enero 2020 - Zendental

SOLICITA TU CITA


Cómo y cuándo realizar incrustaciones dentales

¿ Cuándo realizar incrustaciones dentales? ¿Es un procedimiento complejo? Esta intervención consiste en la restauración de una pieza dental, eliminando la estructura dañada. Se realiza después de la preparación de una mezcla de oro, porcelana o resina.

Su finalidad es fijar una pieza dentro de la cavidad dental y conservar la estructura sana. Está diseñada y fabricada por un profesional, que utiliza resina o cemento permanente.

El técnico de laboratorio crea la pieza, a partir del molde impreso hecho de silicona. Este se reemplaza con el suelo plano y los ángulos resistentes para aumentar la resistencia del diente.

Hay excepciones que implican la no autorización de este proceso. Una de ellas ocurre cuando el diente a intervenir no tiene una forma normal. Tampoco se autoriza la intervención cuando la longitud de la corona no es la adecuada. El paciente debe poseer las menores caries posibles y evitar las restauraciones previas de mayor magnitud donde se requiera una corona.

También te va a interesar: Tipos de incrustaciones dentales.

Se realiza cuando se presentan los siguientes casos:

  1. Cuando una pieza dental está deteriorada por caries en dientes endondocionados.
  2. Cuando existe un traumatismo que comprometió un diente, causándole una fractura o desgaste. Por ejemplo, el bruxismo es una condición que puede deteriorar la pieza de esa manera.

En la primera cita, el odontólogo se encargará de eliminar la estructura maltratada, proveerle forma e insertar una incrustación temporal, hasta la segunda visita, cuando el especialista la saca para colocar la definitiva. El material dependerá de la decisión de ambas partes.

¿Qué materiales se usan para las incrustaciones?

  1. Composite: el paciente sufre un menor desgaste con este método. Además, posee beneficios, como alta resistencia a la fractura, a la compresión y difícil tendencia a la tracción y a la torsión. Se polimeriza con luces LED. Las contraindicaciones son las siguientes: la contracción de polimerización, la dificultad de condensación del material y el modo en que se pueda unir al diente.
  2. Oro: su periodo de vida es de 20 años. Los especialistas en dentaduras la utilizan para cavidades de gran tamaño, específicamente en dientes molares premolares endondocionados que no alcanzan el diámetro en el plano oclusal. Su costo es alto.
  3. Resina compuesta: con este material, el paciente disfruta de una mayor capacidad de integración a la subsuperficie, un alto rendimiento clínico, mayor facilidad de elaboración y es económico. Es el más usado por su comodidad y coste.
  4. Zirconio: Es translucido, por lo tanto no modifica la apariencia. El paciente escoge los colores acordes a los dientes subyacentes.

¿Qué métodos existen para aplicar las incrustaciones?

  1. Incrustaciones Inlay: el material se coloca en pequeñas cantidades, para no fijarlo en la cúspide de ningún diente.
  2. Incrustaciones Onlay: son incrustaciones que abarcan media estructura.
  3. Incrustaciones Overlay: consisten en incrustaciones que cubren las cúspides del diente tratado, es decir, el borde incisal.
  4. Endocoronas: el material recubre el diente completo por las incrustaciones, cuando este está desvitalizado.

Existen varios métodos para evitar la pérdida de una pieza dental al sufrir de caries o alguna rotura. Dependiendo del alcance económico, el acuerdo entre el especialista y el paciente puede suponer el uso del material correcto y la realización óptima del procedimiento.

¿Cuánto dura una incrustación dental?

Su cuidado es el mismo que el del resto de los dientes. Se realiza con el debido cepillado, utilizando el hilo dental y acudiendo al especialista, al menos, una vez al mes, para la realización de una limpieza profesional.

El avance de la ciencia permite la recuperación de las piezas dentales y su funcionalidad, camuflando las incrustaciones, de manera que, en algunos casos, el material se hace imperceptible.

Procedimiento a seguir después de la colocación de un implante dental

Entre el listado de las cirugías más exitosas se encuentra la colocación de los implantes dentales que, si se realiza con los debidos cuidados previos y posteriores, no implica ninguna complicación. De ahí la importancia de saber qué procedimiento posterior al implante dental debes seguir.

También te va a interesar: 5 cosas a saber antes de que te hagan un implante dental

¿Qué hacer en la etapa posterior al implante dental?

 


 

  1. La tasa de éxito de esta intervención es del 97 por ciento. Si quieres ser parte de esa mayoría exitosa, debes saber que, después de que pasa el efecto de la cirugía, pueden sentirse algunas mínimas molestias y sufrir una pequeña inflamación en el área, por lo cual no debes alarmarte o automedicarte.
  2.  

  3. En ocasiones, debido a las molestias, según la sensibilidad del paciente, es necesario ingerir algunos medicamentos recetados por el implantólogo, los cuales deben tomarse al pie de la letra. Dichos medicamentos sirven para mitigar el dolor que se pueda sentir y para prevenir alguna infección.
  4.  

  5. Es importante no ingerir alimentos durante las primeras dos horas a partir de que terminó la cirugía. Hasta que se cumpla este plazo, el paciente puede ingerir primero líquidos y tal vez comer alimentos blandos. La dieta a seguir por lo general es fría y al comer debes evitar masticar sobre la zona intervenida.
  6. Está estrictamente prohibido enjuagarse la boca y escupir. Los enjuagues deben venir hasta el día siguiente y deben contener un poco de clorhexidina, según la dosis que disponga el implantólogo.
  7.  

  8. El cepillado de los lentes debe realizarse 24 horas después de que finalizó la intervención y debe ser de forma suave, también evitando cepillar en la zona intervenida.
  9.  

  10. El dolor o las molestias van desapareciendo lentamente en las primeras 48 horas, en ocasiones hay un sangrado que es natural en este periodo. Si es mucho el sangrado, debes morder una gasa y cambiarla cuando sea necesario para luego repetir la acción hasta que dejes de sangrar. Cuando el sangrado continúa 48 horas, no se trata ya de una situación normal y lo más aconsejable es localizar al cirujano para encontrar el motivo de dicho sangrado y saber controlarlo.
  11. Lo mejor durante la primer semana es descansar lo más que se pueda. Siempre con la cabeza elevada. También al dormir debes mantener esta postura.
  12. Es normal que las molestias persistan durante los primeros siete días, incluso la hinchazón puede permanecer de 48 a 72 horas. Hay pacientes que para la inflamación se aplican hielo en la zona.
  13. En los primeros 15 días no debes ingerir alcohol ni fumar debido a que se puede afectar el proceso de cicatrización libre de bacterias e infecciones.
  14. Una vez colocadas las coronas, deben limpiarse y no dejar que la zona se llene de residuos que puedan incubar bacterias.
  15. Durante los primeros 15 días a partir de la operación, no debes hacer grandes esfuerzos físicos como levantar mucho peso o practicar algún deporte.
  16. Otro punto importante es evitar presionar los implantes con la lengua o tocar los implantes con los dedos porque, al hacerlo, debido a la grasa que portan las manos, puedes afectar lo que se denomina proceso de osteointegración.
  17. El paciente debe asistir a diversas sesiones periódicas por lo menos cada 6 meses para verificar el avance de la cirugía y el estado de los implantes.

La colocación de implantes, como se dijo, es una operación sencilla que dura poco tiempo y de la cual el paciente comienza a experimentar sus beneficios de forma muy rápida, sin embargo, requiere de todos los cuidados ya mencionados para su éxito.

Qué debemos hacer para evitar la aparición de caries

Los estudios demuestran que el 95 por ciento de la población adulta sufre de caries, lo cual podría reducirse significativamente siguiendo consejos simples en nuestra rutina diaria. He aquí algunas ideas para que te olvides de este molesto apdecimiento.

Caries: consumos y prácticas que debemos evitar

1. Mala limpieza bucal. No solo es lavarse los dientes, más bien es hacerlo de la forma adecuada. Debes usar el cepillo, hilo dental y enjuague para acceder a lugares donde se acumula la placa bacteriana como la línea de encías y espacios entre los dientes. La placa acumulada por un mal cepillado solo acabará en la formación de caries.

2. Consumir azúcares en exceso. Las bacterias orales se alimentan principalmente de azúcares, aumentando la producción de ácidos que acaban dañando tus dientes. Comer o tomar en exceso entre comidas productos que las contengan provocarán que se segregue un mayor número de ácidos causante de daños en tu superficie dental.

3. Cepillarse justo después de comer. La medida de acidez varía cuando ingerimos alimentos. Cuando el nivel en tu boca es muy alto, debilita el esmalte, facilitando que aparezcan enfermedades bucodentales.

Si ingieres alimentos ácidos, se elevará el pH de tu boca y tu esmalte estará más sensible de lo normal, provocando que la fricción de las cerdas del cepillo lo dañen y dejen espacio para bacterias agresivas. Se recomienda esperar al menos media hora después de comer para lavar tus dientes.

También te va a interesar: Causas de la caries dental

4. Aparatos de ortodoncia. Aunque los brackets son un auxiliar para corregir la dentadura, también aumentan el riesgo de sufrir caries. Esto se debe a que entre los alambres y soportes se acumulan residuos de alimentos, complicando que se eliminen con el cepillado. Para evitarlo, se recomienda usar aparatos especiales para limpiar brackets.

5. Consumir algunos fármacos. Los antidepresivos, inhaladores para el asma, relajantes musculares y descongestionantes nasales, etc. pueden contribuir a que aparezca caries en tu boca por la resequedad que sufre.

También, los productos suplementarios como jarabes y vitaminas en caramelo o en gomitas contienen endulzantes que se adhieren a la dentadura por más tiempo y provocan la aparición de algunas bacterias dañinas para tus dientes. Es recomendable la limpieza bucal luego de ingerirlos.

6. Consumir alcohol en exceso o fumar. La pérdida de fluido salival es una de las consecuencias por el consumo de tabaco y alcohol. Esto multiplica la producción de bacterias cariogénicas y el daño a la dentina.

Se recomienda consumir frutas o verduras, como el apio, el cual aumenta la producción de saliva y elimina las manchas provocadas por estos hábitos.

7. Trastornos alimenticios. No tener una dieta equilibrada genera deficiencia de algunos elementos necesarios para una buena salud dental. El calcio, por ejemplo, es imprescindible para nuestros dientes y no consumirlo debilita las piezas dentales.

La anorexia o la bulimia pueden provocarte desgaste porque, al vomitar, bañan los dientes con ácido estomacal, debilitándolos y exponiéndolos a bacterias.

8. No incluir flúor en tu dieta. Este mineral se encuentra en la mayoría de las pastas dentales, pero también puedes consumirlo de manera natural. Una forma es ingiriendo pescados azules, mariscos, carne de cerdo, etc.

El consumo de estos alimentos remineralizará tus dientes, ayudando a que estén sanos y resistan la formación de caries.

9. Saltarse las visitas al odontólogo. El poco tiempo que tenemos libre nos hace prolongar las visitas al odontólogo, pero no hacerlo aumenta el riesgo de que tus dientes sufran las consecuencias. Una visita al menos cada seis meses evitará muchos problemas bucodentales.

Como se puede ver, nuestros hábitos de higiene bucal influyen en evitar la aparición de caries. Por otro lado, es importante seguir una buena rutina del cuidado diario junto a las visitas periódicas a nuestro profesional de la salud dental.

Tipos de ortodoncias más habituales en este 2020

La ortodoncia es un tratamiento dental muy utilizado hoy en día, ya que permite corregir la postura de los dientes. Esto hace posible que exista una correcta unión entre ellos, y a nivel estético que tengas una linda sonrisa.

Existen diversos tipos de ortodoncia, cuál usar va a depender de dos factores: tus necesidades y tu bolsillo. Esto es debido a que algunos tipo de ortodoncia son más costosos que otros.

Tipos de ortodoncia

Entre los tipos ortodoncias más habituales podemos encontrar:

  • Ortodoncia lingual: este tipo de tratamiento es uno de los que mejor resultado estético brindan, ya que los brackets se colocan en la parte de adentro de los dientes, haciendo de esta manera que pasen desapercibidos. Este tiende a causar menos cortaduras en la boca, facilita la higiene, brinda resultados más rápidos y, por lo general, evita que cambies tu forma de hablar. También es necesario destacar que su precio es muy elevado en comparación con otros tipos de ortodoncia.
  • Ortodoncia Invisible: en este tipo de ortodoncia no se utilizan brackets, por ende su nivel de estética es muy alto. En este tratamiento se coloca un aparato transparente (férula) realizado con el uso de la tecnología 3D, el cual se va renovando de acuerdo a la posición de los dientes,hasta llevarlos al punto deseado. Un gran punto a su favor es que brinda resultados muy rápido y es muy higiénico, ya que permite removerse, pero por el lado negativo es muy costoso, y en algunos casos no se puede utilizar.

También te va a interesar: Los brackets perduran al paso de los años

  • Brackets metálicos: son los más comunes, ya que se adaptan a todas las necesidades y su precio es muy accesible. Se encuentran en su versión convencional o en su versión mini, pero en ambos casos están hechos de un metal muy resistente y van agarrados con alambre y gomitas. Lo malo de este tipo de ortodoncia es que a nivel estético no se ve muy atractivo, aunque puedes jugar con los colores para darle un mejor aspecto. En cuanto a la parte higiénica, es un poco más complicada, ya que tienden a quedar residuos de comidas y también tienden a cambiar tu forma de hablar.
  • Brackets de zafiro: en el mundo de los brackets se puede decir que estos son los de mejor estética, debido a que por su material se confunden entre los dientes, no se manchan con las bebidas o comidas y son casi imperceptibles. Además, son los más amables, ya que no causan tantas cortadas en la boca como los de metal, están hechos de zafiro, como su nombre lo dice, y son los más recomendados para quienes la parte estética es muy importante. Por otro lado, son más costosos que los metálicos, aunque la diferencia entre ambos es solo estética, ya que su efectividad es similar.
  • Brackets Damon: también se les conoce como brackets autoligables, ya que, a diferencia de los tradicionales, estos no usan gomitas, sino que en su lugar tiene unos clips incorporados. Entre sus principales ventajas destaca que no necesitas ir tan seguido a ver a tu médico, puesto que no tienes que cambiar las gomas, su efectividad es mayor al no perder fuerza en las gomas y es más fácil mantener la higiene. Sin embargo, son más costosos que los tradicionales.

Aunque existan diversos tipos de ortodoncias, al momento de escoger la que usarás es necesario prestar especial atención a las recomendaciones de tu médico. Deberás tener en cuenta cuál te sugiere que puede ser más efectivo para tu caso, ya que no todos tenemos las mismas necesidades, y tu capacidad económica.

Por qué los brackets siguen siendo los protagonistas en las ortodoncias más habituales

Aunque hoy la tecnología ha avanzado en gran medida y abundan las nuevas técnicas de ortodoncia, para mejorar tu sonrisa los brackets en ortodoncias siguen siendo los protagonistas de hermosas sonrisas y resultados satisfactorios.

¿Por qué elegir los clásicos brackets hoy en día, cuando existen alineadores extraíbles?

Según cuales sean tus gustos y preferencias, encontrarás un tratamiento para ti. Los brackets tradicionales alinean tus dientes al tiempo que ejercen presión sobre ellos, guiándolos así para que se ubiquen en la posición correcta y mejoren tu estética.

También te va a interesar: Los brackets perduran al paso de los años

Pero esta no es la única opción de tratamiento de ortodoncia. ¿Conoces los modernos alineadores extraíbles que, como su nombre indica, puedes retirártelos por ejemplo a la hora de comer o de la higiene dental? Eso sí, deberás ser muy juicioso con el tiempo que los usas, para obtener los resultados esperados.

Y aun existiendo otras opciones, los brackets metálicos siguen siendo la alternativa más usada a la hora de comenzar un tratamiento de ortodoncia. No es cierto que solamente son para niños y adolescentes.

 

Beneficios de los brackets en tu ortodoncia.

1. El precio es su gran y principal ventaja. Son, con diferencia, los más baratos y, por ello, se convierten en el tratamiento de ortodoncia más accesible para las personas.

2. Resistencia. Son más resistentes, por así decirlo. Porque están preparados para aguantar todo el tratamiento de ortodoncia, ya que los materiales con los que están elaborados te brindan esa garantía.

3. Obtienes muy buenos resultados. Si bien esta opción de ortodoncia es la más barata, no por eso se utilizan materiales de mala calidad. En realidad es al contrario: los materiales cumplen con los más altos está

ndares de calidad, por lo que te garantizan un buen resultado con el que quedarás contento.

4. Gracias a que estos brackets cuentan con arco y ligadura, ejercen una gran fricción entre el arco y los brackets. Ello mejora en gran manera la posición de los dientes. En cuanto a las ligaduras, existen dos tipos: metálicas y de goma.

Las metálicas se usan cuando se necesita mayor presión sobre los dientes, en cambio las de goma se utilizan cuando se requiere menor presión y, a diferencia de las metálicas, las de goma pueden ser de colores, lo cual resulta muy llamativo para los niños y los adolescentes.

5. Estos brackets no duelen, pero si pueden generar molestias, pero no tienes por qué asustarte: estas molestias solo se presentan en los primeros días, hasta que te acostumbras a llevar algo nuevo en tu boca. Después no sentirás ninguna molestia.

6. Como en todo tratamiento debes de tener en cuenta varios cuidados, en especial a la hora de la higiene. Muchos creen que no se puede usar seda dental con estos brackets, pero esto es totalmente falso de hecho puedes hablar con tu ortodoncista y él te explicará cómo usarla. Asimismo, debes evitar las comidas con excesos de azúcar, para evitar que se produzcan caries, los alimentos pegajosos como chicles o la típica comida chatarra, que pueden dañar los aparatos de ortodoncia.

7. Desde luego, es la alternativa más estética, pues es fácil que otros observen que los llevas puestos. Sin embargo, ya existen unos brackets metálicos más pequeños, los cuales quedarán muy bien en tus dientes.

Así que, si estás pensando en iniciar tu tratamiento de ortodoncia y para ti lo más importante es corregir los problemas de alineamiento y mordida en vez de lo estético que pueda verse tu tratamiento no lo dudes más los brackets convencionales son tu mejor elección.

Las revisiones en nuestra clínica dental, cada cuánto tiempo y motivos

En muchas ocasiones te habrás hecho esta pregunta: ¿por qué debo ir al odontólogo si no me molestan mis dientes? O bien: ¿cada cuánto tiempo debo ir al odontólogo? Estas son algunas preguntas a las cuales daremos respuesta hoy. Posiblemente, nuestras respuestas te harán cambiar mucho tu manera de pensar sobre las revisiones clínica dental.

La respuesta a la primera pregunta es simple: la prevención y la limpieza profunda que solo un especialista nos puede brindar. Considera que dispone del equipo necesario para poder hacer una revisión exhaustiva de nuestros dientes y realizar una limpieza más allá de la que nosotros hacemos en nuestros hogares.

A continuación puede surgirte otra pregunta: ¿qué podemos prevenir o ganar al visitar a nuestro odontólogo?

  • Caries. Cuando afectan a nuestros nervios pueden generar muchas complicaciones, por ejemplo tener que realizar un tratamiento de conducto.
  • Dientes mucho más blancos. Un profesional puede eliminar todas aquellas manchas que, con el tiempo, nos van dejando el café o alguna otra bebida.
  • Con la limpieza profunda evitaremos la aparición del sarro, el cual puede causar que nuestra encía deje de ser saludable y comience a presentar síntomas como sangrado o inflamación. Esto ocurre aunque nuestros hábitos de higiene vocal sean excelentes; tan solo un especialista puede remover el sarro.
  • Aliento mucho más fresco. Con las limpiezas profundas evitamos que el sarro o las caries nos causen el tan detestable mal aliento.
  • Pérdida de alguna pieza dental. Es algo fundamental: en la mayoría de los casos las pérdidas de piezas dentales están asociadas a caries que no han sido tratadas a tiempo.
  • Ahorrar dinero. ¿No te lo esperabas? Fíjate bien: si atiendes a tiempo tus dientes, conseguirás evitar la necesidad de tratamientos muy costosos, imprescindibles cuando las enfermedades bucales están avanzadas.
  • Confianza. Leíste perfectamente: una persona que tiene una boca sana, con un aliento fresco y dientes en buen estado, tiene mucha más confianza en sí mismo cuando debe hablar o sonreír.

Estos son tan solo algunas de las ventajas que obtendremos si acudimos al odontólogo o la clínica dental antes de que nos duela.

¿Cada cuánto debemos acudir a una revisión?

Todo va a depender del caso en concreto, ya que si eres una persona que ha tenido tratamientos de larga duración tu odontólogo puede pedirte que asistas a consulta más de una vez en el año. Sin embargo, de forma regular se recomienda que la visita sea anual, siempre y cuando las recomendaciones de tu odontólogo no vaya en otra dirección. Definitivamente, no todos los casos son iguales.

También te va a interesar: Ocho claves para elegir mi clínica dental.

Es muy importante destacar que nuestra salud bucal siempre va a depender de nosotros mismo. Incluso si acudimos una o dos veces al año a una revisión odontológica, también nos resulta imprescindible adoptar buenos hábitos de higiene bucal, como lo son el uso de la seda o el hilo dental, el enjuague bucal y el concienzudo cepillado de nuestros dientes.

Los especialistas recomiendan cepillar nuestros dientes 3 veces al día, el enjuague bucal después de cada cepillado y el hilo dental por lo menos una vez al día, con el objetivo de mantener nuestra boca libre de gérmenes.

Ya conoces los motivos por los cuales debes de acudir periódicamente a las revisiones de tu odontólogo. Resulta imprescindible para prevenir enfermedades en nuestra boca, las cuales no solo afectan a la salud, también a la autoestima y el bolsillo. Así que vete buscando un espacio en tu agenda para hacer una visita a tu especialista de confianza y así evitar tan graves consecuencias.

Ortodoncia Invisalign, ¿en qué consiste?

Quizás estés pensando que necesitas de un tratamiento de ortodoncia, pero te desanimas al considerar que tendrás que llevar los alambres o cauchos en tus dientes y esta opción no te parece nada estética. Sin embargo, ya no hay por qué preocuparse, pues hoy existen nuevos métodos, entre ellos, la ortodoncia invisalign. 

Una alternativa de la ortodoncia clásica

Con el pasar de los años y el avance de la tecnología, se han implementados nuevos métodos de ortodoncia, pensando siempre en la comodidad y el beneficio del paciente. La ortodoncia invisible o transparente mezcla todos estos beneficios.

Esta consiste en la colocación de férulas transparentes o alineadores que están elaborados con los más altos niveles de calidad en plástico mediante programas computarizados en 3D que simula virtualmente la dentadura. Dichos alineadores son cambiados aproximadamente cada dos semanas.

Además de ser la mejor opción cuando buscas algo más estético, la ortodoncia invisible tiene otras ventajas que, al conocerlas, te ayudarán a tomar una mejor decisión sobre qué tratamiento iniciar; conozcámoslas.

Ventajas

  • Puedes llevar una vida tranquila, pues este tratamiento no se nota, debido a que la férula está elaborada en plástico trasparente. Los demás no se darán cuenta de que llevas puestos tus brackets invisalign a no ser que tú se los cuentes.
  • Te permite disfrutar de tus comidas favoritas, pues, al ser removible, puedes quitarte estos elementos a la hora de comer y volver a ponértelos después. Lo que es más cómodo aún es que te facilitan la higiene oral. Puedes cepillarte y usar tu seda dental como lo acostumbras hacer.
  • Cada férula que se te realice será según tu medida gracias a la tecnología virtual 3D. Poco a poco te ayudará a conseguir el resultado deseado y, por ser a tu medida, no te ocasionará heridas dentro de la boca ni otra clase de incomodidades.
  • Una de las grandes ventajas que reporta esta clase de ortodoncia es que en menos tiempo puedes conseguir los mismos o mejores resultados que conseguirías con una ortodoncia convencional.
  • Puedes seguir llevando una vida completamente normal, realizando tus actividades cotidianas como siempre lo hacías, incluidas las actividades físicas como tus deportes favoritos.
  • Con la ortodoncia convencional, es muy común que el paciente tenga que acudir a consultas de emergencia porque se le daña alguno de sus brackets o de los cauchos, pero con esta ortodoncia te evitarás estas consultas de emergencia.
  • Con otros tratamientos de ortodoncia pueden surgir efectos secundarios como las manchas en tus dientes, gingivitis o incluso caries, pero con esta ortodoncia los efectos secundarios al final del tratamiento serán menores.
  • Debido a que se basa en una tecnología virtual 3D, puedes conocer de forma virtual cuál será el resultado de tu tratamiento, lo que te motiva a seguirlo juiciosamente y con el paso del tiempo ir comprobando que sí se va logrando lo deseado.
  • Menos visitas al ortodoncista. Debido a que es un tratamiento muy predecible, el ortodoncista te suministrará varias férulas para que tú mismo las cambies según te diga. Este tratamiento resulta muy útil para personas que disponen de poco tiempo.

Son múltiples los beneficios que se obtienen con la ortodoncia invisible, pero, para disfrutar de estos, debes de ser constante con el uso de las férulas. Los ortodoncistas recomiendan su uso por unas 20 horas al día y quitártelos solo al momento de comer o beber.

Conocer las ventajas que reporta una ortodoncia invisible te servirá para saber qué tratamiento elegir según tus necesidades, pero no olvides siempre consultar con tu ortodoncista de confianza, quien te dará un mejor asesoramiento.

También te va a interesar: ¿Qué es Invisalign?

Qué debo saber del tratamiento del cáncer oral

El cáncer oral es el sexto más frecuente. En España se calcula que lo padecen de 3 a 4 personas cada 100 000 habitantes. Tratado a tiempo es posible la curación total, por eso es fundamental la detección precoz. A continuación todo lo que debes saber sobre el tratamiento del cáncer oral.

Aprendiendo más sobre cáncer de boca

La detección temprana del cáncer oral es crucial para un tratamiento exitoso. Muchas veces el cáncer oral es descubierto por los odontólogos en las visitas de control. Si aparecen algunos de sus signos o síntomas debes consultar inmediatamente con el médico, ya que se disemina rápidamente.

La población más afectada por el cáncer oral son los varones mayores de 50 años. Es muy difícil prevenirlo. Por ejemplo, dos factores de riesgo son el tabaquismo y alcoholismo. Sin embargo, el 25 % de los cánceres orales ocurre en personas que no fuman ni beben alcohol.

Algunos cambios en el estilo de vida pueden disminuir el riesgo de padecerlo:

  • Dejar de fumar (o mejor, no comenzar a fumar) o consumir tabaco en cualquiera de sus formas.
  • Abandonar el consumo excesivo de alcohol.
  • Llevar una vida sexual saludable, ya que uno de los factores de riesgo es el VPH, una enfermedad de transmisión sexual.
  • Evitar exponerse al sol en horarios críticos.

También te va a interesar: Cáncer oral: prevención y detección precoz.

Tratamientos actuales para el cáncer de boca

Como bien lo explica el Instituto Nacional del Cancer, el tratamiento de los cánceres de cavidad oral sigue estos pasos:

  • Valoración y análisis de la condición clínica del paciente.
  • Estudios complementarios (biopsias, diagnóstico por imágenes, endoscopía).
  • Clasificación de la enfermedad y elección del tratamiento adecuado.

Las principales estrategias de tratamiento son:

  • Cirugía: puede ir desde la resección de las áreas afectadas hasta intervenciones complejas como cirugía oncológica combinada con cirugía plástica o reconstructiva. Incluye nuevas técnicas como TORS utilizando la robótica o ROLL (cirugía radioguiada).
  • Radioterapia.
  • Quimioterapia.

Si algunas de estas no funcionan, también existen tratamientos como:

  • Medicamentos.
  • Inmunoterapia.

En la actualidad, los avances en estas técnicas han permitido combinaciones que dan como resultado un mejoramiento en las tasas de curación.

Etapas del cáncer y tratamientos

La selección del tratamiento está relacionada con la etapa del cáncer en el momento de su detección y los tejidos afectados.

Los cánceres de labios, lengua o cavidad oral tienen un diagnóstico más temprano y el tratamiento más indicado es la cirugía. En general, con una sola cirugía se consigue una curación total en el 90 % de los casos. En algunos casos se indica radioterapia en etapas tempranas.

Si el cáncer está en una etapa superior, afecta más áreas de la boca, cabeza y cuello, o después de la cirugía, también se utiliza radioterapia.  La radioterapia ayuda en etapas avanzadas a mitigar el dolor, pero tiene efectos secundarios como daños a los dientes y huesos de la boca. Antes de comenzar el tratamiento con radioterapia es imprescindible visitar al dentista, pues los dientes deben estar lo más sanos posible.

La quimioterapia puede administrarse sola o combinada, especialmente con radioterapia para aumentar la efectividad del tratamiento.

Los medicamentos alteran las condiciones que aceleran el crecimiento de células cancerígenas. Pueden utilizarse si las otras estrategias no funcionan. Sus efectos secundarios incluyen erupciones cutáneas, picazón, dolor de cabeza, diarrea y debilitamiento de las defensas.

En el caso de cánceres avanzados y falta de respuesta a los tratamientos estándar, tu médico puede indicar inmunoterapia. La inmunoterapia se basa en utilizar el sistema inmunitario para combatir el cáncer.

Ahora que ya sabes más sobre los tratamientos del cáncer de boca, te recomendamos prestar atención a los síntomas y signos, y visitar regularmente a tu dentista. ¡Una boca saludable es la mejor prevención!

Hábitos alimenticios para una extensa durabilidad de un blanqueamiento dental

Has decidido blanquear tus dientes y ahora luces una sonrisa espectacular, pero te preocupa que este efecto se pierda con el tiempo. Es normal que quieras aumentar al máximo la durabilidad de un blanqueamiento dental y es muy fácil conseguirlo solo con los sencillos hábitos que te proponemos.

 

También te va a interesar: Siete razones para realizarme un blanqueamiento dental

 

En las 48 horas tras el blanqueamiento

 

Tanto durante el tratamiento, como en las 48 horas siguientes, los expertos recomiendan seguir estas pautas de alimentación.

 

Qué alimentos NO tomar en las 48 horas tras el tratamiento

 

Estos son los grupos de alimentos que deberías evitar, o mejor aún eliminar.

 

  • Bebidas de colores oscuros: como el café, el té, el chocolate a la taza, las bebidas de cola, el vino etc.
  • Bebidas carbonatas
  •  Ciertos condimentos oscuros como el vinagre de módena, la salsa de soja, la tinta de calamar, el ketchup, la salsa de tomate, el curry o el pimentón
  • Comidas con pigmentos oscuros como el chocolate negro, fresas, cerezas, arándanos, moras y otros frutos rojos; espinacas, remolacha y alimentos relacionados.
  • Frutas ácidas como el kiwi, piña o cítricos (limón, pomelo, naranja…). Tampoco sus zumos.
  •  Los colorantes alimentarios, es decir, los alimentos que los contienen.
  • Dulces, ya que el esmalte estará más sensible en ese tiempo, y por tanto, los dientes estarán más expuestos a las bacterias los primeros días tras el tratamiento
  •  No es aconsejable beber las bebidas muy frías o muy calientes, para no desarrollar sensibilidad dental los días posteriores al tratamiento.

 

Alimentos que SÍ puedes consumir en las 48 horas tras el blanqueamiento

 

  • Bebidas: agua, bebidas con poco gas, limonada con poco zumo, zumo de frutas de color claro (manzana, melocotón, etc.)
  • Comidas: pescado, arroz blanco, pasta, queso blanco, carne blanca, yogur (si es posible, de poca acidez como el griego), frutos secos
  • Condimentos: sal, ajo, ajo molido, pimienta y, en general, las que no tienen color
  • Dulces de color claro: chocolate blanco, natillas, leche condensada y similares.

 

Recuerda siempre lavarte los dientes después de las comidas.

 

 

Alimentos que SÍ puedes consumir en las 48 horas tras el blanqueamiento

 

Después del blanqueamiento dental

 

Cuando ya han pasado los primeros días después del tratamiento, deberías seguir lo que llamamos una «dieta blanca».

 

Qué NO hacer para mantener los dientes blancos tras un blanqueamiento

 

  • No beber bebidas con gas
  • Evita tomar cítricos y alimentos ácidos, como naranjas, kiwi, tomate, etc.
  • No masticar el hielo
  • Evitar las bebidas oscuras como el café, el té, el chocolate a la taza, las bebidas de cola, el vino etc.
  • Evita también, si es posible, los alimentos que hemos recomendado no tomar en las 48 horas tras el tratamiento

 

Alimentos recomendados tras un blanqueamiento dental

 

Hay también alimentos que pueden mejorar o, al menos, prolongar los resultados del blanqueamiento dental:

 

  • Manzanas: limpian el esmalte dental de forma natural. Además, pulen los dientes y evitan el mal aliento.
  • Queso: al contener ácido láctico refuerza el esmalte y previene la caries
  • Piña natural: recomendamos que no sea de conserva, ya que tiene más azúcar. La piña contiene bromelina, que elimina la placa bacteriana, causante de la caries así como de las manchas dentales
  • Brócoli: su combinación de vitamina A, ácido fólico, calcio, antioxidantes y fibra crea una barrera que protege el esmalte dental. Además, estimulan la producción de saliva, lo cual ayuda a eliminar las manchas en los dientes
  • Otros alimentos saludables para mantener el blanqueamiento son los plátanos, el calabacín, la leche de almendras, coliflor, pepino, huevos, pescados y relacionados.

 

Recuerda, como siempre, que es necesario mantener una higiene dental adecuada tras el blanqueamiento dental y utilizar los productos específicos para ti que recomiende el dentista, como pasta de dientes para dientes sensibles o para dientes blancos.