Dr. José Ángel Palomino Ruiz, Autor en Zendental

SOLICITA TU CITA


¿Qué edades atiende un odontopediatra?

La odontopediatría es la rama de la odontología que se dedica al estudio, atención y cuidado de los dientes y las encías del niño desde los seis meses hasta los 14 años de edad.

Si tu hijo no ha acudido tempranamente al dentista, la primera consulta puede significar una experiencia estresante para él. Sin embargo, este especialista usa estrategias y técnicas de distracción y creación de confianza que le permitirán superar el miedo.

A continuación, te contamos cuáles son las diferencias entre el odontopediatra y el odontólogo general. También, te referimos cuáles son los grandes beneficios y las valiosas ventajas de que tu hijo reciba atención especializada desde sus primeros años de vida.

Diferencias entre el dentista que atiende niños y el general

El dentista que atiende niños está especializado en odontología pediátrica y psicología infantil. Las diferencias que hallamos entre esta especialidad y la odontología general son las que se señalan a continuación:

  • El odontopediatra recibe formación y adiestramiento en varias áreas especializadas como odontología del lactante, crecimiento y desarrollo del niño, entre otras.
  • Usa instrumentos y equipos adaptados al tamaño y las necesidades de los niños, la silla dental es más cómoda y pequeña, los instrumentos acordes a su anatomía.
  • Adecúa el tratamiento a la conducta y edad de cada paciente.
  • Identifica el requerimiento de ortodoncia tempranamente y trabaja en coordinación con el ortodoncista para que el pequeño reciba un buen trato.

Por su parte, el especialista en odontología general ofrece consultas indicadas para adultos en un ambiente con características semejantes al hospitalario. Lleva a cabo una evaluación y entrevista para ofrecer el diagnóstico y tratamiento adecuado a cada caso.

Algunos padres prefieren que sus hijos asistan con el especialista en odontología pediátrica hasta los 18 años de edad. Otros, por su parte, deciden que sea hasta que se completa la dentición permanente, entre los 12 y 13 años.

Sea cual sea tu decisión, en nuestra clínica ofrecemos servicios de Odontopediatría en Madrid y estamos disponibles para brindarles la mejor atención.

Ventajas de la atención odontológica infantil

Indudablemente la salud bucal es una parte fundamental de la salud integral del niño. Comienza incluso antes del nacimiento, con la información oportuna que deben recibir los padres en cuanto al cuidado de las encías y los dientes de sus niños.

La atención dental durante la infancia ofrece diferentes ventajas:

  • Identificar precozmente posibles alteraciones de la dentición temporal, incluso antes de la aparición de los primeros dientes.
  • Orientar a los padres en relación con los buenos hábitos y cómo incorporarlos en las distintas etapas del desarrollo de sus hijos.
  • Ayudar a que la transición entre la dentadura temporal y la definitiva sea menos traumática, mediante los consejos y la atención especializada.
  • Garantizar la prevención de las caries resulta ser el tratamiento más sencillo y económico a largo plazo.

Beneficios de la odontología pediátrica

Los niños atraviesan diferentes etapas del crecimiento y desarrollo con necesidades de atención específicas en cuanto a su salud oral.

La odontología pediátrica ofrece un enfoque integral a fin de satisfacer las necesidades específicas en cada fase. Esta especialidad proporciona los siguientes beneficios para los padres y sus hijos:

  • Recibir la atención e información adecuada en cada etapa del desarrollo del niño.
  • Habituar al infante a acudir a consulta dental tempranamente, puesto que lo requerirá a lo largo de los años.
  • Adquirir hábitos de higiene y cuidado dental a una edad temprana y así garantizar que se mantengan durante toda la vida.
  • Proteger el esmalte dental mediante la aplicación de flúor tópico, en cuanto sea necesario.
  • Tratar y controlar oportunamente los posibles traumatismos en la dentadura temporal y definitiva.

Finalmente, es fundamental que tu hijo reciba atención especializada y adaptada a sus características y necesidades, a fin de garantizar su salud dentaria y, por ende, su bienestar integral.

¿Qué tratamientos hace un odontopediatra?

¿Sabías que la odontopediatría es una de las ramas de las especialidades odontológicas que se encargan del diagnóstico y tratamiento de problemas bucodentales en niños y adolescentes?

Los odontopediatras se enfocan en la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades y afecciones de la cavidad bucal que incluye boca, dientes y encías, así como del área maxilofacial que involucra cabeza, cuello, cara y mandíbula. También mantienen la función y apariencia de estas áreas, atendiendo problemas dentales únicos que pueden desarrollarse a medida que el cuerpo se desarrolla y crece.

Todos los niños y adolescentes, incluidos aquellos con discapacidades físicas o mentales, deben recibir atención dental regular durante la niñez. El cuidado dental pediátrico regular es la mejor manera de prevenir las caries, la enfermedad de las encías y otras afecciones de la salud bucal.

Tratamientos que realiza un dentista pediátrico

Los procedimientos dentales pediátricos pueden presentar ligeras diferencias con los procedimientos dentales aplicados a los adultos, pero todos son relativamente similares.

Entre los principales tratamientos dentales que realizan los profesionales odontopediátricos puedes encontrar los siguientes:

  • Exámenes de salud bucal que incluyen la evaluación de riesgo de desarrollo de caries dental en el niño.
  • Eliminación de caries. La caries dental es considerada la enfermedad crónica más común en los niños. Los expertos estiman que más del 50 % de los niños tienen caries en los dientes primarios, lo que la convierte en una condición cinco veces más común que el asma. La mayoría de las veces, las caries se pueden tratar con un procedimiento de empaste dental rápido y simple.
  • Evaluación y tratamiento temprano de afecciones dentales. Apoyado con radiografías e imágenes computarizadas que les permiten diagnosticar y aplicar correctivos a futuros problemas orales en los niños como sobremordidas, mordidas inferiores, rechinar de dientes e irregularidades en la mandíbula.
  • Limpiezas dentales y tratamientos preventivos con flúor. Las limpiezas de rutina son importantes porque los dientes de los niños son más susceptibles a las caries debido al consumo excesivo de azúcar y la falta de higiene bucal. Los tratamientos con flúor ayudan a fortalecer los dientes, previenen las caries y dificultan la acumulación de sarro y placa.
  • Atención de lesiones dentales como dientes fracturados, desplazados o con gran sensibilidad, por lo que un empaste puede restaurar la estabilidad y función dental.
  • Extracción de piezas dentales. Cuando los dientes se infectan demasiado o si no tienen espacio en la boca y dificultan la erupción de los dientes permanentes, el dentista pediátrico puede considerar aplicar el procedimiento de extracción.
  • Manejo de la enfermedad de las encías para prevenir la enfermedad periodontal pediátrica. Se considera que la periodontitis agresiva se presenta con mayor frecuencia en niños y adolescentes; se caracteriza por una pérdida acelerada de ligamento periodontal y hueso alveolar de uno o más dientes.
  • Diagnóstico temprano de condiciones de salud oral como resultado de diabetes, asma, fiebre del heno y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

El desarrollo de los dientes en niños se realiza dentro de los primeros seis meses de vida. Los dientes primarios comienzan a caerse alrededor de los seis o siete años y son reemplazados por los dientes permanentes. Sin embargo, aunque los primeros dientes son reemplazados en la adultez, es importante iniciar el cuidado en etapas tempranas, debido a que la atención dental inexistente o inadecuada puede originar enfermedades orales que duran toda la vida.

El primer chequeo dental de tu niño puede realizarse a cualquier edad. Asociaciones de odontopediatría en Madrid recomiendan llevar a tu niño a un primer control dental dentro de los seis meses posteriores a la erupción del primer diente para asegurar que tenga la evaluación y el tratamiento adecuado, y prevenir futuros problemas dentales.

¿Cómo fortalecer los dientes de los niños?

Velar por la salud oral de tus niños es una de las prioridades que, como padre/madre, tienes en la actualidad. Una de nuestras mayores inquietudes se viene enfocando en la prevención de enfermedades dentales a través del cuidado diario, recibiendo orientaciones de higiene, alimentación o servicios de odontopediatría donde te brinden una atención adecuada que te permita fortalecer su salud dental.

Recomendaciones para fortalecer la salud dental de tus niños

Te compartiremos algunas indicaciones que, como padres y tutores, puedes adoptar para cuidar y fortalecer los dientes de los niños. Algunos de las acciones recomendadas son:

  • Consumir alimentos ricos en calcio, fósforo, minerales, proteínas, vitamina A, C y D ayudará al fortalecimiento de los dientes de los más pequeños.
  • Incluir en su dieta alimentos como el huevo, leche, el yogurt natural, frutas, vegetales crudos como la espinaca y la lechuga, cebolla y manzana.
  • También el pescado, la carne, las semillas y frutos secos ayudarán a que el consumo de este conjunto de alimentos fortalezca sus piezas dentales para que permanezcan sanas desde sus primeros años de vida, contribuyendo a fortalecer el esmalte dental y las encías.
  • Acudir al dentista periódicamente es una manera de preservar la salud oral de los niños. Como parte de la prevención de enfermedades dentales, es necesario que acudan habitualmente a especialistas. Una revisión a tiempo permitirá monitorear el estado de salud de sus dientes o recibir un tratamiento adecuado en caso de caries, aportando a un crecimiento de piezas dentales sanas. Para estos servicios de salud odontológica, tienes odontopediatría en Madrid, donde podrás encontrar la mejor revisión y atención odontológica de nuestros niños, esencial para mantener sus dientes fortalecidos.
  • Mantener una higiene constante es fundamental para garantizar la salud dental de nuestros niños. Sabemos que las caries en sus dientes son situaciones que debemos evitar. Estas son generadas por diferentes causas, en algunas ocasiones por el tipo de alimentación que consumen, pero también por los ácidos que se producen en la boca después de comer al metabolizar los azúcares de los alimentos; por ello, promover hábitos de aseo diario, con un cepillado adecuado con pasta dentífrica con flúor y el uso de seda dental después de cada comida, evitará este tipo de enfermedades bacterianas en nuestros niños.
  • No propiciar el consumo de alimentos dañinos. Se recomienda reducir la ingesta de gaseosas y otro tipo de golosinas en los niños, que, por su composición azucarada y pegajosa, hace que los restos queden incrustados en los dientes, lo cual genera un riesgo para la aparición de caries o también puede afectar el esmalte dental, lo que lo desgasta a través de los ácidos que contienen cierto tipo de alimentos, como las bebidas azucaradas.
  • Realizar un cepillado agresivo puede debilitar y desgastar los dientes de los niños; por ello, hay que manejar un cepillado adecuado, con cerdas suaves que permitan extraer los alimentos de los dientes y brindar una limpieza óptima sin maltratar las encías y el esmalte de las piezas dentales de los niños. Las encías hacen parte fundamental del sistema dental, cuidar de ellas también garantiza un sistema dental saludable y fortalecido en los niños.
  • Prestar atención a ciertos hábitos que pueden desarrollar los niños respecto a introducir objetos en la boca o apretar sus dientes, esto debilita la capa dental, tuerce sus dientes o puede desencadenar en una fractura de la estructura dental. Corregir estos hábitos a tiempo garantiza el crecimiento de dientes fuertes y saludables.

Establecer prácticas saludables a temprana edad ayudará a tus niños a proteger sus dientes, cuidar de su salud oral y así garantizar el crecimiento de un sistema dental fortalecido con un excelente funcionamiento.

Odontopediatría: como tratar a un niño

Llevar a los niños a consulta con el dentista, sobre todo si es la primera vez, puede ser todo un desafío del cual pueden salir estresados si no están preparados para afrontarlo. Para tu tranquilidad, el profesional de odontopediatría en todo el mundo, así como el personal de odontopediatría en Madrid, está capacitado para lidiar con estas situaciones; a continuación, podrás ver cómo manejan los distintos tipos de conductas infantiles.

1. primera visita

El profesional del área sabe que la primera impresión es la que cuenta, por eso procura siempre hacer de su consultorio un ambiente agradable, con decoración apropiada y espacios cómodos, que inspiren confianza en el niño.

Las operaciones, siempre que sea posible, son realizadas en orden de complejidad, es decir, que primero se realizan las más sencillas y luego se pasa a las más complicadas. Esto a menos que no se trate de un cuadro de urgencia. Así, lo primero que se ejecuta es la evaluación, luego se toman radiografías y, por último, se pasa a los fluoruros. Esto para ir acostumbrando poco a poco al niño(a) al procedimiento.

2. Conducta renuente

El odontólogo actuará en estos casos de manera calmada y firme, explicando el procedimiento a realizar de forma clara e identificando apropiadamente los objetivos. Asimismo, tratará también de buscar un punto de afinidad para continuar desde allí o establecer acuerdos con el niño(a).

3. Conducta tímida

La timidez puede jugar en contra de la consulta y/o el tratamiento dental de los niños, ya que puede enmascarar sentimientos como la aprehensión, el temor o el rechazo al tratamiento.

En estos casos, el dentista aborda al niño(a) de manera paulatina, tratando de establecer confianza entre ellos, así como de fomentar la confianza del niño(a) en sí mismo(a).

4. Conducta tensa

En ocasiones, el niño(a) colabora con el procedimiento, pero se muestra nervioso al respecto, suda, mantiene las manos firmemente apoyadas en el asiento, entre otros signos de un lenguaje corporal que nos muestra inequívocamente que no se siente cómodo(a).

En estos casos, el profesional estará atento en todo momento de asegurar la comodidad del paciente y de sus reacciones, ya que, entre otras habilidades, posee nociones de lenguaje corporal. También le irá explicando de manera simple y amigable todos los pasos que va dando.

Otro de los recursos que tiene a mano el odontopediatra en estos casos es la técnica de desensibilización o terapia de aversión, que consiste en ir exponiendo gradualmente al paciente a las situaciones que le atemorizan, con tal de que les pierda el miedo.

5. Llanto

Ante este tipo de conducta, el odontopediatra se asegurará en primer lugar de revisar si el llanto está justificado por un motivo real (el tratamiento está causando más dolor del habitual, la anestesia no ha hecho el efecto esperado, etc.). De lo contrario, procederá a calmar al niño(a) de manera amorosa y firme.

6. Condiciones especiales

Los niños con necesidades especiales pueden tener mayores riesgos de desarrollar enfermedades bucodentales y los odontopediatras son conscientes de esto. Estos profesionales tienen nociones básicas acerca de las condiciones especiales de la conducta, tales como TDAH, hiperactividad, síndrome de Asperger y autismo, y también de condiciones congénitas, como el síndrome de Down, y están entrenados para saber cómo proceder frente a cada uno de ellos.

En el caso de niños con impedimentos físicos, el odontopediatra solicitará la ayuda de los padres si así lo requiere; algunos, incluso, tienen asientos e instrumentos especiales para discapacidades motoras.

Recuerda que tu papel como padre o madre es fundamental en cada etapa para que la consulta y/o tratamiento dental de tus hijos sea un procedimiento sin inconvenientes. Mediante la colaboración del odontopediatra, el paciente y sus padres, la consulta odontológica puede ser normal o incluso divertida.

Así funciona la anestesia dental en odontopediatría

Actualmente, en cualquier especialidad de la medicina es común el uso de anestesia en odontopediatría, para evitar cualquier tipo de dolor durante un procedimiento u operación quirúrgica. En el caso de la odontopediatría madrid, se ofrece utilizar la técnica sedación consciente para los niños, aportando con ella una mayor relajación y disminución del estrés y ansiedad por los procedimientos, además de brindar la garantía de que no sufrirán traumas o dolor mientras el doctor trabaja en sus dientes.

Sin embargo, según los dentistas Las Rozas, hoy en día los odontólogos de su consultorio pueden combatir las caries sin necesidad de usar anestesia.

Es importante destacar que la anestesia consciente permite a los pequeños, comunicarse constantemente, seguir instrucciones y cooperar con los especialistas.

¿Qué son y cómo se utilizan las anestesias en niños?

Según el portal healthychildren.org, se indica que existen los siguientes métodos de anestesia:

  • Óxido nitroso: Es popularmente reconocido como el «gas de la risa», que el niño deberá inhalar para que haga efecto, y así, los especialistas logren realizar el procedimiento dental estando el paciente despierto, pero sin sentir alguna molestia.
  • Sedación leve: Este método le permite al niño escuchar y ejecutar las órdenes del doctor durante la revisión de sus dientes.
  • Sedación moderada: En este caso, los infantes sentirán un mayor adormecimiento, sin embargo, pueden realizar cualquier movimiento de su boca si así lo pide el odontólogo.
  • Sedación profunda: Se aplica por vía intravenosa, para que se pueda dormir hasta finalizar el tratamiento. A diferencia de los sedantes anteriores, el odontólogo debe estar acompañado de otro profesional calificado que pueda controlar la frecuencia cardíaca y la saturación de oxígeno del paciente.
  • Anestesia general: Igual que la sedación profunda, funcionar para dormir por completo al paciente y facilitar el trabajo del dentista o el cirujano bucal.

Indican además que la anestesia solamente debe implementarse en caso de que los niños no puedan mantenerse tranquilos y que les resulta difícil manejar la ansiedad con el sonido de las herramientas odontológicas.

También te puede interesar: Tips para evitar y reconocer el rechazo de los implantes dentales

Profesionales autorizados para administrar anestesia infantil

Los anestesiólogos pediátricos son aquellos especialistas plenamente calificados para examinar y suministrar el sedante adecuado para cualquier paciente menor de edad. Su objetivo es tratar de que los infantes cooperen durante una atención médica que requiera de una anestesia. Asimismo, los consultorios de los anestesiólogos pediátricos tienen espacios recreativos para que los niños se relajen.

La anestesia en niños puede llevarse a cabo si se procede a realizar extracciones dentales o cualquier intervención que pueda ocasionar dolores al niño. De acuerdo con los planteamientos de un anestesiólogo infantil, no se puede aplicar un sedante al niño cuando tiene alergia o si padece alguna patología sistémica como, por ejemplo: hipertiroidismo descontrolado.

Aspectos para considerar

  • Al menos dos personas con capacitación y credenciales deben acompañar al paciente pediátrico mientras que está siendo sometido a una sedación o anestesia general para que se le haga un tratamiento odontológico en un consultorio dental u hospital.
  • Como hemos mencionado anteriormente, la sedación consciente debe ser administrada por un médico de anestesia calificado, quien también deberá chequear constantemente la actividad cardíaca del paciente.
  • Se recomienda no utilizar las agujas largas ni que sea mostrada al niño antes de la inyección.
  • Hay que intentar que los niños siempre se sientan relajados, seguros y en confianza con todo el personal que los esté asistiendo. Y quien se encargue de sujetar al niño, además de no generarle temor, debe evitar hacerle daño o hacerle sentir en peligro.

El uso de la anestesia en los procedimientos dentales de los niños es hoy en día una experiencia positiva, ya que se está librando a los menores a sufrir traumas que pueden ocasionar un completo rechazo a cualquier tratamiento y con ello inconvenientes a largo plazo.

Sedación consciente con Zen Dental

En la clínica odontológica Zen Dental te mostramos cómo y para qué funciona la innovadora metodología de la sedación consciente

En términos generales, existe una amplia población de pacientes (jóvenes y adultos) que sufren de ansiedad cada vez que deben ser intervenidos por un médico dentista. Poco tiene que ver el tipo de procedimiento y la calidad del especialista, pues el temor tiende a presentarse, e incluso hay personas que llegan a desarrollar Dentofobia; la cual se refiere a un miedo persistente, irracional e injustificado al acudir al dentista.

sedacion consciente

Basándose en aquella concepción, Zen Dental incursiona en la técnica de la sedoanalgesia, o sedación consciente en odontología, la cual consiste en inducir al paciente a un estado de letargo temporal controlado, manteniendo el funcionamiento incólume de los reflejos respiratorios. Lo anterior con el fin de favorecer al buen desarrollo del procedimiento dental para ambas partes; paciente y especialista.

Lamentablemente para una considerable fracción de la población, no todas las clínicas cuentan con el servicio de sedación consciente, lo cual los obliga a someterse a tratamientos que pueden generar angustia e incluso dolor. Claro, existe la tradicional anestesia local inyectada, pero la implementación de ésta puede resultar igual (o más) traumática para algunos pacientes.

Conociendo eso, Zen Dental, bajo su filosofía de ofrecerle bienestar al cliente en cada momento, y en alianza con el Hospital Nisa Pardo de Aravaca, ponen a disposición todo un equipo de anestesistas que acompañan al paciente durante cada etapa del procedimiento. Desde el principio; llevando a cabo un cuestionario para aclarar cualquier tipo de observación importante para el proceso, al igual que en el momento de la sedación, y las horas posteriores a la intervención odontológica. A grosso modo, la finalidad de la sedación consciente radica en la necesidad de reducir la tensión nerviosa y la ansiedad del paciente, al igual que suprimir cualquier posibilidad de movimiento que interrumpa el buen desarrollo del tratamiento.

sedacion consciente

Entre la gran variedad de posibilidades de sedación, podemos destacar:

  • Sedación intravenosa: La cual, como su nombre lo indica, consiste en administrar medicamentos destinados a deprimir el sistema nervioso central, y así reducir los estímulos físicos y mentales del paciente.
  • Ansiólisis: También conocida como Sedación Mínima, consta de la sedación del paciente por medio de fármacos que no limitan en absoluto los estímulos, pero que reducen la función cognitiva y coordinación.
  • Analgesia moderada: Otra técnica de sedación inducida mediante el uso de fármacos, bajo la cual el paciente aún puede responder adecuadamente a órdenes.

Adicionalmente, hay otros tipos de sedación un poco más fuertes para el organismo, tales como:

  • Sedación profunda.
  • Sedación consciente combinada.
  • Analgesia profunda.

Las cuales, debido a su potencia, conllevan al paciente a requerir de asistencia para desempeñar actividades básicas como respirar. Sin embargo, Zen Dental ha optado por el método menos intrusivo; la sedación consciente, la cual busca la menor reducción posible de la conciencia del paciente, esperando que éste pueda mantener de forma independiente el trabajo de las vías respiratorias, al igual que la posibilidad de responder a estímulos verbales y físicos sin ningún impedimento. Dicho procedimiento de sedación puede ser inhalatoria, como intravenosa y, posteriormente, se aplica la debida anestesia local con el fin de asegurar un procedimiento indoloro.

sedacion consciente

Consejos

Cuando una persona va a iniciar el proceso de sedación consciente, es importante que haya asistido a un examen previo donde debe ser completamente transparente con el especialista, para evitar cualquier eventualidad más adelante. Por ejemplo pacientes que sufren de diabetes. También es fundamental asistir en ayunas, con compañía y haber tomado las medicinas indicadas por el médico.

Además es recomendable conocer el proceso de recuperación posterior a la intervención. En primera estancia, el paciente debe ser guiado por su acompañante hasta su habitación para el reposo, donde descansará mientras es monitoreado por el personal especializado quien podrá detectar cualquier anomalía en la recuperación. Cuando los médicos, basados en la presión arterial y ritmo respiratorio, noten que la persona se encuentra completamente recuperada, ésta es dado de alta y puede marcharse a su hogar. No obstante, es recomendado que el paciente no conduzca durante las siguientes 24 horas posteriores a la intervención, e igualmente debe permanecer en constante compañía de algún familiar o adulto responsable que pueda asistir y/o notificar ante cualquier novedad.

Entonces, si tú sientes un considerable grado de ansiedad ante cualquier intervención odontológica, Zen Dental pone a tu disposición el servicio de Sedación Consciente, con el garantiza un procedimiento agradable, incluso para el más nervioso de sus pacientes. Contáctanos y recibe una atención de primera al mejor costo.

Sedación Consciente en 10 preguntas

Muchas personas, tanto niños como adultos, sienten miedo al acudir a la consulta del dentista y se encuentran con un alto nivel de ansiedad durante el tratamiento.

Si eres una de estas personas, tenemos muy buenas noticias: en nuestra clínica utilizamos sedación consciente, un tratamiento que ayuda controlar la ansiedad y relajarse completamente.

sedacion consciente infantil

 

¿Quién hace la sedación? 

Dentro del equipo de Zen dental, contamos con un médico especialista anestesiólogo que es quien dirige y lleva a cabo la sedación, tanto intravenosa como la inhalatoria. El Dr. Vidal es un profesional que lleva muchos años dedicado a la especialidad, profesor de la Universidad Complutense y que tiene una amplísima experiencia en la sedación para el tratamiento odontológico, no sólo de adultos sino que también de pacientes pediátricos.

¿Es común la sedación en la consulta?

Afortunadamente el concepto de clínica dental ha ido evolucionando y son cada vez menos las personas que tiene miedo o incluso fobia al dentista. Pero cada vez con más frecuencia nos encontramos a niños muy pequeños que requieren tratamientos dentales largos y que requieren de cierta colaboración por su parte. En ocasiones, por su corta edad, por su falta de madurez… tenemos que recurrir a la técnica de sedación. En el caso de los adultos, hay de todo. Algunos solicitan la sedación porque han tenido experiencias traumáticas cuando fueron pequeños que aún les condicionan la visita al dentista; En otras ocasiones simplemente quieren recibir el tratamiento de un modo relajado un tranquilo y no quieren “sentir nada”. Por ello deciden hacerse el tratamiento bajo sedación consciente.

La sedación en la consulta dental es también muy demandada por padres de pacientes que tienen cierta discapacidad. Estos niños suelen tener muchas necesidades de tratamientos dentales, pero su colaboración o su situación personal desembocan en un tratamiento casi imposible. Gracias a la sedación podemos lograr tratarles y devolverles la situación de salud bucal.

¿Conlleva intubación?

La sedación que realizamos en Zen dental puede ser inhablatoria o intravenosa y no conlleva en ningún caso la necesidad de intubar al paciente, ya que el paciente conserva perfectamente sus capacidades para respirar y sus reflejos de tos etc

No obstante contamos con la equipación de emergencia necesaria para poder solucionar cualquier situación incómoda que pudiera surgir.

En el caso de los niños, ¿se necesita un peso mínimo para realizar la sedación?

Como es lógico, la sedación se adecua a la persona que va a recibir el tratamiento dental. Si en este caso es un niño muy pequeño, debemos saber con exactitud su peso y sobre todo sus antecedentes médicos para poder realizar la sedación. Pero realmente no hay un peso mínimo requerido.

¿Tiene consecuencias en el niño a largo plazo?

No. No tiene consecuencias a largo plazo ni en el niño ni en el adulto.

La sedación consciente inhalatoria es una técnica para el control de la ansiedad, del miedo y del dolor, con amplia evidencia científica, utilizada en clínicas de EEUU, UK y muchos otros países de Europa. Además con el paciente en estado de relajación, el dentista puede realizar su trabajo de una forma óptima, reduciendo notablemente el tiempo necesario para el tratamiento. No tiene consecuencias a largo plazo.

La sedación intravenosa se realiza a base de fármacos que tienen una vida media de 4-6 horas por lo que  pasado ese tiempo están metabolizadas. Las consecuencias las tienen a corto plazo, como puede ser una sensación de cansancio, posible dolor de cabeza o incluso alguna nausea. Que desaparecen como máximo en las primeras 24 horas.

¿Qué día de la semana es recomendable?

En el caso del adulto recomendamos que se haga el tratamiento bajo sedación un día que pueda venir acompañado, para que el desplazamiento a casa no lo realice conduciendo él mismo y que además sea un día que pueda permitirse no volver al trabajo.

En el caso de los niños pedimos que al menos uno de los padres o tutores puedan acompañar al niño no sólo en el momento de la sedación sino que el resto del día pueda atenderle y vigilarle. La mayoría de los padres eligen el viernes.

¿Es desagradable? 

En absoluto. La aplicación del oxido nitroso es muy sencilla. A través de un pequeño inhalador nasal, se respira una mezcla de óxido nitroso y oxígeno, consiguiendo un alto estado de relajación. En este estado de relajación , continuo a lo largo del proceso, usted estará plenamente consciente, pero controlando su miedo y su ansiedad.

La sedación en adultos se realiza a través de una vía. En el caso de los más peques, con anterioridad les hemos dado un “zumito” que ayuda a que estén más relajados y de este modo no les suponga un mal trago que les cojamos la vía.

¿Genera tensión?

La tensión, como normal general, la tienen los padres de los niños, pero ni los pacientes adultos, ni los pediátricos están en tensión. De hecho logramos todo lo contrario, que estén relajados.

¿Qué síntomas se pueden tener tras la sedación?

Lo principal es sensación de cansado, de relajación… Es una sensación como mucho de abotargamiento. En el caso de los niños tratan de revelarse contra la situación de relax que le pide el cuerpo y por eso tratan de hacer movimientos como para comenzar la actividad y así evitar “dormirse”. Por ello pedimos que los padres estén pendientes de ellos las primeras horas.

Se tiene cierta disminución de los reflejos, por lo que no es aconsejable conducir

Se puede padecer dolor de cabeza e incluso nauseas.

¿Se realiza algún control médico tras la sedación?

No es necesario. Aunque el equipo de la clínica dental se encargará de llamar a los pacientes en los días posteriores para conocer la evolución del tratamiento.

Para que os resulte fácil comparar, la sedación que se realiza para hacer un tratamiento odontológico es la misma que se lleva a cabo para realizar pruebas diagnósticas como las endoscopias o las colonoscopias. Pruebas en las que sin sedación hoy por hoy no nos planteamos hacernos ¿cierto?

Si deseas solicitar más información puedes solicitar una primera visita en zendental.es o llamar al 91 640 15 75

¿TENEMOS 48 DIENTES? ¿POR QUÉ EL DENTISTA DICE QUE HAY QUE EXTRAER EL DIENTE 48?

En una consulta dental el dentista puede parecer que está cantando los números de un bingo: “obturación del 12, endodoncia y reconstrucción del 36, extracción del 48…” Pero ¿tenemos 48 dientes? La respuesta es NO.

La fórmula dental de una arcada (superior o inferior) definitiva es la siguiente:

  • 4 incisivos (dos centrales y dos laterales)
  • 2 caninos (colmillos)
  • 4 premolares
  • 3 molares (el tercero es la muela del juicio)

Eso hace un total de 32 dientes entre ambas arcadas.

La fórmula dental decidua o de leche (por arcada) es la siguiente:

  • 4 incisivos (dos centrales y dos laterales)
  • 2 caninos (colmillos)
  • 4 molares (serán sustituidos por los premolares)

De tal modo que hacen un total de 20 dientes.

Entonces, si sólo tenemos 20 dientes de leche y 32 definitivos, ¿por qué los dentistas hablamos de diente número 36 o 54?

El sistema de nomenclatura internacional hace que dividamos la boca en cuatro cuadrantes: superior derecho, superior izquierdo, inferior izquierdo e inferior derecho. Así le asignaremos a cada uno de ellos un número 1 – 2 – 3- 4 si hablamos de dientes definitivos o 5 – 6 – 7 – 8 si hablamos de un diente de leche (según el orden en el que los he mencionado anteriormente)

Dentición definitiva Dentición de leche
Superior derecho

1

5

Superior izquierdo

2

6

Inferior izquierdo

3

7

Inferior derecho

4

8

 

Por otro lado identificamos la posición dentro de la arcada del diente al que nos referimos, en relación a la línea media:

 

Dentición definitiva Dentición de leche
Incisvo central

1

1

Incisivo lateral

2

2

Canino

3

3

Primer premolar

4

Segundo premolar

5

Primer molar

6

4

Segundo molar

7

5

Tercer molar

8

 

De tal modo que si nos dicen que nos hacen un empaste en el 12, hablaremos del diente definitivo que está en segunda posición (incisivo lateral) en el cuadrante superior derecho . Mientras que si es el 52 hablamos del mismo diente pero de leche.

Por lo que cuando nos van a hacer algo en el 48, lo que están es trabajando sobre el cordal o muela del juicio de abajo a la derecha.

 

LA IMPORTANCIA DE UNA PANORÁMICA PARA REALIZAR UN DIAGNÓSTICO CORRECTO

Un buen diagnóstico se basa en una buena historia médica, en la que mediante un cuestionario médico nos informan de las distintas patologías y alergias medicamentosas o de contacto que puedan padecer y la correspondiente toma de medicación, una exploración en el gabinete dental y las pruebas complementarias.

ortopantomografia
radiología digital oral

En la exploración dental podemos obtener gran cantidad de datos acerca del estado general de su boca, puesto que la visualizamos directamente y podemos palpar las distintas estructuras para valorar su estado. Pero esto no es suficiente, puesto que la boca no sólo se compone de dientes, lengua y mejillas. Los dientes están sujetos a los huesos maxilares, mediante un ligamento periodontal, los cuales no podemos visualizar de forma directa, por eso es necesario el uso de las radiografías. La mandíbula o maxilar inferior, está relacionado con la base del cráneo mediante una articulación, que se llama Temporomandibular (ATM), la cual no veremos si no es con una técnica indirecta, como la radiografía o la ecografía. Las mejillas tienen una musculatura y además albergan algunas de las glándulas salivales, y algunas patologías de las mismas pueden diagnosticarse mediante alguna prueba de radiodiagnóstico.

En el caso de los niños, a partir de los 6 años es fundamental para valorar el crecimiento y desarrollo de los maxilares, y poder ver el estado de los dientes de leche, así como de los definitivos que están comenzando a erupcionar o están en formación, y observar la ausencia de dientes definitivos de recambio (agenesias).

Es por ello, que la panorámica u Ortopantomografía (OPG) se convierte en la prueba estrella para la concreción de un  diagnóstico correcto, puesto que en una sola prueba podemos ver todas las estructuras que forman parte de la boca y valorar la presencia o ausencia de patologías, no sólo dentales. Se trata de una prueba que emite algo más de radiación que una radiografía periapical (esas pequeñas que realizamos directamente en los gabinetes dentales), pero obtenemos una información completa y detallada, de modo que si quisiésemos y pudiésemos hacer periapicales para poder ver todas las estructuras orales, estaríamos hablando de una dosis de radiación muy similar, equivalente a una placa de tórax.

Por todas estas razones, no debemos tener miedo a hacernos una panorámica, puesto que está claramente demostrado el beneficio que obtenemos frente al escaso perjuicio (irradiación). Además este perjuicio ultimamente está reducido prácticamente a lo ínfimo, ya que la radiología digital y los últimos equipo panorámicos, han hecho que la radiación sea tendente a cero.

 

Hace mucho que no voy al dentista, ¿Qué aspectos debo valorar?

Hay una parte de la población que ya sea por una cuestión cultural, de hábitos o por simple descuido, no ha acudido durante un prolongado periodo de tiempo a la consulta del odontólogo . Esto hace que no sepamos muy bien que debe esperar del profesional y la clínica donde vamos a ser atendido. En este post queremos daros algunas claves para que podáis acertar con la decisión.

Lo primero que deberíamos tener en cuenta es que tipo de tratamiento espero recibir. Normalmente se tiende a valorar poco al odontólogo, ya que creemos que su práctica médica es de tipo menor y no valoramos suficientemente los tratamientos que tenemos que llevar a cabo. Esto nos puede inducir al error de pensar que cualquier profesional es válido para tratar el problema que presentemos. Hay que señalar que existen diferentes patologías que podemos sufrir en nuestra boca y que no es lo mismo tratar una caries, que tener que tratar una atrofia temporo mandibular (ATM) o que tener que recibir un tratamiento de implantes por la pérdida de una o varias piezas. A la hora de elegir la clínica debemos preguntar las especialidades que cubren y cuantos especialistas tienen, ya que hay determinadas patologías que deben ser tratadas por especialistas y que no puede solucionar cualquier profesional.

El segundo punto importante es la persona que nos va a atender. Como en el resto de las especialidades médicas estamos poniéndonos nuestra salud en manos de un profesional y debemos exigir una serie de mínimos a la hora de afrontar el tratamiento. La confianza médico-paciente es fundamental a la hora de lograr el éxito del tratamiento. Deben informarnos correcta y exhaustivamente de cuál es nuestra patología, los pasos a seguir en el tratamiento, que es lo que debo hacer durante el mismo, el profesional que va a estar a cargo en cada momento, el periodo de recuperación etc…

Otro punto a tener en cuenta es la equipación y material con la que cuenta la clínica. Este es un punto que es difícil de determinar ya que no somos especialistas a la hora de valorar si un equipo o el material que están utilizando para nuestro tratamiento es el más adecuado. Es verdad que ahora contamos con la posibilidad de consultar a través de internet determinados aspectos sobre el equipamiento y, sobre todo, la calidad del material que van a utilizar. Evidentemente el profesional es el que va a poder determinar cuál es el mejor tratamiento para nuestro caso, pero no tenemos que tener miedo de preguntar qué material van a utilizar, que técnicas van a llevar a cabo e incluso consultar determinados aspectos que hayamos podido conocer y que nos puedan generar dudas o preguntas que el profesional debe tanto escuchar cómo resolver.

Evidentemente es difícil valorar todos estos aspectos y lamentablemente no existe una guía en donde poder consultarlos y de esta manera valorar que opción es mejor. Pero podemos daros una serie de claves que nos ayudarán a detectar si hemos hecho la elección adecuada.

En el tema de equipación a nosotros nos gusta enseñar a nuestros pacientes que tipo de equipos tenemos, porqué los tenemos y para que sirven, por decirlo de alguna manera nos sentimos muy orgullosos de todos los equipos que ponemos a disposición nuestra y sobre todo de nuestros pacientes. Esto es una muy buena pista para saber si la clínica que hemos elegido dispone de los últimos equipos en diagnóstico  y tratamiento.

Otro punto es preguntar si los doctores que componen el cuadro médico están llevando a cabo estudios clínicos de diferentes técnicas o materiales. Esto nos indicará si son un cuadro médico interesado en la formación continua y que tienen una inquietud en una mejora tanto de sus técnicas como de los tratamientos que van a realizar.

Y por último preguntar quien compone dicho cuadro médico, saber si la clínica dispone de diferentes profesionales y la cualificación que cada uno de ellos posee para el desarrollo de las diferentes técnicas y especialidades que la clínica nos ofrece.

Esperamos haberos dado unos cuantos consejos útiles en la forma de elección de la clínica y quedamos a la espera de vuestros comentarios.

Para más información podéis pedir cita en www.zendental.es