julio 2021 - Zendental

SOLICITA TU CITA


¿Qué son las manchas negras en los dientes? ¿Cómo tratarlas?

Los profesionales de la odontología se encargan de brindar a los pacientes la oportunidad de eliminar de manera definitiva las  manchas negras en los dientes para que puedan gozar de una excelente higiene dental y bucal, así exhibir una hermosa sonrisa.

Manchas negras en la dentadura

Todos queremos tener una sonrisa que capte la atención de las otras personas con las que conversamos, sin embargo, algunas veces nos cohibimos de sonreír porque tenemos una especie de sombras de color negruzco en la dentadura.

Esta situación puede causar incomodidad e incluso complejo, por eso es muy importante acudir al dentista una vez que nos percatemos de su aparición, pues solo este especialista es capaz de eliminar el problema por completo.

¿Cómo se originan estas manchas? ¿De qué forma puedes prevenirlas? ¿Cuál es el tratamiento más adecuado? Son tres preguntas que se hacen con frecuencia los pacientes que acuden a nuestra clínica de ortodoncia en Las Rozas. Las respuestas a estos interrogantes las encontrarás en las próximas líneas.

Causas de su aparición

El primer elemento que influye en el inicio de este problema dental es la higiene, ya que es común que la placa bacteriana se acumule en los lugares donde no se hace un buen cepillado o donde no alcanza el cepillo o el hilo dental.

Del mismo modo, el consumo de bebidas de color negro, como, por ejemplo, el café, es otra de las causas de las manchas oscuras en los dientes. El alcohol, el tabaco y el té también son causantes de su aparición.

Por otra parte, la edad, algunos tratamientos médicos y las infecciones dentales son señalados como factores que producen estas manchas en las piezas dentales que, en principio, no representan un problema para la salud bucodental. Sin embargo, si no son tratadas a tiempo, pueden convertirse en caries.

Métodos preventivos

Las manchas oscuras pueden prevenirse. Para ello, es fundamental que sigas las siguientes recomendaciones:

  • Realizar diariamente una limpieza profunda de los dientes y la boca.
  • Acudir regularmente al odontólogo, sobre todo si empiezas a notar este tipo de anomalía.
  • Usar el hilo dental a diario.
  • Evitar el consumo de bebidas y otros productos que puedan dañar tu dentadura.
  • Usar cremas blanqueadoras para el cepillado.

Estos consejos son muy sencillos, pero requieren cambiar tanto los hábitos alimenticios como los de limpieza que producen las manchas. En caso contrario, estas se multiplicarán, originarán un problema más grave y te verás en la necesidad de recurrir a métodos más invasivos.

Tratamientos

El tratamiento a seguir va a depender de la gravedad de las manchas dentales. En consecuencia, si estas son superficiales y la placa bacteriana solo se encuentra adherida en una mínima proporción en la superficie del diente, bastará con que el dentista te haga una limpieza o un blanqueamiento.

Para manchas más profundas, se emplea el tratamiento periodontal, el cual consiste en la aplicación de una anestesia local con la finalidad de remover toda la placa que se encuentra pegada a la raíz y la corona del diente. En este caso, se adormece la zona afectada para evitar que el paciente sienta dolor durante el procedimiento o se ponga nervioso.

Cuando los dientes están afectados más intensamente, se produce una cavitación dental y se originan las caries. En esta situación no basta con la limpieza, sino que también debemos hacer un tratamiento denominado obturación (rellenar la cavidad con una pasta).

Como puedes ver, si quieres tener una bonita sonrisa, es necesario prevenir la aparición de esas manchas oscuras en los dientes que tanto la afean. ¿Cómo puedes hacerlo? Sigue los consejos que te dimos y no olvides acudir al odontólogo.

También puede ser de tu interés: Tipos de protectores bucales para quienes sufren de bruxismo

Tipos de protectores bucales para quienes sufren de bruxismo

Son muchas las personas que, sin saber, tienen bruxismo, un rechinamiento involuntario de los dientes. También es un trastorno en el que se produce mucha fuerza en el momento de apretar la mandíbula, algo que puede suceder tanto de noche como de día.

Protectores bucales para evitar problemas dentales

Existen varios tipos de protectores bucales que podemos utilizar para disminuir los síntomas producidos por una fuerte mordedura. También se pueden emplear para evitar traumatismos dentales cuando se realizan deportes. Entre ellos, destacan los siguientes:

1. Protector bucal de serie. Tiene una forma predeterminada, por lo que muchas veces no se adapta con facilidad. Sin embargo, cumple con el objetivo buscado. Para usarlo, no requieres de ningún tipo de preparación previa.

2. Los moldeados en la boca. Se deben poner a hervir y luego, mientras están calientes, se introducen en la boca. De esta manera, adoptan la forma de la dentadura y, al enfriar, quedan personalizados según cada paciente.

3. Los realizados por especialistas. Son fabricados a la medida del paciente para que cumplan con sus funciones de manera mucho más eficaz. Para esto, los profesionales hemos de tomar una impresión dental y, después, realizar el protector.

4. Laminados a presión. En este caso, los especialistas cogemos una muestra con una plancha vacía. Esta debe ser mordida por el paciente para dejar marcada su mordida y, a partir de aquí, fabricamos el protector idóneo.

Otros tipos de protección oral

Si quieres atacar esta afección de raíz, lo más recomendable es apostar por profesionales. De este modo, podrás conseguir un protector a tu medida. Sin embargo, para salir de apuros, existen algunos modelos que te pueden ayudar.

1. Protector bucal moldeable. Elaborado con plástico reutilizable, su material le permite adaptarse al tamaño de tu boca. Por lo general, viene acompañado de un blanqueador para la dentadura y de un estuche para que se pueda transportar fácilmente.

2. Férulas dentales. Sobre todo, se utilizan para proteger los dientes mientras se realiza algún deporte. Son fáciles de cortar para que se adapten al tamaño y a la forma de cada dentadura.

3. Boquilla de protección bucal. Es perfecta para amortiguar la presión que se ejerce en la dentadura mientras se duerme. Sus grietas son ideales para que se ajuste a cada una de las piezas dentales. Por otro lado, tiene un diseño muy cómodo, lo que te permite relajar los músculos que conforman esta área del cuerpo.

4. Protectores dentales desechables. Se adaptan a los dientes sin necesidad de cortarlos. Pueden utilizarse un máximo de 30 veces continuas.

¿Cómo saber que se trata del mejor?

Desde nuestra clínica dental en Las Rozas somos conscientes de que estos protectores han de cumplir con algunos requisitos. Uno de ellos es que cubran por completo la arcada inferior y la superior. Es decir, que se adapten a la mordedura correctamente. El grosor más recomendado es entre 3.5 y 4 mm. Además, su material de fabricación debe ser cómodo y duradero.

¿Cómo funcionan?

Su principal objetivo es distribuir la fuerza del impacto que produce la mordedura. De esta manera, será uniforme en toda la boca y no dañará ningún diente. Los protectores ayudan a evitar el contacto entre las arcadas, es decir, que no se produzca roce entre los dientes de arriba y los de abajo si no es necesario.

Como has podido comprobar, los protectores bucales son la mejor alternativa para evitar traumatismos y fracturas dentales, así como contribuir en la prevención de lesiones en el cuello y la cabeza. Por otra parte, aumentan la concentración si se realizan ejercicios físicos, ya que evitan que los dientes se aprieten incorrectamente. Si necesitas un protector de calidad y hecho a medida, no lo dudes ¡Podemos ayudarte!

También puede ser de tu interés: Microabrasión del esmalte: Tratamiento para tratar manchas dentales

Microabrasión del esmalte: Tratamiento para tratar manchas dentales

La microabrasión del esmalte es una de las técnicas más utilizadas en la odontología para erradicar las coloraciones por desmineralización en los dientes. Puede brindarte una sonrisa reluciente y sin manchas. Aprende en qué consiste.

¿Cómo se hace el procedimiento?

Después de una valoración odontológica, el proceso comienza con la aplicación de ácido clorhídrico y sílice (es el químico que se usa para eliminar las manchas, blancas y marrones y las alteraciones del esmalte dental).

El odontólogo procederá a pulir la capa del esmalte mediante instrumentos como la fresa, que tiene una punta de goma, hasta lograr la uniformidad en el tono de la pieza dental.

Todo dependerá del tipo de microabrasión que tu dentadura requiera para lograr un diente más blanco. Existen tres formas de realizar la técnica.

1. La microabrasión neumática. Es el paso previo a la microabrasión química. Este sistema incluye un neumático que permite eliminar la parte superficial del esmalte justo en el lugar donde se necesita. Eso sí, solo se trabajará en la capa superficial del esmalte a una profundidad de 25 a 50 micrones.

2. Microcorrosión con ácido hidroclorhídrico. Se usa específicamente para eliminar las manchas de color café. Suele aplicarse con un algodón impregnado de ácido hidroclorhídrico al 18 % durante 5 minutos. Luego, toca lavar con hipoclorito de sodio al 5 % y, luego, con agua normal. Mediante esta técnica se consigue una reducción del esmalte de 100 a 47 micras.

3. Microabrasión químico-mecánica. Para esta técnica se usa un ácido abrasivo con un efecto quelante, usualmente con sílice y ácido. Todo se frota con un material acrílico. El procedimiento debe ser llevado a cabo con protección ocular y una aislación absoluta para evitar los incidentes.

Los odontólogos recomiendan que esta técnica se aplique de forma manual, ya que produce menos desgaste que la técnica mecánica. Por eso, es realmente importante que acudas a un profesional especializado.

¿Cuándo hacerse una microabrasión?

En nuestra clínica de estetica dental Las Rozas sabemos que cada caso es diferente y requiere de una evaluación. Sin embargo, la eliminación de las manchas dependerá del esmalte y pigmentación de las piezas dentales. ¿En qué casos se puede considerar el procedimiento?

  • Después de usar brackets. Si el tratamiento de ortodoncia generó manchas leves en los dientes, sería un caso para hacer una microabrasión. El odontólogo deberá establecer de qué tipo y medir el desgaste que el paciente podría asimilar.
  • Manchas de pigmentación. Si el paciente tuvo lesiones leves de caries que le hayan dejado secuelas de manchas oscuras, la técnica recomendada para ello será una microabrasión dental.
  • Hipoplasia. Si durante la niñez y la adolescencia se generó una alteración del esmalte, esta es denominada hipoplasia del esmalte. Este defecto puede ser mejorado o incluso corregido con esta técnica dental.

Si toda la dentadura mejora con la microabrasión, será un éxito. Pero si queda algo por hacer para alcanzar una sonrisa reluciente, seguramente el odontólogo recomendará un blanqueamiento.

Las técnicas de blanqueamiento más recomendadas por los profesionales son las que emplean una baja concentración de peróxido y una alta frecuencia, pero todo dependerá del objetivo que se desee alcanzar con la dentadura.

Si tu procedimiento debe ser inmediato y efectivo, la técnica dental más adecuada será la que incluye una alta concentración de peróxido. Pero esto puede dejarte un alto nivel de sensibilidad dental y es algo que tendrás que comunicar al odontólogo para que no tengas sensaciones incómodas.

La combinación de ambas técnicas odontológicas (microabrasión y blanqueamiento), aplicadas con un tratamiento amable, detallado y gentil, logra eliminar casi en su totalidad los defectos dentales, manchas y descalcificaciones del esmalte. ¿Te ha quedado todo claro?

También puede ser de tu interés: Tipos de radiografías dentales ¿Para qué sirven?

Tipos de radiografías dentales ¿Para qué sirven?

Las radiografías dentales son una clase de imagen que muestra los dientes y la boca en una película o pantalla por medio de rayos X. La radiación electromagnética que se utiliza es de alta energía, por lo que penetra fácilmente el cuerpo y forma una imagen clara y completa.

¿Para qué sirven?

Las radiografías de los dientes ayudan a tu odontólogo a diagnosticar cualquier tipo de enfermedad o lesión que pudieras tener en los dientes o encías. De esta forma, le resultará posible establecer el tratamiento adecuado.

El examen se realiza en el consultorio y el proceso es totalmente indoloro. Sin embargo, a algunas personas les da náuseas morder el pedazo de película mientras se captura la imagen. Si te llegara a suceder, basta con que respires lento y profundo por la nariz.

Tipos de radiografías

Las imágenes obtenidas muestran la estructura, cantidad y posición de tus dientes, la condición de tu mandíbula o la existencia de caries. Existen diferentes tipos de radiografía según los requerimientos del paciente. Para identificarlas más fácilmente, las clasificaremos en dos grupos: radiografías extraorales e intraorales.

 

1. Radiografías extraorales

Son las que se toman fuera de la boca. El especialista te coloca en un dispositivo que toma la placa desde afuera. Funciona de una forma muy parecida a los rayos X para alguna otra parte del cuerpo. Encontramos los siguientes tipos:

  • Radiografía panorámica. En este caso, se necesita un equipo especial que gira alrededor de la cabeza del paciente. Así, es posible capturar los dientes completos y los maxilares en una toma.

Es muy utilizado para diseñar un tratamiento para los implantes dentales, verificar si las muelas del juicio están impactadas, o bien para identificar afectaciones mandibulares. Este tipo de radiografía es el mejor método para detectar las caries iniciales.

  • Radiografía cefalométrica. Presenta la relación de la mandíbula con las demás estructuras en una vista lateral de la cara. Es muy útil para diagnosticar padecimientos en las vías. También permite conocer la proporción que existe entre los huesos del cráneo para identificar padecimientos esqueléticos que requieran algún tratamiento.
  • TAC dental. Este tipo es similar a los escáneres que se usan en medicina para analizar otras partes del cuerpo. El TAC dental toma cientos de imágenes en distintos ángulos de la boca del paciente.

Las radiografías son enviadas al ordenador, que produce una imagen virtual en tercera dimensión en la que se pueden observar secciones muy concretas de la anatomía de la boca con un gran detalle. Se utiliza para tratamientos específicos como la colocación de implantes, regeneración de hueso u ortodoncia.

 

2. Radiografías intraorales

La imagen se obtiene dentro de la boca del paciente. Se utilizan principalmente para identificar caries entre los dientes o afectaciones en sus raíces. Se dividen en los siguientes tipos:

  • Radiografía interproximal. En las imágenes obtenidas, se muestran las zonas de la corona de los dientes inferiores y superiores juntos. Se toma mientras el paciente muerde un pedazo de papel.
  • Radiografía periapical. En este tipo, se muestran completos uno o dos dientes desde la corona hasta la raíz.
  • Radiografía palatal. También es denominada oclusiva. Aquí se captura el total de los dientes inferiores y superiores en una sola toma, mientras el paciente mantiene la película en la superficie de la mordida.

En todos los casos, las estructuras densas como las restauraciones metálicas o las obturaciones de plata se presentan de color blanco, pues bloquean la mayor parte de los rayos X. Las estructuras con aire se revelan en color negro y, finalmente, los tejidos, líquidos y dientes aparecen como sombras grisáceas.

Las radiografías dentales revelan lo que a simple vista no se puede ver, por lo que son un apoyo fundamental para que los odontólogos expertos puedan diagnosticarte con precisión y recomendarte el tratamiento.

También puede ser de tu interés: La importancia de la odontopediatría en niños con síndrome de Down

La importancia de la odontopediatría en niños con síndrome de Down

Debido a que los pacientes con síndrome de Down presentan características morfogenéticas que pueden predisponerlos a presentar patologías bucales, es recomendable que desde pequeños se les brinde la atención adecuada. Sigue leyendo y descubre cómo la odontopediatría puede prevenir que estos pequeños desarrollen problemas dentales.

¿Qué tipo de problemas bucales pueden presentar los niños con síndrome de Down?

Es sabido que estos pacientes son más vulnerables, pues presentan problemas de comunicación y otras deficiencias. En ese sentido, son fundamentales las medidas preventivas a temprana edad con el fin de reducir los riesgos que puedan presentarse. A continuación, veamos las patologías más comunes de estos pacientes.

 

Caries

Se ha demostrado una relación de la incidencia de caries en pacientes con discapacidad física o retraso mental. Esto se debe a que las diferentes alteraciones del área bucal predisponen a un mayor riesgo de caries.

 

Enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal (EP) aparece en casi todos los pacientes que padecen este síndrome. Los síntomas que se pueden notar a edades tempranas son irritabilidad, dolor en las encías, febrícula, así como dificultad para la alimentación.

En pacientes de dos a cinco años, la enfermedad suele ser más grave. Aunque se trata de un padecimiento reversible, es necesaria su atención temprana, pues de no tratarse, puede evolucionar a un cuadro más crítico.

 

Alteraciones de la oclusión

Prácticamente el 100 % de los pacientes con Down presentan algún problema de oclusión. Este padecimiento se puede atribuir también a las alteraciones estructurales dentales y craneofaciales.

Para tratar este padecimiento, es importante trabajar en los hábitos para la rehabilitación de la musculatura orofacial a través de ejercicios labiales, respiratorios y linguales.

Algunas otras patologías dentales que pudieran presentar los pacientes con síndrome de Down son:

  • La implantación irregular de dientes.
  • Anodoncia o agenesia dental.
  • Retención prolongada de dientes deciduos.
  • Alta frecuencia de mordida abierta.
  • Forma anormal de dientes (más frecuente en los permanentes).

¿Por qué es importante llevar a los niños al odontopediatra?

Como vimos, los niños con síndrome de Down presentan características orales y maxilofaciales especiales, así como otras condiciones de salud física y mental. Debido a ello, existen múltiples factores de riesgo que predisponen a los infantes con este padecimiento a enfermedades bucales que pueden influir en una menor calidad de vida.

Por esta razón, es importante identificar estos factores de riesgo a una edad temprana. Con una correcta atención odontológica, por ejemplo, la pérdida de dientes puede ser eliminada o reducida mediante los métodos de intervención.

Por otra parte, la asistencia a edades tempranas de estos pacientes permite que creen una relación con los profesionales dentales, lo cual genera una mejor cooperación en las consultas.

El propósito del cuidado odontológico temprano en estos niños es mejorar o eliminar los problemas bucales que padecen a través de una atención multidisciplinaria.

¿Cómo es el manejo de este tipo de pacientes?

Debido a las características propias de este padecimiento, existen una serie de cuestiones que debemos tomar en cuenta antes de darle atención odontológica a estos niños.

Es recomendable que ellos acudan a la clínica dental desde pequeños y procurar que siempre sea la misma.

El odontopediatra deberá conocer el historial médico del paciente, así como sus habilidades sociales y de comunicación. Los especialistas suelen usar juguetes como incentivo para generar confianza, o bien pedir que lleven su juguete favorito. También usan otras técnicas para calmar al paciente.

Las técnicas de inmovilización solo se utilizan como último recurso y nunca como conveniencia.

Gracias a la odontopediatría infantil es posible tratar estos padecimientos a través de profesionales especializados. Sobre todo, en pacientes con síndrome de Down, la atención con estos especialistas es fundamental y necesaria.

También puede ser de tu interés: Los efectos del cigarrillo electrónico en tus dientes y encías

Los efectos del cigarrillo electrónico en tus dientes y encías

Los cigarrillos electrónicos nacieron como una alternativa menos nociva que el cigarrillo convencional. La idea de que los efectos del cigarrillo electrónico no son perjudiciales se guardó en la memoria de las personas. La consecuencia es un consumo desmedido que desata una variedad de enfermedades y condiciones que pueden afectar gravemente a la higiene bucal.

Enfermedades periodontales

Has de estar informado sobre la exposición constante al vapor del cigarrillo electrónico, ya que aumenta el riesgo de infecciones orales, gingivitis y periodontitis. Esto es debido a que el vapor reduce la barrera de las bacterias naturales de la boca. Asimismo, ralentiza la capacidad de curación de esa zona cuando se presentan lesiones. Además, produce inflamación y molestias en las encías. Así lo afirma la revista Journal of Cellular Physiology en un artículo en donde expone un estudio realizado para analizar los efectos de los cigarrillos en la salud oral, especialmente en la zona gingival.

 

Sequedad bucal

Tal como sucede con el cigarrillo convencional, la nicotina afecta directamente en la producción de saliva y la reduce. Esta inhibición trae como consecuencia una sequedad constante, que afecta en general el proceso de eliminación de las partículas de comida y bebida que se alojan en los dientes y encías. Esto trae como consecuencia la exposición de los dientes a estos agentes patógenos que ocasionan caries, acumulación de placa y mal aliento. Nuestra clinica dental en Las Rozas recomienda al fumador consultar periódicamente a un especialista y realizarse una limpieza cada 6 meses o cada año.

Halitosis o mal aliento

Igual que sucede con el cigarrillo convencional, el mal aliento típico de un consumidor de tabaco también se presenta en quienes fuman cigarrillos electrónicos. Como hemos mencionado, la nicotina inhibe tu producción de saliva y te provoca una acumulación de placa, que da lugar a la incorrecta eliminación de los restos de comida. Como resultado, aparece la halitosis en la boca. Además, también se alojan en la boca las partículas de nicotina y demás sustancias contenidas en el líquido de un cigarrillo. Es recomendable que te hagas limpiezas con un dentista en Las Rozas cada 6 meses o cada año.

 

Cáncer oral

La constante exposición, no solo a la nicotina sino también a todos los compuestos químicos, deteriora considerablemente la salud oral. Las consecuencias pueden ser desde caries, sarro y acumulación de placa hasta cáncer si te cuidas bien. Es común que la aparición de cáncer en todo el sistema respiratorio esté relacionada con el consumo del cigarrillo convencional. La nicotina hace la mayor parte del trabajo. No obstante, los componentes que se liberan cuando se calienta el líquido que libera el vapor también contribuyen con la acción dañina de la nicotina.

 

Dientes amarillos

Si bien es cierto que los principales causantes de las manchas en los dientes son el alquitrán y la ceniza, el cigarrillo electrónico no es más inocuo por carecer de estos compuestos. La nicotina por sí sola se encarga de debilitar los dientes y el esmalte que los protege. También los expone a la contaminación con colorantes producidos por el líquido del vapeo.

 

Ralentización en el proceso de curación

La nicotina produce un efecto de estrechamiento en los vasos sanguíneos, lo cual reduce el flujo de la sangre a los tejidos. Esto provoca un proceso de cicatrización más lento de lo normal en las lesiones o incluso en las intervenciones quirúrgicas. Si tu proceso de cicatrización tarda más de lo normal, tu riesgo de infecciones también aumenta.

Aunque la idea de que fumar mediante un vaporizador es menos contaminante y nociva que un cigarrillo común, lo cierto es que los cigarrillos electrónicos contienen nicotina. Los riesgos de un consumo excesivo seguirán siendo los mismos que los del cigarrillo normal.

También puede ser de tu interés: En qué casos se debe realizar una cirugía estética de las encías

En qué casos se debe realizar una cirugía estética de las encías

Entender que los problemas dentales suelen estar asociados a contratiempos relacionados con la higiene o el cuidado dental que repercuten en la estética de la boca es indispensable, pues la salud y estética dental van de la mano. Sin embargo, en ocasiones suele hablarse poco de las encías, a pesar de que estas son las responsables de dar forma a la sonrisa y que de ellas pueden surgir diversos problemas gingivales.

¿En qué casos es necesaria la cirugía estética de encías?

Las encías no suelen ser el primer tema que sale a la luz al hablar de estética dental, aunque en realidad son las protagonistas de la forma de nuestra sonrisa. De ahí que, en estos casos, sea necesario intervenir quirúrgicamente:

1. Erupción pasiva alterada -EPA-: Se trata de un trastorno que ocurre entre los 14 y los 16 años, durante el crecimiento normal de los dientes. Consiste en que la encía -por la erupción que crece poco a poco- oculta excesivamente la dentadura. El esmalte se ve cubierto a un punto tal que resulta poco estético y potencialmente arriesgado para la higiene dental.

2. Sobrecrecimiento del maxilar: el crecimiento excesivo del maxilar superior es otro de los problemas que puede generar la necesidad de una intervención quirúrgica en las encías. En estos casos, hay un crecimiento óseo mayor a lo normal, los dientes exceden su tamaño regular y generan dicha condición.

3. Bruxismo: aquí no hablamos de una condición preexistente, sino que es una mala costumbre: apretar los dientes. El bruxismo produce un descaste desproporcionado en los dientes, lo cual deteriora poco a poco la estética de la sonrisa.

¿Por qué se debe realizar?

  • Para cuidar la salud y la estética dental atendiendo a la necesidad de preservar los problemas de salud en la boca y su repercusión en la estética.
  • Para evitar problemas futuros que no puedan ser tratados con facilidad
  • Para lograr tener una sonrisa ideal gracias a una cirugía estética.
  • Para mantener un equilibrio entre la estética y la salud dental, ya que generalmente se encuentran relacionadas.

¿De qué se trata?

  • Se trata de un procedimiento completamente indoloro y simple.
  • Dependiendo del caso, puede realizarse con bisturí o a través de la más reciente tecnología de cirugía láser.
  • Se separan las encías de los dientes, se realiza una limpieza completa en caso de infección y se recoloca la encía con unos puntos de sutura. Las suturas son retiradas en apenas una semana.
  • La recuperación del tejido de las encías es muy rápida, y más con ayuda de analgésicos, antibióticos o antiinflamatorios.
  • El procedimiento garantiza que no haya retorno de la encía.

¿Qué afectaciones puede tener no hacerlo?

1. Exceso de tejido: en estos casos, el tejido excedente de las encías puede acumular residuos de comida y ocasionar complicaciones futuras en la dentadura, la higiene y salud dental.

2. Encías retraídas: puede provocar que la raíz de los dientes quede expuesta, demandando una higiene dental mayor y posibles complicaciones. Esto ocurre porque las raíces de los dientes no cuentan con el esmalte protector que tienen los dientes de forma natural. Esto produce un desgaste y decoloración mayor en la corona de los dientes.

3. Línea de encías irregular: siendo quizá la menos perjudicial para la salud y la higiene dental, las líneas irregulares en las encías influyen directamente en la estética de la sonrisa y requieren de intervención quirúrgica.

En definitiva, la cirugía para embellecer las encías son una necesidad tanto visual como de salud y requiere de profesionales capacitados para lograr óptimos resultados. La estetica dental Las Rozas es una opción a considerar dada la importancia del cuidado previo y posterior a la cirugía.

También puede ser de tu interés: ¿Cómo la salud bucal influye en el rendimiento escolar de los niños?

¿Cómo la salud bucal influye en el rendimiento escolar de los niños?

La odontopediatría es la especialidad que se encarga de evaluar el estado de la salud bucal de los niños, siendo la edad escolar, el periodo en el que se le debe prestar mayor atención. Esto de debe a que la vulnerabilidad existente en esta etapa puede influir en su autoestima y en el rendimiento escolar.

Causas del deterioro dental infantil

Las caries son el principal problema en los dientes de los niños, representando así, al enemigo a combatir por ser la causante de los dolores bucales debido a la inflamación que producen. Entre las causas que las provocan tenemos:

  • Inadecuada higiene bucal.
  • Ingesta de dulces y golosinas.

Los niños cuando carecen de una adecuada orientación por parte de los padres, en cuanto a la higiene bucal, no prestan atención a la hora de realizar su aseo personal. Si adicionan a este mal hábito el consumo prolongado de golosinas, obtendrán como ganancia una caries dental.

Consecuencias de llevar una mala higiene bucal

Los resultados de un inadecuado aseo bucal son:

  • Mal aliento.
  • Frecuentes dolores dentales.
  • Baja autoestima.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Ausentismo escolar.
  • Dificultad para socializar.

Los niños que mantienen una deficiente higiene bucal son más propensos a desarrollar baja autoestima. Esta desventaja para mantener una confianza en sí mismos perjudica su desenvolvimiento en situaciones como su participación en la escuela y hacer nuevos amigos.

Incidencias en el rendimiento escolar

La caries dental es una enfermedad consecuente en los niños. Un estudio señaló que uno de cada tres sufrió de dolor fuerte. En cuanto a la asistencia a las escuelas, el estudio arrojó que tres de cada diez estudiantes han estado ausentes por causa del dolor bucal. Los niños que manifiestan tener ese dolor son tres veces más proclives para evitar las actividades escolares.

Analizando la interacción con su entorno o vida social, los niños que sufren dolores dentales por causa de las caries, por la baja autoestima se les dificulta sociabilizar, evitan sonreír y les resulta difícil hacer nuevos amigos.

Claves para mejorar la higiene bucal de tus niños

La ausencia de hábitos en la higiene dental forma parte del conjunto de normas que los padres deben incluir entre sus hijos que asisten a las escuelas. Por este motivo, el mandato debe establecer la necesidad de inculcar la higiene bucodental a través de un adecuado cepillado.

Para que esto se cumpla, se debe tomar las siguientes medidas:

1. Ayúdalos a cepillarse los dientes: Cuando los hijos están pequeños, no saben o no pueden lavarse los dientes ellos solos. Es necesario supervisar su cepillado por lo menos tres veces al día. Esto es esencial para evitar la aparición de caries u otras infecciones bucales.

2. Presta atención a lo que comen: Lo que consumen es una de las causas que influyen en su mala salud dental. Si se sobrepasan en la cantidad de azúcares que ingieren, será probable que los dientes, incluidos los de leche, presenten perforaciones en sus tejidos. El consumo de caramelos y de refrescos debe ser controlado para que el azúcar no dañe sus dientes.

3. Llévalos al odontólogo infantil con frecuencia: La detección de una caries a tiempo puede evitar que se extienda por la cercanía a otros dientes. Es importante que los hijos asistan a una revisión al menos dos veces al año. Con estas visitas planificadas a tiempo, no tienen por qué producirse pérdidas de días de escuela. El odontólogo llevará un control en la salud dental del niño, además podrá tratar otras posibles patologías.

En la educación de los hijos es fundamental inculcarles desde temprana edad la importancia de efectuarse un adecuado cepillado de sus dientes. Este hábito diario les proporcionará un mejor desempeño en los primeros años escolares y en su vida social.

También puede ser de tu interés: ¿Cómo deben actuar los padres en las primeras visitas al dentista de sus [email protected]?