diciembre 2019 - Zendental

SOLICITA TU CITA


Los brackets perduran al paso de los años

Los brackets perduran años, esta es una realidad, y la principal razón es que esta técnica sigue siendo la opción más efectiva a la hora de arreglar los dientes torcidos y lograr una bonita sonrisa. La ortodoncia es de los tratamientos odontológicos más demandados en el mundo entero. Por esta razón, aunque los procedimientos de ortodoncia han evolucionado bastante en los últimos años, los brackets siguen existiendo.

 

También te va a interesar: ¿Qué tipo de ortodoncia necesita una persona en edad juvenil?

 

Razones por las que los brackets aún se siguen utilizando

 

1. Todavía son el tratamiento más efectivo

El tratamiento de ortodoncia con los brackets metálicos es la forma más rápida y efectiva de corregir los dientes torcidos. Pese a que han surgido técnicas que hacen invisible el tratamiento de ortodoncia como los retenedores, estos métodos no tienen la efectividad de los brackets tradicionales. Estos son más sencillos de manejar en el proceso, al ubicarse en el frente de los dientes, lo cual permite que se puedan regular en cada cita con el profesional de la ortodoncia teniendo el control del tratamiento.

 

2. Son una técnica de ortodoncia económica

El tratamiento con brackets es el más barato si se le compara con otras técnicas de vanguardia. Esto se debe a que los otros métodos exigen de procedimientos más complejos y hasta periodos de tiempo más prolongados con citas más frecuentes e insumos más caros. Mientras, la técnica de los brackets no ha cambiado mucho en los últimos años y el seguimiento y control es mucho más sencillo.

 

3. Pueden corregir todos los casos de mala posición de los dientes

Los brackets, a diferencia de otras técnicas de ortodoncia novedosas, se pueden emplear para corregir todo tipo de problemas con los dientes, como mala alineación, posición errónea de las piezas dentales y problemas graves o leves de mordida. Son reconocidos por adaptarse a cualquier situación, mientras que otras técnicas se usan solo para problemas leves de posicionamiento.

 

4. El tratamiento es relativamente rápido

El tratamiento de ortodoncia con brackets metálicos tiene una duración que puede ser de 18 a 24 meses. Todo depende de la gravedad del caso que se esté tratando con ellos. Otros tratamientos pueden durar hasta 3 años y no se garantiza la corrección total del problema.

 

 

Razones por las que los brackets aún se siguen utilizando

 

5. Son muy sencillos de cuidar

Los brackets necesitan de un mantenimiento regular que es realizado por el ortodoncista en cada cita. Este consiste en tensar el alambre que une todos los dispositivos metálicos colocados en cada pieza dental. La regularidad depende del caso específico del paciente, pero es común que se realice entre 2 y 3 veces al mes. En otros tratamientos, se requiere una visita más regular al consultorio y el control puede ser más complejo.

 

6. Son un tratamiento resistente

Los dispositivos metálicos individuales se fijan directamente a cada pieza dental mediante la aplicación de un cemento odontológico especial que garantiza la resistencia de estos. El alambre es también muy resistente para que se pueda aplicar la presión necesaria para que los problemas de alineación sean corregidos de manera progresiva y segura.

 

7. Funcionan de manera sencilla

Su función es básicamente mover los dientes de manera progresiva para que adquieran una posición más estética y se mejore su funcionalidad al realizar las tareas de masticación y mordida.

 

8. Componentes básicos

El tratamiento de ortodoncia con brackets consta de cuatro piezas: arco, ligadura, goma y bracket. Su limpieza se realiza de manera sencilla.

Como te habrás dado cuenta, los brackets siguen siendo el método de ortodoncia por excelencia. Por ello no deberías dudar en llevar a cabo tu tratamiento de ortodoncia con esta técnica y obtener buenos resultados de manera segura y en un plazo de tiempo determinado.

 

Ocho claves para elegir mi clínica dental

Una agradable sonrisa siempre te permitirá conocer a nuevas personas y tendrás oportunidades inesperadas para crear negocios o entablar amistades. Tienes la responsabilidad de cuidar la salud de tus dientes, por lo que debes saber elegir la clínica dental apropiada a tus necesidades.

No es necesario que busques en directorios para localizar al dentista ideal. Mejor observa los siguientes aspectos que debes cuidar a la hora de elegir al experto en salud dental.

 

También te va a interesar: “Escáner intraoral: 8 Beneficios de digitalizar tu sonrisa”.

 

Secretos para elegir correctamente tu consultorio dental

 

1. Especialización en un área del conocimiento

Si tienes un problema específico en tus dientes, debes acudir a un dentista que cuente con conocimientos y experiencia relativos a esa afectación que tienes. Algunos son especialistas en periodoncia, otros más en endodoncia y en prostodoncia, por lo que debes acudir con el experto indicado.

 

2. Equipo suficiente para brindar tratamiento

Cuando un dentista te sugiere una cita en un lugar ajeno a su clínica, quizás en el consultorio de un colega, es un punto de alerta. Si el dentista no cuenta con los aparatos suficientes en su consultorio, ¿podrá estar familiarizado con el uso de un instrumento que necesite emplear de emergencia?

 

3. Higiene de la clínica

Observa en los alrededores del consultorio dental. Si percibes malos olores o desechos en el piso (sangre, algodones usados, gasas sucias) retírate de ahí. Una clínica limpia y desinfectada impedirá que sufras contagios cuando te sometas a una intervención dental. Este campo de la limpieza también abarca los dispositivos que empleará para la cirugía dental.

 

4. Suficiente espacio de tiempo entre citas

Cuando un dentista establece una agenda saturada de pacientes, existe la posibilidad de que se sienta agotado a últimas horas del día. Y si el cansancio no es un mal suficiente, toma en cuenta que cada utensilio empleado en las cirugías dentales requiere de tiempo suficiente para ser desinfectado. Así que si el dentista reconoce estas limitaciones propias y te cita para un día distinto, es señal de que cuida de sus pacientes.

 

Secretos para elegir correctamente tu consultorio dental

 

5. Conocimiento sobre alternativas de tratamientos dentales

Existen algunos componentes y amalgamas que pueden resultarte nocivos para tus dientes. Un especialista en salud dental tendrá la mente abierta para entender tu negativa a cierto tratamiento y te expondrá soluciones que puedes considerar con la debida información.

 

6. Identificación plena de tus antecedentes clínicos

¿Sufres de sangrado de encías, de la nariz o tienes moretones en tu piel? ¿Consumes aspirina con regularidad? ¿Tienes familiares con hemofilia, diabetes o padeciste recientemente de la fiebre del dengue? Estos son aspectos que tu dentista debe evaluar y conocer de ti antes de programar una cirugía dental.

Los problemas en tus plaquetas afectarán seriamente tu capacidad de coagular la sangre, por lo que te puedes exponer a una fuerte hemorragia. Existen mecanismos para evitar complicaciones, pero se deben implementar antes de la cirugía.

 

7. Uso de tecnologías para diseñar implantes

La tecnología es de gran ayuda para el cuidado de la salud y de la estética de tus dientes. Acude con un especialista que cuente con un programa denominado “Diseño de Sonrisa Digital”, con el que podrás visualizar cómo quedará tu sonrisa y podrás sugerir adecuaciones al tratamiento.

 

8. Técnicas adecuadas de sedación

Si te dan miedo las cirugías dentales, existen técnicas para sedar que anulan el dolor sin que pierdas el sentido de la razón temporalmente.

Si tienes un malestar en tus dientes, o deseas mejorar la belleza de tu sonrisa, analiza estos ocho aspectos para encontrar al especialista indicado.

Tus dientes merecen un tratamiento profesional, con el mínimo de dolor posible. Esta información será suficiente para facilitar tu búsqueda de una clínica dental.

 

Por qué la obesidad influye en nuestra salud bucal

Recientemente se han efectuado varios estudios en todo el mundo, llevados a cabo tanto en Australia como por la Harvard School of Public Health, en Estados Unidos, y en todas partes con el mismo resultado: la obesidad influye en la salud bucal.

 

Las causas de la obesidad y el sobrepeso

 

La relación entre obesidad y los problemas de salud dental podrían deberse a los hábitos alimenticios. Concretamente, se ha observado que los pacientes con sobrepeso u obesidad en muchas ocasiones tienen problemas de encías como gingivitis. Sin embargo, ¿cuáles son exactamente esos factores?

 

1. Ingesta inadecuada de dulces y grasas

Incluso en personas que ingieren la misma cantidad de calorías, si estas proceden de los azúcares en vez de carbohidratos complejos y de grasas, existe una mayor tendencia a padecer ambos problemas: obesidad y problemas de la salud dental.

 

2. Causas genéticas

Cuando se observa que hay más casos de obesidad y sobrepeso en la misma familia y no dependen de la alimentación, se sospecha que las causas de estos problemas pueden ser genéticos. Lo mismo sucede para la caries o la gingivitis. Aunque nuestra salud bucal depende mucho de los hábitos, una pequeña parte es siempre genética.

En este caso, no hay ninguna relación entre obesidad y problemas de salud bucal.

 

3. Falta de actividad física

Esta causa sí parece estar relacionada con la obesidad y los problemas de salud bucal. Las personas con escasa actividad fìsica sufren obesidad o sobrepeso porque no queman todas las calorías que consumen y, a menudo, no cuidan su higiene bucal adecuadamente, por lo que sufren también problemas bucales.

En este caso, las campañas de información para evitar ambos problemas son cruciales. Es necesario que la gente conozca exactamente cuáles son los alimentos que engordan y pueden afectar los dientes. Por ejemplo, deben saber que también las bebidas dulces engordan y que debemos lavarnos los dientes después de tomarlas.

 

También te va a interesar: Obesidad y salud dental: grandes enemigos

 

¿Y si mejoramos nuestra higiene bucal?

 

Podemos pensar que no existe problema si continuamos con una dieta rica en carbohidratos y otros alimentos «pegajosos» que se adhieren a nuestros dientes y encías provocando estas alteraciones de la salud bucal.

Sin embargo, las dietas ricas en carbohidratos y grasas suelen ser bajas en alimentos como fruta y verdura fresca, minerales, oligoelementos o proteínas ricas en aminoácidos esenciales. Esto trae aparejadas carencias que dañan el sistema inmune y, por tanto, la capacidad del organismo de luchar contra la caries y otras enfermedades de los dientes.

Es decir, no solo es necesario ingerir menos grasas y carbohidratos para cuidar nuestros dientes, también debemos incluir alimentos que contengan las vitaminas, minerales y demás nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

 

Cómo evitar la obesidad y mejorar tu salud dental al mismo tiempo

 

Cómo evitar la obesidad y mejorar tu salud dental al mismo tiempo

 

  • Consume porciones pequeñas de alimentos y cepíllate los dientes tras consumirlos, así como vigilar el consumo de bebidas dulces. También lávate los dientes tras consumirlas.
  • Vigila el porcentaje de tu consumo en azúcar. Si necesitas tomar más porque practicas deporte, aumenta la ingesta también de proteínas y de carbohidratos que no sean en forma de azúcares.
  • Bebe agua y bebidas sin azúcares en lugar de bebidas con azúcar.
  • Evita la comida industrial o procesada y consume más alimentos frescos.
  • No utilices la comida como recompensa.
  • Aumenta la actividad física y bebe mucha agua: esto también reducirá el riesgo de enfermedades en las encías.
  • Visita al dentista por lo menos una vez al año para seguir unas revisiones periódicas.

 

Vive mejor con salud dental y física

Tener unos dientes sanos y un peso sano está directamente relacionado con tu bienestar. Sin problemas dentales y con un peso adecuado, te sentirás mucho mejor, lo cual influirá en tu bienestar psicológico y en otras áreas de tu vida. ¡Compruébalo!

 

Hábitos de alimentación que benefician mis encías

Una boca sana, incluyendo dientes y encías, es crucial para una alimentación saludable. No se trata solamente de qué comes, sino cómo. Masticar correctamente facilita el proceso digestivo y te permite disfrutar más tus comidas, pero solo es posible con dientes y encías sanos. Si sientes molestias en las encías, te recomendamos buscar atención odontológica.

 

Alimentos saludables para las encías

 

El tipo de alimentos que componen nuestra dieta influye directamente sobre la salud bucal. Refrigerios y bocadillos ricos en hidratos de carbono, azúcar, grasas y sal, refrescos azucarados o papas fritas son el platillo preferido de las bacterias que debilitan los dientes.

Caries y placa dental están asociados a la gingivitis, que es la enfermedad de las encías. Si no se controla, puede transformarse en periodontitis, que es una infección grave de esta área tan delicada. Dichas enfermedades pueden prevenirse con la higiene dental adecuada, visitas periódicas al odontólogo y la alimentación.

Los alimentos más saludables para los dientes son:

 

  • Frutas y verduras ricas en fibras: Ayudan a mantener la limpieza dental y estimulan la producción de saliva, que neutraliza los ácidos de los alimentos.
  • Queso, leche, yogur: Los alimentos lácteos son ricos en calcio, ayudando a recuperar minerales y fortalecer el esmalte dental.
  • Té verde y té negro: Ricos en polifenoles, que ayudan a combatir la placa bacteriana.
  • Chicles sin azúcar: Estimulan la producción de saliva.
  • Alimentos con flúor: Utiliza agua fluorada para beber o cocinar y agrega a tu dieta alimentos enriquecidos con flúor.

 

También te va a interesar: Consumo de alimentos con azúcar que dañan nuestra salud bucal

 

Dieta saludable para los dientes y encías

 

Y, si te preguntas, ¿cuáles son los hábitos de alimentación que benefician mis encías? A continuación te los decimos.

 

Alimentos que benefician las encías

 

  • Vegetales. Incluye vegetales siguiendo la regla 5/5: cinco porciones de vegetales de cinco colores diferentes todos los días. Prefiere los ricos en vitamina C, que previenen el escorbuto, una enfermedad que afecta las encías. Los preferidos: vegetales de hoja verde oscura o frutas que además contienen calcio como son kiwi, frutillas y cítricos.
  • Lácteos y alimentos ricos en vitamina B12, 3 a 4 veces por semana. La deficiencia de vitamina B12 puede afectar la salud de las encías. Alimentos como leche, huevos y carne son ricos en este nutriente. En el mercado se pueden encontrar alimentos fortificados.
  • Ácidos grasos omega-3. Reducen la inflamación de los tejidos de las encías. Alimentos ricos en omega-3 son el pescado, mariscos, nueces, semillas, aceite de linaza y alimentos fortificados. La cantidad diaria recomendada es de 1,1 gramos por día para las mujeres y 1,6 para los varones.

 

Alimentos que benefician las encías

 

Hábitos de alimentación

 

  • Come cantidades moderadas.
  • Come lentamente.
  • Evita los alimentos dulces y ácidos. También evita comer para gratificarte o por estrés (en estos casos, prefiere llamar a alguien por teléfono o salir a caminar).
  • Mastica muy bien los alimentos antes de tragarlos.
  • Procura tener tiempo para comer. Si no puedes (es verdad que la mayoría de nosotros apenas tenemos unos minutos al mediodía para el almuerzo), busca un lugar tranquilo donde sentarte a comer.
  • Mientras comes, apaga el teléfono móvil. Adiós a los distractores.
  • Durante las comidas, evita hablar de problemas. Deja los sermones y los reproches para otro momento. Debes mascar y pasar tranquilamente.
  • Cepíllate los dientes y lengua después de cada comida. Si comes en casa, o si puedes en tu trabajo, utiliza hilo dental.

 

Como ves, alimentarte no es solamente ingerir comida. Además de incorporar alimentos saludables, debes hacerlo en forma gratificante y satisfactoria. Esto es posible si tus dientes y encías son fuertes y sanos y privilegias las horas de la comida.

 

Ventajas e inconvenientes de la ortodoncia lingual

Si has pensado en utilizar los llamados brákets para corregir la estética de tu boca, y no te animabas porque visualmente son demasiado llamativos, pues te alegrará saber que ya puedes recurrir a la ortodoncia lingual y evitar que se noten.

Se trata de una técnica ortodóncica con base en brákets que se fijan en la cara interna de los dientes, quedando ocultos y que no se notarán hables o rías. Este procedimiento está indicado para pacientes con dientes apiñados, separados, mordida abierta o cruzada, y otros tipos de maloclusión. Si este es tu caso, conoce sus pros y sus contras:

 

También te va a interesar: Ortodoncia para adultos. ¿Cuál es la más utilizada?

 

Ventajas

 

Impacto estético

Es un tipo de tratamiento que no se nota, incluso a corta distancia. Es el tipo de ortodoncia ideal para los pacientes que quieren hacer prevalecer la discreción, con un impacto menos severo sobre su apariencia durante el tiempo que se demore el trabajo de corrección de maloclusión.

 

Tratamiento a la medida

Los aparatos se hacen a la medida del paciente tras una evaluación rigurosa de cada caso. Es un trabajo que por lo general es llevado a cabo por profesionales experimentados y con alta tecnología a su disposición, utilizando materiales de alta calidad y precisión para garantizarte un movimiento adecuado en las piezas dentales.

 

Corta duración del tratamiento

Los brákets están diseñados en función de la problemática del paciente, lo que logra que el tratamiento sea más eficaz y requiera de men

or tiempo, prolongándose tanto como la severidad de tu problema lo requiera, así como por el compromiso que adquieras con seguir al pie de la letra las recomendaciones del ortodoncista.

Para este tipo de trabajos se debe acudir a un profesional experimentado y que te garantice resultados.

 

Higiene

La colocación de los brákets en la cara interna de los dientes hace que sea más fácil su limpieza, en comparación con la ortodoncia tradicional. La salivación es un factor que también mejora la higiene de los aparatos, ya que al ser internos la concentración de saliva hace que haya una menor concentración de gérmenes y residuos de comida.

 

No dejan manchas o marcas en los dientes

Dado que la duración del tratamiento no es tan prolongada como en la ortodoncia tradicional, la aparición de manchas en el esmalte de los dientes es muy poco frecuente. Y por obvias razones, si llegaran a surgir manchas, esto no se notaría al estar en la cara interior de las piezas dentales.

 

 

Desventajas

 

Mayor precio

Es un tratamiento que tiene un precio más elevado en relación con la ortodoncia tradicional. Este es un factor crucial, ya que por el tipo de materiales que se utilizan y nivel de complejidad te costará más que con otras técnicas.

 

Largo periodo de adaptación

El hecho de que los brákets se coloquen en la parte interna de los dientes hace que sean muy molestos al comer o hablar, especialmente al principio del tratamiento. El periodo de adaptación es de entre tres y cuatro semanas. De ser necesario, el profesional podrá recomendarte analgésicos para que el periodo de adaptación sea más llevadero.

 

Tiempo de revisión

 

La revisión periódica en esta clase de trabajo requiere de más frecuencia que con los otros tipos de ortodoncia. El seguimiento de la evolución del paciente es más intenso y preciso, lo que involucra una mayor cantidad de citas con el ortodoncista.

 

Teniendo en cuenta las ventajas y desventajas mencionadas anteriormente, debes decidir si es la mejor opción para ti. Lo importante es que es una excelente opción ortodóncica para aquellos que, sin importar la edad, quieran mejorar su aspecto estético. Entonces no te importará pagar un precio más elevado y pasar algunas pequeñas molestias por la discreción que ofrece esta técnica.

 

Qué es una funda de oro y sus consecuencias

Hoy en día las tendencias con respecto a la moda son muy variadas, tanto que ya los accesorios no se quedan solo en un par de zarcillos o una linda pulsera, también hemos llegado al punto en el cual los accesorios para los dientes son tendencia. Hoy en día todos quieren decorar sus dientes con joyas, una opción que regresa después de varios años en el olvido.

¿Varios años en el olvido? Sí, aunque sea ahora cuando veas los dientes decorados, se trata de una moda que viene de muchos años atrás. Seguro que has escuchado hablar o has visto algún «diente de oro», pues bueno esto es una tendencia que en la actualidad está tomando gran fuerza, tanto así que hoy en día es muy común que alguien quiera comprar una funda de oro. Sin embargo, nos hemos puesto a pensar por un momento: ¿cuáles son las consecuencias de esto?, ¿qué pasa cuando compramos un grillzs por Internet?, ¿estamos dispuestos a poner en riesgo nuestra salud dental?

Todas estas son preguntas que deberías hacerte antes de pensar en adoptar unas de estas modas solo poder decir: «estoy a la moda». Para ayudarte a responderlas, es necesario saber qué son esas fundas de oro tan populares hoy en día.

 

También te va a interesar: ¿Por qué necesito una endodoncia si el diente no me duele?

 

¿Qué es un grillz?

 

Este término se refiere a aquellas joyas que se pueden colocar en los dientes de forma temporal o permite, también se conocen como fundas y pueden ser elaboradas en distintos materiales como oro, plata o platino.

Hoy en día es posible encontrarlas en el mercado a distintos precios desde muy baratos hasta miles de dólares, incluso es posible simplemente pedirlo por internet y recibirlo en tu casa. Pero ¿es esto algo seguro? La verdad es que no. Es más, trae muchas consecuencias y daños a tu salud dental.

 

Consecuencias que pueden tener

 

Entre los daños que causa el uso de estas fundas va el desarrollar enfermedades, ya que entre la funda y nuestro diente pueden alojarse bacterias que generen caries, inflamación en nuestras encías o alguna otra enfermedad. También pueden causar desgaste en tu esmalte dental o, incluso, daños mucho más graves como en nuestros músculos, debido a que el uso de estas decoraciones puede afectar cerrar nuestra boca, y con esto dañar articulaciones o ligamentos, solo por seguir una moda. Incluso, si es una pieza pequeña, corres el riesgo de tragarla por accidente.

 

qué-pasa-si lo-usan-grandes-artistas-y-se-ven-bien

 

Pero, ¿y qué pasa si lo usan grandes artistas y se ven bien?

 

Es verdad muchos artistas los usan y desde hace muchos años atrás, pero tengamos por seguro que ellos no los comprar por internet. Siempre lo hacen contando con asistencia de especialistas, que se encargan de reducir al mínimo los daños que pueda causar el uso de estos grillz. Y aun así ellos no están exentos de los daños.

Si aun conociendo los daños que te puede causar el uso de estos accesorios, deseas usar uno, hazlo con la ayuda de un profesional, no lo compres y lo coloques tú mismo. Recuerda que estas fundas deben de ser tratadas con sumo cuidado, y elaborados en materiales de calidad, todo con el fin de reducir los daños a nuestra salud. Y si solo estás pensando en incrustar un accesorio en tu diente, ten presente que el día que ya no lo quieras usar, el daño causado a tu diente no se podrá reversar.

Siempre debes pensar muy bien si una tendencia hace que valga la pena poner en riesgo tu salud de alguna manera, y si aun así quieres seguirla, pues hazlo con un especialista y no por tu cuenta, aunque esto implique un presupuesto mayor. Recuerda que tu salud es lo primero.

 

Consumo de azúcar y sus consecuencias para nuestra salud bucal

Explicarles a los niños el impacto que tiene en sus dientes el que consuman golosinas y caramelos no es una tarea fácil. Por otro lado, los adultos no sabemos cabalmente cuánto daño puede causar el consumo de azúcar en nuestra dieta. En este caso, la dentadura es una de las partes del cuerpo que más se afecta al ingerir demasiados alimentos azucarados.

 

También te va a interesar: Podemos consumir azúcar sin dañar nuestros dientes.

 

Alimentos que exceden el contenido de azúcares

 

Los dulces y golosinas no son los únicos alimentos en donde encontraremos azúcar. Existen otros productos que pueden contener altos niveles de esta sustancia y que, a la larga, afectan a nuestro organismo. Algunos ejemplos son:

 

  • Refrescos o gaseosas.
  • Café endulzado.
  • Snacks variados: papas fritas, aperitivos, etc…
  • Galletas.
  • Cereales azucarados.
  • Zumos envasados
  • Frutas confitadas.
  • Bizcochos.
  • Jugos.
  • Salsas ketchup, aderezos y otras.
  • Alimentos procesados.

 

Saber esto ayudó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a determinar cuánto debería ser la ingesta adecuada de azúcares en pro de nuestra salud bucal. Ellos determinaron que el consumo sugerido sería al menos un 10 por ciento (menos de cinco cucharaditas) de la ingesta de calorías diarias. Sin embargo, según expertos, actualmente una persona come cerca de 100 gramos. Esto representa alrededor de 24 cucharadas de azúcar diarias.

Según el estudio realizado por la OMS, en los países industrializados, el comer de estos productos enlistados hace más difícil la prevención de enfermedades como la caries, aun cuando se tenga buenos hábitos de higiene bucal. ¿Cuáles son algunas de las consecuencias de este hábito alimenticio?

 

Bacterias cariogénicas en contacto con el azúcar

 

Bacterias cariogénicas en contacto con el azúcar

 

Las bacterias que tenemos en dientes, encías y lengua se encargan de fermentar los alimentos que se acumulan en la boca. Sin embargo, cuando se acostumbra ingerir muchos alimentos azucarados, una bacteria en específico se encarga del daño a los dientes. Esta se conoce como bacteria cariogénica.

La acumulación de dicha bacteria en la boca podría provocar alguna afección. A continuación describimos varias de ellas:

 

  • 1.- pH Bajo: al consumir azúcar aumenta la producción de ácido láctico, el cual provoca que el pH de nuestra boca disminuya, causando daños al esmalte de nuestros dientes y muelas y creando también una descalcificación general que afecta el nervio de la dentadura y dejándolo expuesto a diferentes daños.
  • 2.- Sarro: se forma naturalmente todos los días y, de no ser removido, provoca enfermedades periodontales. El consumo de azúcares y ácidos aumenta la producción diaria en nuestra boca.
  • 3.- Placa dental: la acumulación de bacterias provocará que se forme la placa alrededor de los dientes y detectarla a simple vista no será posible.
  • 4.- Caries dental: esta se produce cuando la placa bacteriana disuelve el esmalte y la dentina molar. De no tratarse a tiempo, se afecta al diente profundamente en la pulpa dental y el nervio.
  • 5.- Gingivitis: la acumulación de biofilm oral (placa bacteriana) produce que las encías se inflamen. El no atenderse a tiempo con un dentista, puede derivar en una periodontitis que es muy frecuente en adultos.
  • 6.- Periodontitis: se produce cuando los tejidos que rodean y protegen tus dientes presentan algún tipo de retracción, hinchazón o sangrado permanente, que pasa de una gingivitis leve a una periodontitis acompañado de dolor y mal aliento (halitosis).
  • 7.- Daños en empastes y pérdida dental: la placa dental no tratada, la caries y la periodontitis, pueden causar daños permanentes como bolsas gingivales, dientes flojos y separados o hasta la pérdida total de los dientes.

 

Malos hábitos alimenticios y la incidencia en consumir azúcar en altas cantidades, sumada a una mala higiene dental, desencadenan enfermedades como las mencionadas. Por ello, son importantes las visitas periódicas a tu dentista para evitarlas, identificarlas o corregirlas.