.

También te va a int-eresar: http://www.zendental.es/edad-ortodoncia/

¿Cómo conseguimos que la primera visita al dentista de tu [email protected] sea una muy grata experiencia?

Seguramente deberás llevar a tu hijo a la primera visita con el dentista en una sala de odontopediatria. En este post te mostramos algunos consejos para que tenga una buena experiencia en la consulta y no aparezcan problemas de conducta.

 

La primera visita dental

Un dentista es un profesional de la salud que ha estudiado odontología y se encarga de evitar, determinar y tratar enfermedades dentales y bucales.

Sabemos que, para algunos niños, ir al odontólogo puede convertirse en un trauma porque tal vez tenga miedo. También hay casos en los que no sabe lo que pasará o en los que los padres transmiten sus temores a los pequeños.

Debes explicarle a tu hijo como será la visita dental, la cual comenzará con una limpieza completa donde se usarán instrumentos especiales para eliminar el sarro acumulado. De este modo, se previenen las caries y los problemas de las encías.

El profesional hará un examen completo de sus encías, boca y dientes para comprobar si existen problemas. Además, según la edad, pueden realizarse algunas radiografías para determinar si hay otros trastornos que pasan inadvertidos.

El intervalo de tiempo para consultar a un dentista sobre la salud de los más pequeños es de tres a seis meses.

 

3 estrategias previas para que el niño pierda el temor

A continuación, te damos tres recomendaciones para que la primera cita con el odontopediatra resulte más llevadera:

1. Conversar con tranquilidad: Es mejor explicarle dónde va y qué proceso se seguirá en la clínica dental. Puedes contarle que el dentista verificará el estado de sus dientes y que lo felicitará por su cuidado.

2. Demostrar una buena higiene dental: Cuando toda tu familia practique el cuidado bucal, tu hijo observará la importancia de este proceso y no sentirá miedo por ir a una cita.

3. Escoger una buena clínica dental: Has de seleccionar una consulta de garantías donde vaya a estar tranquilo. También es importante que se encuentre cerca de tu casa y tenga horarios flexibles para facilitar la visita.

Por otro lado, has de valorar que el personal tenga experiencia y sea amable. Del mismo modo, que el centro cuente con un espacio limpio e iluminado y, por último, que posea una decoración adaptada en la sala de espera.

La visita a un odontopediatra es vital para conservar una buena salud bucodental y para identificar posibles problemas de manera inmediata.

Importancia de la comunicación entre el dentista y el menor

Si, en la primera cita, el dentista de confianza logra establecer una buena comunicación con tu hijo, puedes evitar ciertos problemas de conducta de tu pequeño.

En este sentido, la preparación anticipada es el punto de inicio para concienciar a tu hijo sobre lo que le sucederá en el consultorio. Esto se puede llevar a cabo mostrándole vídeos o imágenes positivas sobre el proceso de limpieza bucal para lograr un entorno de confianza y cero preocupaciones. También puedes ofrecerle un premio para que el niño colabore y pierda el miedo.

Por otra parte, el odontopediatra necesitará comunicarse directamente con el niño, por lo que cualquier distracción del ambiente ha de ser controlada. Recuerda que, para un dentista, es fácil relacionarse con tu hijo cuando no estás presente en el proceso de limpieza bucal. Sin embargo, hay casos en los que el apoyo de los padres hace que el niño se sienta más tranquilo y relajado.

Si estás pensando cómo evitar problemas en la consulta de un dentista, tener en cuenta los factores mencionados puede ayudar a tu niño a tener una buena experiencia.

También te va a interesar: ¿cuándo decidir poner ortodoncia a mi hijo?

¿Cuándo decidir poner ortodoncia a mi hijo?

Los inconvenientes que se presentan por el mal alineamiento de los dientes, generalmente aparecen a muy temprana edad. Si te preguntas «¿cuándo realizar ortodoncia a mi hijo?», te comentamos que según los ortodoncistas, se sugiere comenzar con revisiones periódicas aproximadamente a los 7 u 8 años de edad, para evitar intervenciones más complejas en un futuro.

Según la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), la primera visita debes realizarla con tu hijo durante la aparición de sus primeros dientes, con el propósito de observar con más detalle el crecimiento y la formación gradual de toda su dentadura. En algunos casos hay que actuar a tiempo para mejorar algunas alteraciones a través de la ortodoncia.

Usualmente, la ortodoncia infantil es más efectiva que en los adultos porque la estructura de los dientes no se ha establecido definitivamente. Así mismo, existen tratamientos como la Ortodoncia Interceptiva con los que se corrigen con éxito los problemas en la mordida.

 

Decidirse por un tratamiento de ortodoncia

 

Seguramente te preguntarás; ¿cuándo es necesario hacerle un tratamiento de ortodoncia a mi hijo? La ortodoncia puede funcionar desde los 6 a los 7 años, sin embargo, generalmente puede comenzar a partir de los 11 a los 14 años, todo depende de la formación y salida de los dientes de tu hijo en edades tempranas. El ortodoncista puede determinar si tu hijo necesita una corrección dental en los siguientes casos:

 

 

También te va a interesar: La importancia en la calidad de un implante dental.

 

Experimenta la pérdida de sus dientes de leche antes de tiempo

 

Por lo regular, los molares frontales comienzan a caer a los 6 años, sin embargo, puede perderlos prematuramente ya sea por un deterioro o por un accidente, como una caída o un golpe fuerte, lo que puede ocasionar que los dientes definitivos comiencen a salir torcidos o por apiñamiento y con ello, una falta de espacio entre ellos.

 

Los dientes se agolpan unos a otros

 

Este problema de apiñamiento se presenta por diversas causas genéticas o familiares y los especialistas los clasifican según su grado de severidad. Pero si tu hijo presenta esta anomalía, la ortodoncia puede corregir y mejorar este problema con éxito.

 

Los molares no salen en la posición correcta

 

Los motivos pueden variar, como por ejemplo; la herencia genética, causas congénitas o causas adquiridas a temprana edad. Este último problema suele ser el más frecuente en los niños al chuparse los dedos, respirar por la boca, hacer presión en los dientes con la lengua o con los dedos o morderse los labios con regularidad.

 

Decidirse por un tratamiento de ortodoncia

 

Al comer se muerde los laterales de la boca

 

Las lesiones al morderse en las mejillas o la lengua suelen ser muy comunes en los niños y esto se debe a que el maxilar superior e inferior no interactúan correctamente.

 

No mastica bien

 

Este problema normalmente es llamado como maloclusión dental, en donde se observan diferencias entre los dientes superiores e inferiores, como ya hemos visto el apiñamiento entre ellos. Igualmente, los maxilares pueden presentar defectos congénitos como por ejemplo el paladar hendido o el labio leporino.

 

Separación de dientes

 

Los molares distanciados pueden aparecer si por ejemplo los dientes son muy pequeños con relación al hueso frontal, o en ocasiones puede deberse a una mala alineación entre ellos. La ortodoncia suele ser la solución para corregir los movimientos entre dos dientes que pueden afectar a todos los demás.

El especialista te aconsejará sobre qué decisión es mejor para tu pequeño, ya sea si es necesario esperar a que sus dientes y huesos se formen, o realizarle un procedimiento de ortodoncia para corregir o prevenir cualquier problema dental. La sonrisa de tu hijo es para toda la vida y seguramente te lo agradecerá.