marzo 2022 - Zendental

SOLICITA TU CITA


Causas de desgaste dental

La salud bucal es un aspecto fundamental en el bienestar de toda persona. Por lo tanto, acudir a un sitio confiable donde realicen  endodoncia en las Rozas, será de gran ayuda para tu higiene dental. No debes confiar este trabajo a cualquier persona, pues hay muchos centros de ortodoncia en las Rozas que no ofrecen las condiciones adecuadas para garantizar un buen servicio.

¿Cómo te afecta el desgaste dental?

El desgaste dental es la pérdida del esmalte de los dientes, es decir, de su estructura externa. De esta forma, la apariencia de tu sonrisa puede verse afectada, ya que las piezas adquieren una tonalidad más amarilla, son más propensas a manchas y su longitud se va reduciendo de forma gradual.

A continuación, te platicamos las 3 causas más comunes que generan el debilitamiento de los dientes:

  1. Abrasión: es causado por la fricción de los dientes contra agentes externos. Por ejemplo, el uso de un cepillo dental incorrecto, emplear una mala técnica en el cepillado y el roce de prótesis dentales o con agentes externos como piercings.
  2. Atrición: se refiere al choque entre las piezas dentales opuestas, una mala posición en la mandíbula puede generarla.
  3. Erosión: es la que se produce por la acción de agentes químicos donde no intervienen la placa bacteriana. Un ejemplo es la acción de las bebidas carbonatadas.

Derivado de lo anterior, existen también algunas enfermedades que se asocian con el desgaste de nuestros dientes. Algunas de ellas son las que ocasionan el problema y otras pueden desencadenarse como una consecuencia. Entre ellas, podemos mencionar:

  • Bruxismo. El ejemplo por excelencia de atrición, se refiere al hábito de apretar y/o rechinar los dientes de manera inconsciente, puede ocurrir durante el día, aunque tiene más incidencias nocturnas. De acuerdo con la Sociedad Española de Medicina Interna, entre el 10 y el 20 % de la población lo padece, y se debe principalmente a cuadros de estrés y ansiedad.
  • Trastornos alimenticios. Llevar una mala alimentación, por ejemplo, abusar de bebidas con mucho azúcar o fumar, y padecimientos relacionados al sistema digestivo como reflujo o bulimia, pueden llevar a desgaste por erosión.
  • Caries. Un desgaste en el esmalte de los dientes lo puede hacer más propenso a la caries dental.
  • Sensibilidad dental. Es un síntoma de desgaste que nos lleva a reaccionar ante el frío o calor.

5 consejos para evitar el desgaste dental

Una buena noticia, es que, dependiendo de su origen, este padecimiento también tiene varios tipos de tratamientos que ayudan a corregirlo, unos muy sencillos y otros que implican un procedimiento un poco más complejo:

  1. Técnica de cepillado. Un paso fundamental es el empleo de la técnica adecuada para la higiene bucal. Aunado a esto, usar el cepillo de dientes correcto ayuda a que el método sea infalible.
  2. Ortodoncia. Se recurre a este tipo de tratamientos para la corrección de una mala mordida o la posición de las piezas dentales.
  3. Férula de descarga. Son unos dispositivos que se colocan alrededor de la dentadura, y su función es protegerlos de la fricción. Se utiliza en pacientes con bruxismo.
  4. Tratamientos de restauración. Se acude a ellos en casos en los que el daño esté más avanzado, puede ser la restauración de la pieza dental con los materiales adecuados o la sustitución por carillas o coronas.
  5. Otros tratamientos. En algunos casos, acudir con un nutriólogo para regular la ingesta en exceso de alimentos muy ácidos o con gastroenterólogos que te ayuden a combatir problemas como el reflujo, pueden ser un apoyo contra el desgaste dental.

¿Qué es la genetica dental?, 5 cosas que no sabias

Tanto la odontología infantil y otras ramas de la odontología se han beneficiado de los avances de la genética dental, que ha puesto al servicio de un dentista las rozas todo el conocimiento sobre la influencia de los genes en las nuestras patologías y algunas soluciones que pueden canalizarse en estética dental en las rozas.

¿Qué es la genética dental?

También llamada odontología genómica, esta utiliza los avances del Proyecto de Genoma Humana (PGH), para identificar las variables genéticas y relacionarlas con las enfermedades más comunes de la zona dental y oral tanto en la odontologia infantil como en la de adultos.

Con este desarrollo del conocimiento científico y tecnológico, la genética dental tiene como objetivo comprender el riesgo de ciertas enfermedades dentales y bucales, y predecir sus probabilidades antes de que aparezcan, con el fin de reducir sus síntomas y secuelas.

Enfermedades en las encías, rechazos de implantes o probabilidades de aplicar exitosamente un injerto, son algunas de las cualidades preventivas que tiene la genética dental dentro de la salud bucal.

¿En qué consiste el test genético dental?

Los especialistas realizan un test en el que se recogen muestras de tiras dentales ubicadas alrededor de la encía para luego analizarlas en un laboratorio y determinar los tipos y la cantidad de bacterias presentes en la boca.

Este test es capaz de identificar a través de las bacterias de la cavidad oral la presencia de enfermedades periodontales y preiimplantarias o infecciones bucales antes de que se manifiesten los primeros síntomas.

Además de este valioso beneficio, hay otras curiosidades que debes conocer acerca de la genética dental y de su alcance en la odontología moderna.

5 datos que no sabías sobre la genética dental

Diagnostica enfermedades hereditarias

Según los especialistas, hasta 47 genes están implicados en problemas de salud bucodental, por lo que no es de extrañar que la genética ejerza influencia en algunas patologías odontológicas.

Periodontitis, maloclusiones (dentadura mal alineada) y defectos de esmalte y dentina están influenciados por factores ambientales, pero también genéticos.

El test es un procedimiento indoloro

Aunque se suelen asociar los tratamientos dentales con dolor, el test genético dental carece de cualquier molestia a todo paciente que se lo realiza.

El procedimiento es netamente ambulatorio y no invasivo, por lo que puedes contar con una prueba libre de incomodidades.

Es un aliado al momento de colocar un implante

Si piensas ponerte o ya tienes implantes dentales, puedes solicitar un examen genético bacteriológico anual para revisar el crecimiento bacteriano.

En caso de resultar positivo, tu odontólogo podrá tomar previsiones y activar el protocolo respectivo para que no se afecten los implantes.

Mejora la exactitud de los tratamientos dentales en niños

El conocimiento del historial genético de los niños permite a los odontólogos conocer las enfermedades genéticas que más afectan la salud dental y así identificar los signos y síntomas más de cada patología.

Algunas de estas enfermedades afectan la cavidad bucal, producen procesos de erupción dentaria o problemas en los maxilares, es por ello que identificarla a tiempo permitirá establecer el tratamiento odontológico correcto.

Tu cuidado dental será más eficiente

Además de predecir el tratamiento adecuado para tus problemas dentales, la prueba genética te ofrece las pautas necesarias para adoptar el método de cuidado dental más idóneo.

La detección temprana de enfermedades bucodentales, como las caries, halitosis o pérdida del esmalte dental pueden prevenirse con hábitos diarios de cuidado dental, como el uso del dentífrico correcto o el consumo de alimentos que robustecen tu dentadura.

Todos estos beneficios que ofrece la genética dental, te ayudarán a mantener una buena salud dental y por ende a mejorar tu calidad de vida.

Que hacer si mi hijo nació con dientes de más

Muchas personas no conocen este dato médico, pero en el campo de la ortodoncia infantil existe una anomalía llamada hiperdoncia, la cual se caracteriza por provocar la presencia de dientes de más en la boca. Esta condición es notoria desde temprana edad y puede corregirse con cirugía dental.

Cuando los padres de quien la padece no están bien informados, entonces suelen asustarse o preocuparse. Te invitamos a informarte al respecto a continuación.

Características de los dientes supernumerarios

Se han encontrado ciertas particularidades sobre esta condición de mesiodens, la cual es conocida de manera popular con el nombre de «dientes sobrantes«.

  • Su formación se debe a una actividad hiperactiva de las células embrionarias de los dientes.
  • De acuerdo a la Revista de Investigación Clínica y Diagnóstico, el motivo de la hiperdoncia puede deberse a tres causas. La primera es una anomalía de orden genético muy poco usual. La segunda es un exceso de actividad en la lámina dental. La tercera es la división de un solo brote dental.
  • Se presenta en menos del 1 % de la población a nivel mundial.
  • Mayor incidencia en miembros de sexo masculino.
  • El paciente presenta más de 20 dientes de leche en sus encías.
  • Existen dos tipos de hiperdoncia: simple y múltiple. En la hiperdoncia simple solo se encuentra un diente de más en las encías, mientras que, en la hiperdoncia múltiple, existen dos o más dientes sobrantes.
  • Por su morfología, los dientes sobrantes se dividen en dos clases: dientes supernumerarios euromórficos y dientes rudimentarios. Los primeros tienen una apariencia y tamaño promedio. Los dientes segundos presentan alteraciones en su tamaño y forma.
  • Su diagnóstico se establece con base en radiografías frontales y panorámicas junto a la correspondiente revisión médica.
  • Su cirugía involucra un tratamiento multidisciplinar que incluye el de ortodoncia.
  • Es una condición asintomática.

​Casos comunes

Es poco usual que los niños sufran de hiperdoncia. En etapa más temprana de la vida suele ser más frecuente sufrir de caries o de traumatismos dentales.

En los casos más comunes de mesiodens el diente extra se encuentra en la arcada superior de las encías en posición central. El diente de más puede surgir también a un lado de las muelas.

¿Operarse o no operarse? Esa es la cuestión

Seguro te preguntas si una operación es o no la solución que estás buscando para el diagnóstico de odontopediatría de tus hijos. Entonces, ¿cuáles son las consecuencias de operarse o de no hacerlo?

Con operación

Operarse tiene los siguientes beneficios:

  • Mejora la estética bucodental. Los dientes rudimentarios suelen estar empalmados junto a otros dientes o tienen un tamaño irregular, lo cual afecta la apariencia física.
  • La Revista de la Asociación Médica China postula la extracción como la mejor solución.
  • Ofrece un mejor crecimiento de la raíz de los dientes.

Sin operación

No operarse tiene las siguientes consecuencias:

  • Aumenta la posibilidad de sufrir quistes en los folículos dentales.
  • Incrementa el riesgo de enfermedades periodontales.
  • Mayor incidencia de caries, gingivitis y periodontitis. Ya que la malformación dental puede dar paso a una mayor presencia de bacterias en el organismo.
  • Puede o no retrasar la aparición de las piezas dentales definitivas.
  • Los dientes rudimentarios fomentan las malas posiciones bucales.
  • Ocasiona un mal patrón de mordida, lo cual puede provocar desgaste dental y fracturas en la mandíbula.
  • Provoca espacios interdentales, lo que genera huecos entre los dientes. Esto no solamente afecta la función y el movimiento de la mandíbula, también repercute en el nivel de higiene bucal.

Una madre y un padre de familia bien documentados son personajes claves para lograr que sus hijos tengan una buena salud bucal. Para mayor información sobre este padecimiento, es mejor que consultes a un experto en odontopediatría.

Dolores en la mandíbula, que relación tiene esto con la higiene oral

Desde ortodoncia las rozas queremos mostrarte algunos ejemplos que están más relacionados con la higiene oral, y que muchos de nosotros desconocemos. Como estética dental en las rozas nos preocupa tu calidad de vida, es por esto que preparamos una corta guía con causas y posibles tratamientos para los dolores mandibulares.

Muchas veces atribuimos los dolores en la mandíbula a los fuertes golpes ocasionados accidentalmente, o al bruxismo ocasionado por estrés. En lo que respecta a la higiene oral, esta juega un papel fundamental a la hora de identificar las posibles causas del dolor en la mandíbula. Veamos a detalle cuáles son esos pequeños, pero importantes errores que puedes estar cometiendo, a la hora de cuidar tu salud dental con el dentista en las rozas.

Posibles causas

1.No cepillar tus dientes con frecuencia:

Si dejas pasar más horas de las recomendadas para realizar tu limpieza dental, puedes estar contribuyendo a la proliferación de bacterias. La boca además de ser el órgano encargado de masticar, y triturar los alimentos, posee la capacidad de liberar gran parte de la grasa que se acumula en tu cuerpo. Por tal motivo, muchas veces creemos tener mal aliento, a pesar de haber cepillado los dientes hace poco.

2.No utilizar correctamente la seda dental:

La comida y el sarro suele acumularse entre los espacios dentales, estos se solidifican con el paso del tiempo ocupando mayor lugar, y acuñando los dientes entre sí; lo que genera molestias y mal aliento. Al permitir que las bacterias y el sarro se acumulen en la cavidad dental, se aumenta el riesgo de contraer infecciones bucales que, con el paso del tiempo, reducen y debilitan las encías; haciendo que las raíces de los dientes estén cada vez más expuestas.

3.No cepillar los dientes correctamente.

Es mejor evitarnos dolores de cabeza innecesarios, y más si son producidos por un dolor en la mandíbula a causa de un diente flojo, desgastado o con caries. El ortodoncista es por excelencia, el terror de muchas personas, a lo ancho y largo del planeta. Por tal motivo, te sugerimos cepillar adecuadamente tus dientes, disfrutando del proceso de limpieza, verificando que hayan quedado libres de alimentos o sarro. Hazlo con suavidad, pero de manera constante, revisa que todos tus dientes, principalmente tus muelas más escondidas, hayan quedado muy bien cepilladas- Esto evitará que se acumulen las bacterias que generan mal aliento, y que lentamente pudren nuestros dientes desde la raíz.

Tratamientos

Lavar correctamente tus dientes:

Si lavas tus dientes de manera regular, empleando la técnica correcta, y utilizando adecuadamente la seda dental; tu higiene bucal se verá fortalecida. Evitarás el desgaste dental, tus encías permanecerán sanas, y tu boca en general permanecerá limpia. Por otro lado, evitarás tragar las bacterias que se producen, cuando pasas muchas horas sin cepillar tus dientes. Esto te evitará contraer enfermedades gastrointestinales, que pueden generarte malestar en general, y que ayudan a debilitar tu sistema inmune.

Utilizar pastas dentales especializadas para reducir el dolor:

Si tu problema dental es elevado, y no se reduce el dolor ni con medicamentos, o sosteniendo una higiene dental adecuada, es porque tus dientes estás muy sensibles a cualquier roce frío o caliente; incluso el viento puede llegar a lastimarte. Por este y muchos otros motivos, los profesionales dentales han creado pastas dentales especiales para tratar este tipo de dolencias. Estas al no ser abrasivas evitan el desgaste dental, además, son coadyuvantes en la recuperación, gracias a los diferentes compuestos regenerativos.

Finalmente, te recomendamos acudir al odontólogo al menos dos veces al año, para prevenir todo tipo de enfermedades que puedan o no estar relacionadas con la mala higiene bucal. No olvides lavar tus dientes al menos tres veces al día.

Sensibilidad al calor y el frio en los dientes

La sensibilidad dental es un problema más frecuente de lo que pudiese parecer, encontrándose su incidencia entre el 9 % y en 30 % de la población adulta. Te invitamos a leer más información respecto a este tema que afecta tan sensiblemente la calidad de vida de quien lo padece, de la mano de un profesional dentista en Las Rozas, con larga trayectoria en el tratamiento de esta condición desde su clínica dental en Las Rozas.

¿Qué causa la sensibilidad dental?

La causa principal de la hipersensibilidad es la erosión del esmalte dentario, lo cual expone la dentina al contacto con sustancias durante la ingesta de alimentos y bebidas. La dentina es la capa que recubre el centro del diente y está compuesta por tejido vivo y pequeños túneles que conducen hacia los nervios propios de cada pieza dental, por lo que el contacto con algunos elementos como bebidas calientes o frías produce una interacción con el tejido neurológico altamente sensible, y esto se traduce en una sensación aguda, generalmente punzante, de dolor que puede ser moderado o intenso.

Son muchas las acciones que pueden llevar a un aumento patológico de la sensibilidad dental, encontrándose entre las más comunes:

  • Retracción de las encías debido al envejecimiento, algunas enfermedades, o a técnicas inadecuadas de cepillado.
  • Consumo de bebidas ácidas, las cuales promueven la erosión del esmalte. Entre las más comunes se mencionan las bebidas carbonatadas.
  • El uso de crema dental muy abrasiva, la cual afecte el esmalte y disminuya su espesor.
  • Cepillado excesivo de los dientes. Se considera que cepillarse los dientes más de tres veces al día puede desgastar el esmalte y promover fenómenos de hipersensibilidad.
  • Dientes rotos o astillados. Las grietas o la ruptura del diente pueden exponer la dentina sin necesidad de erosionar el esmalte.
  • Rechinar los dientes.
  • Métodos de blanqueamiento dental. Durante el blanqueamiento se utilizan sustancias abrasivas capaces de dañar el esmalte y promover la hipersensibilidad si se realizan de forma inadecuada o excesivamente frecuente.

¿Qué puedo hacer si tengo hipersensibilidad en los dientes?

La hipersensibilidad dental es un fenómeno bastante frecuente y que puede ser causado por múltiples causas, como ya se mencionó anteriormente, pero hay maneras sencillas que permiten aliviar los síntomas de dolor e incluso tratar algunas causas de esta condición. Entre las estrategias que se pueden realizar en casa se encuentran:

  • Elegir cepillo dental de calidad y con cerdas suaves.
  • Emplear técnicas adecuadas de cepillado para evitar la retracción de las encías o el desgaste del esmalte.
  • Usar una crema dental especialmente diseñada para ayudar a disminuir la sensibilidad de los dientes.

Además de esto, acudir con un profesional de la odontología puede ser de gran ayuda para ti, ya que este podrá realizar procedimientos como:

  • Aplicación de fluoruro. El dentista puede aplicar esta sustancia sobre la superficie de los dientes para fortalecer el esmalte y reducir así la exposición de la dentina.
  • Aplicar resina adhesiva en las superficies radiculares expuestas, esto es especialmente útil en algunos casos causados por la retracción de encías.
  • Injerto quirúrgico de encías. En algunos casos de sensibilidad por reducción de encías, es posible retirar tejido gingival de otras áreas de la boca e injertarlo para proteger las raíces expuestas.
  • Tratamiento de conducto radicular. En casos de dolor intenso en los que otras estrategias no han sido efectivas, un profesional de la odontología te podría recomendar esta estrategia en la cual se trata la parte central blanda del diente. Se considera una de las técnicas más efectivas para tratar definitivamente casos severos de hipersensibilidad.

La hipersensibilidad dental es un problema de salud bucal importante, y aunque existen algunas formas para mejorar esta situación en casa, lo mejor es que acudas con un profesional para recibir la asesoría necesaria y discutir las mejores alternativas disponibles.

¿Cómo prevenir la halitosis?

En clínica dental Las Rozas te enseñamos cómo prevenir la halitosis. La halitosis es una condición por la cual una persona emana mal aliento de su boca. Incluso algunas de ellas no lo comentan con su odontólogo precisamente por sentir vergüenza. Sin embargo, el mal aliento es más común de lo que parece y sus síntomas son, por eso mismo, fáciles de tratar.

En dentista Las Rozas sabemos lo importante que es cuidar de nuestra boca. En ese sentido, queremos darte algunas recomendaciones que te pueden ayudar a identificar las causas de la halitosis y, al mismo tiempo, prevenir que te pueda ocurrir a ti.

¿Por qué se produce la halitosis o el mal aliento?

Existen varios factores. Entre los más usuales se encuentran los dietarios de las personas, es decir, los hábitos alimenticios y el consumo de algunas otras sustancias, como el tabaco, el café, el alcohol, etcétera.

  • El consumo de productos azucarados. Debido a las enzimas y a las bacterias que se alojan en la boca, es muy frecuente que, al entrar en contacto con diversos azúcares que se ingieren, generen olores desagradables, y eso se convierte en mal aliento.
  • Consumo de alimentos ácidos. En este caso, sin embargo, los alimentos pueden debilitar o desgastar el esmalte natural de los dientes, lo cual puede producir infecciones que se convierten en causantes del mal aliento.
  • Al tomar alimentos altos en grasas. Cuando estos alimentos no se metabolizan en el organismo, estos expiden gases sulfurosos que causan el mal aliento.
  • Ingerir grandes cantidades de ajo y de cebolla, así como el constante consumo de café o el alcohol. Cada uno de estos elementos pueden afectar tu aliento, ya que ellos reducen la secreción de saliva y aumentan el desarrollo de los gérmenes que producen el mal aliento.
  • Enfermedades. Existen algunas enfermedades que generan halitosis. Entre ellas, el cáncer, la infección en las amígdalas, las afecciones renales, las fallas hepáticas y la diabetes.
  • Estrés. Aunque menos frecuente, el estrés también puede ser una causa del mal aliento. Y lo hace debido al aumento del ritmo cardiaco y a la deshidratación de la boca.

¿Cómo prevenir la halitosis o el mal aliento?

Lo primero y lo más importante que debes hacer es aumentar la higiene dental de tu boca. Un buen cepillado, especialmente después de cada comida, podría ayudarte a superar este inconveniente. No obstante, existen algunas otras recomendaciones que te pueden ayudar:

  • Dejar de consumir tabaco y alcohol. Si los consumes, es necesario que suspendas (o que al menos disminuyas) el tabaco y el alcohol, ya que son fuentes principales de la halitosis, además de provocar otras muchas enfermedades y problemáticas.
  • Mascar chicle no es una solución adecuada al problema. Aunque disimula el problema, de hecho, puede generar más infecciones bucales, por lo que cuando pase el efecto, el mal aliento puede volver a surgir
  • Cuidar tus dietas. Disminuir el consumo de proteínas puede solventar dicho problema. Está comprobado que dicho consumo es un principal causante de halitosis y, por tanto, es preferible aumentar el consumo de carbohidratos que ayuden a suplir las necesidades grasas.
  • Beber bastante agua. Esto también puede favorecer tu proceso de salivación. Entre más saliva produzca tu boca, más erradicación de infecciones genera. En consecuencia, menos posibilidad de producir mal aliento.
  • Comer de manera recurrente en pequeñas dosis. Esto puede ayudar a erradicar las infecciones de tu boca, ya que ayuda a la secreción continua de saliva.

En conclusión, existen varias formas en las que puedes prevenir el mal aliento. No obstante, recuerda que en caso de que persista, puedes comunicarlo con un odontólogo de confianza. Aparte, procura siempre maximizar tus hábitos de higiene y enjuague después del cepillado.

¿Cómo puede afectar la ansiedad a tus dientes?

La ansiedad es un estado emocional que se presenta en algunas personas y que puede llegar a perturbar la salud de los dientes. Por ello debes conocer sobre las enfermedades dentales más comunes que pueden afectarte, especialmente si atraviesas una situación de estrés y la manifiestas en comportamientos que interfieren en tu sistema dental.

Afectaciones de la salud dental producidas por esta afección

Esta enfermedad se define como un estado psicológico y emocional caracterizado por una angustia o preocupación excesiva, inseguridad, inquietud o nerviosismo. Esto nos conlleva a tener comportamientos con nuestro cuerpo de formas inesperadas y repetitivas. En la mayoría de los casos, son realizadas de manera inconsciente como parte de la expresión de la emoción agobiante, estresante o desesperante que pueda sentirse en el momento.

Tales comportamientos se manifiestan cuando masticamos chicle, nos mordemos las uñas, introducimos objetos a la boca, roemos los lápices, entre otros. Lo que puede estar generando diferentes afectaciones en nuestra salud dental y no hemos sido lo suficientemente conscientes de cómo se relaciona este estado psicológico y emocional con el bienestar de nuestros dientes. Por ello te compartiremos algunas situaciones que puedes enfrentar si no controlas estos comportamientos.

Las consecuencias de este estado emocional en tus dientes

El perjuicio que tu dentadura puede tener va desde lo simple hasta lo más complejo de solucionar. Entre los problemas que se presentan están los siguientes:

  • Desgaste dental: Una constante tensión física y emocional puede llevar de a poco a que nuestros dientes empiecen a entrar en una pérdida sistemática y progresiva de la estructura y el esmalte dental, que puede requerir una intervención odontológica.
  • Fracturas: Apretar nuestros dientes de manera inconsciente o hacer bruxismo, que en algunos casos se presenta cuando dormimos y apretamos de forma involuntaria, puede llegar a fracturarlos. nuestros dientes. Hay casos extremos donde, a causa de esto, se ha tenido que llegar a quitar o reemplazar el diente.
  • Caries: Las situaciones estresantes reducen la producción de saliva, lo cual puede aumentar la probabilidad de producir infecciones o caries en nuestros dientes.
  • Irritación de las encías: El introducir objetos a nuestra boca para morderlos también puede ser una fuente de bacterias que afecten las encías y las lleva a irritarse, enfermarse de gingivitis o, en otros casos, a tener infecciones mayores que pueden agravarse.
  • Erosión dental: Algunos de los objetos que solemos morder como parte del comportamiento de nuestras emociones, contienen químicos o sustancias ácidas que pueden llegar a dañar nuestro esmalte dental.
  • Torcer los dientes: Morder las uñas u objetos de forma constante y, en algunos casos, de manera fuerte, puede llegar a torcer nuestros dientes. Esto implicaría tener que acudir a un tratamiento que nos permita reorganizar de nuevo el sistema dental.
  • Periodontitis: Esta es una enfermedad de las encías que generalmente se produce por falta de higiene, pero también una de sus causas es estar ansiosos. Esta condición genera que haya un aumento de cortisol que produce inflamación de las encías y la enfermedad periodontal.
  • Aftas bucales: Cuando nuestros niveles de estrés aumentan, corremos el riesgo de bajar nuestras defensas, lo que puede causar la aparición de herpes o heridas en la lengua, la boca o las encías.
  • Afectación de la articulación temporomandibular: Por lo general, cuando estamos más ansiosos, uno de los comportamientos más comunes que tenemos es apretar fuertemente la mandíbula. Esto afecta la articulación que une la mandíbula con el maxilar superior, lo cual termina por generar dificultad en actividades diarias como hablar, comer, gesticular… También puede desencadenar dolores de cabeza, en las encías o producir sensibilidad dental.

Recuerde que la salud de los dientes también puede estar asociada a tu estado emocional. Por ello usar estrategias que ayuden a evitar las consecuencias de la ansiedad en dientes es necesario para prevenir enfermedades mayores.